13/9/14

CUARTETO de Heiner Müller
















CUARTETO
de Heiner Müller



Personajes
Merteuil, Valmont
Época
Salón, antes de la Revolución Francesa, Bunker después de la Tercera Guerra
Mundial

1. Merteuil

MERTEUIL
Valmont. Yo creía que su pasión por mí se había extinguido. ¿De dónde salió
de pronto este nuevo arrebato? Y con una violencia tan juvenil. Demasiado
tarde, de todos modos. Usted nunca más va a encender mi corazón. Ni una vez
más. Nunca más. Se lo digo no sin pesar, Valmont. Con todo, hubo minutos, tal
vez debería decir instantes, un minuto, eso es una eternidad, en los que gracias a
su compañía fui feliz. Hablo de mí, Valmont. Yo qué sé de sus sentimientos. Y
tal vez, mejor debería hablar de minutos en los que yo lo necesité a usted para
eso, usted, es decir, su habilidad en el trato con mi fisiología, para sentir algo
que en el recuerdo me aparece como un sentimiento de felicidad. Usted nunca
se olvidó de cómo se trata con esta máquina. No saque la mano. No es que yo
sienta algo por usted. Es mi piel la que recuerda. O tal vez a ella -hablo de mi
piel, Valmont- le resulta indiferente, ¿no?, a qué animal está adherido el
instrumento de su lujuria, mano o garra. Cuando cierro los ojos, usted es
hermoso, Valmont. O jorobado, cuando quiero. El privilegio de los ciegos. Son
los que tienen más suerte en el amor. Se les ahorra la comedia de las
circunstancias. El ideal sería ciego y sordomudo. El amor de las piedras. ¿Lo
asusté, Valmont? Qué fácil es desanimarlo. Yo así no lo conocía. ¿Le provocó
heridas el mundo de las mujeres después de mí? Lágrimas. ¿Tiene corazón,
Valmont? ¿Desde cuándo? ¿O su masculinidad resultó dañada con mis
sucesoras? Su aliento tiene gusto a soledad. ¿La sucesora de mi sucesora lo
despachó? El amante abandonado. No. No retire su tierna oferta, señor mío.
Compro. Yo compro de todos modos. No hay que tener miedo a los
sentimientos. Por qué debería odiarlo, yo no lo amé. Frotemos nuestro pellejo,
uno contra el otro. Ah, la esclavitud de los cuerpos. La tortura de vivir y no ser
Dios. Tener una conciencia y ningún poder sobre la materia. No se precipite,
Valmont. Así está bien. Sí, sí, sí, sí. Esa fue una buena actuación, ¿no es cierto?Qué me importa el deseo de mi cuerpo, no soy una sirvienta. Mi cerebro
trabaja con normalidad. Estoy completamente fría, Valmont Mi vida Mi muerte
Mi amado.
2. Merteuil - Valmont
(aparece VALMONT) –
MERTEUIL
Valmont. Llega en el momento justo. Y casi lamento su puntualidad. Acorta
una felicidad que me hubiera gustado mucho compartir con usted, si esa
felicidad no se basara precisamente en que no puede ser compartida, entiende lo
que quiero decir.
VALMONT
Lo que tengo que entender es que usted volvió a enamorarse, otra vez,
Marquesa? Bueno, yo también volví a enamorarme, si lo quiere llamar así. Otra
vez. Me daría pena haber frustrado el tormentoso vendaval de un amante sobre
su bella persona. Por cuál de las ventanas saltó? Esperemos que se haya roto el
cuello.
MERTEUIL
Puaj, Valmont. Ahórrese los piropos para la dama de su corazón, dondequiera
que ese órgano se encuentre. Espero por su bien que el nuevo estuche esté
bañado en oro. Debería conocerme mejor. Enamorada. Yo creía que estábamos
de acuerdo en que eso que usted llama amor es del dominio de los domésticos.
Cómo puede considerarme capaz de un sentimiento tan bajo. La mayor
felicidad es la felicidad de los animales. Muy de vez en cuando nos cae del
cielo. Ud de tanto en tanto me hizo sentir esa felicidad, cuando todavía me
gustaba usarlo para eso, Valmont, y quiero creer que usted tampoco se iba con
las manos vacías. Quién es la feliz del momento? O ya hay que llamarla infeliz?
VALMONT
Es la Tourvel. En cuanto a ese que usted no puede compartir
MERTEUIL
Celoso. Usted, Valmont. Pero qué recaída. Yo podría entenderlo si usted lo
conociera. Dicho sea de paso, estoy segura de que alguna vez se cruzó con él.
Un hombre hermoso. Tiene un cierto parecido con usted, por otra parte.También las aves de paso aletean en las redes de la costumbre, aun cuando su
vuelo abarque continentes. Dé una vuelta. La ventaja que él tiene sobre usted es
la juventud. También en la cama, si es que quiere saberlo. Quiere saberlo? Un
sueño, si lo tomo a usted, Valmont, como la realidad, discúlpeme. Dentro de
diez años tal vez ya no se diferencien en nada, suponiendo que ahora yo pudiera
transformarlo a usted en piedra con una amorosa mirada de medusa. O en un
material más agradable. Un espectáculo redituable: el museo de nuestros
amores. Tendríamos casas llenas, y cómo Valmont, de estatuas de nuestros
deseos putrefactos. Los sueños muertos, ordenados alfabéticamente, o por orden
cronológico, libres de los azares de la carne, nunca más expuestos a los
horrores de la transformación. Nuestra memoria necesita muletas: ni siquiera
recordamos las diferentes curvaturas de los penes. Ni hablar de las caras: una
nebulosa. La Tourvel es una ofensa. Yo no lo dejé en libertad para que usted se
monte a esa vaca, Valmont. Yo podría entenderlo si estuviera interesado en la
pequeña Volanges, una fruta fresca salida de la disciplina del convento, mi
virginal sobrina, pero la Tourvel. Lo admito, es un contundente pedazo de
carne, pero hay que compartirlo con un marido que le tiene hincado el diente,
un marido fiel, me temo y desde hace unos cuantos años, qué queda para usted,
Valmont. Las sobras. En serio quiere revolver en esos desperdicios? Usted me
da lástima, Valmont. Si por lo menos fuera una puta, con el oficio aprendido. A
la Merreaux, por ejemplo, yo la compartiría con diez hombres, pero la única
dama de la sociedad que es tan perversa como para encontrar placer en el
matrimonio, una beata con las rodillas enrojecidas por el reclinatorio, y con los
dedos hinchados de tanto retorcerse las manos frente a su confesor. Esas manos
no agarran ningún genital, Valmont sin la bendición de la iglesia. Se lo apuesto,
cuando su amante esposo, encima de ella se vacía una vez por año con la
marital intención de hacerle un hijo, ella sueña con la inmaculada concepción.
Qué es la devastación de un paisaje comparada con la depredación del deseo
que produce la fidelidad de un marido? Dicho sea de paso, el conde de Gercourt
especula con la inocencia de mi sobrina. Honorablemente, por otra parte: el
contrato de compra está en manos del escribano. Y tal vez usted tiene miedo a
competir con él, él fue quien le arrebató a la Vressac, y en ese entonces usted
era dos años más joven. Se está poniendo viejo, Valmont. Yo pensé que podría
darle placer, aparte de montar sobre la virgen, adornar la cabeza de ese hermoso
animal que es Gercourt con la inevitable cornamenta antes de que él asuma el
puesto de guardián y todos los salvajes de la ciudad irrumpan en su bosque,
manteniéndolo siempre abonado a su corona. Sea un buen perro, Valmont, siga
la huella mientras esté fresca. Un poco de juventud en la cama cuando el espejo
ya no la devuelve. Para qué levantar la pata ante el limosnero. O suspira por el
pan de caridad del matrimonio? Queremos darle un ejemplo al mundo?Casémonos, Valmont,
VALMONT
Cómo podría atreverme a infligirle una ofensa semejante, Marquesa, ante los
ojos del mundo. El pan de caridad podría estar envenenado. Además, prefiero
elegir yo mi propia cacería. O el árbol ante el cual levantar la pata, como a
usted le gusta decir. Hace mucho que ninguna lluvia le cae encima? Cuándo fue
la última vez que se miró al espejo, amiga de mi alma. Yo querría, yo podría
todavía servirle de nube, pero el viento me arrastra hacia nuevos cielos. No
dudo que voy a hacer florecer el limosnero. Y en cuanto a la competencia:
Marquesa, yo conozco su memoria. Ni en el infierno va a poder olvidar que el
presidente prefirió a la Tourvel y no a usted. Estoy dispuesto a ser el amoroso
instrumento de su venganza. El objeto de mi veneración me promete una
cacería mejor que su virginal sobrina, inexperta aún en las artes del
endurecimiento. Qué pudo haber aprendido en el convento además del ayuno y
un poquito de masturbación con el crucifijo, grata a los ojos de Dios. Apuesto a
que después de los gélidos rezos infantiles, ella arde por el anzuelo que le
ponga fin a su inocencia. Correrá hacia mi cuchillo antes de que yo pueda
sacarlo de la vaina. No va a dar un solo paso atrás: desconoce los escalofríos de
la cacería. Sin la lujuria del acoso, qué me importa la presa. Sin el sudor del
miedo, el aliento sofocado, los ojos desorbitados. El resto es digestión. Mis
mejores trucos me van a convertir en un tonto loco, como al actor un teatro
vacío. Me voy a tener que aplaudir yo mismo. El tigre como comediante. Que el
populacho copule en los zaguanes, su tiempo es caro y lo pagamos con nuestro
dinero, nuestro sublime oficio es matar el tiempo. Requiere todo de un ser
humano, hay demasiado ahí. Quién pudiera parar los relojes del mundo: la
eternidad como una erección permanente. El tiempo es el agujero de la
creación; la humanidad entera cabe en él. Al populacho, la iglesia le taponó el
agujero con Dios; nosotros sabemos que es negro y sin fondo. Cuando el
populacho se dé cuenta, nos va a taponar a nosotros.
MERTEUIL
Los relojes del mundo. Tiene dificultades, Valmont, con que se pare lo mejor
de su persona?.
VALMONT
Con usted, Marquesa. Aunque debo admitir que comienzo a entender por qué la
fidelidad es el más salvaje de los excesos. Demasiado tarde en lo que respecta a
nuestra tierna relación, pero tengo la intención de ejercitarme un poco con estanueva experiencia. Odio los pasados. El intercambio los acumula. Observe el
crecimiento de nuestras uñas: seguimos germinando hasta en el ataúd.
Imagínese si tuviéramos que convivir con los desechos de nuestros años.
Pirámides de inmundicias hasta que la cinta de llegada se rompa. O entre las
secreciones de nuestro cuerpo. Sólo la muerte es eterna, la vida se repite hasta
hacer bostezar al abismo. El diluvio, un defecto de las cloacas. En lo que
respecta al amante esposo: está en el extranjero, con una misión secreta.
Político como es, tal vez logre desencadenar alguna guerra. Un buen veneno
contra el tedio de la devastación. La vida se acelera cuando la muerte se
convierte en una obra de teatro; toda la belleza del mundo cala menos hondo en
nuestro corazón, ¿tenemos un corazón, Marquesa?, ante la vista de su
destrucción, se ve el desfile de culos jóvenes que diariamente nos confrontan
con nuestra fugacidad, no se puede tenerlos todos, no es cierto?, y la sífilis,
(mal francés) a cada uno que se nos escapa, ante el emparrado de las
puntas de las espadas y el relámpago del disparo con cierta tranquilidad.
Piensa a veces en la muerte, Marquesa? Qué dice su espejo? Es siempre el otro
el que nos mira. Ese a quien tratamos de encontrar cuando nos revolcamos entre
cuerpos ajenos saliendo de nosotros mismos. Tal vez no existe ni uno ni el otro,
sólo la nada que chilla en nuestra alma pidiendo alimento. Cuándo le va a dar
permiso a su virginal sobrina para que sea objeto de contemplación, Marquesa?
MERTEUIL
Se encuentra de nuevo en su pellejo, Valmont?. No hay hombre a quien el
pensamiento de que su preciosa carne se deteriora no le provoque una erección,
el miedo produce filósofos. Bienvenido al pecado y olvídese del limosnero
antes de que la beatitud lo haga sucumbir y se olvide de su única vocación. Qué
aprendió usted aparte de maniobrar su verga en un agujero similar a ese del que
salió, siempre con un resultado similar más o menos divertido y siempre
alucinando que el aplauso de las mucosas ajenas le está dedicado sólo a su
persona, que los gritos de placer se dirigen a usted, cuando en realidad usted
sólo es un vehículo sordo, indiferente y perfectamente intercambiable para el
placer de la mujer que lo está usando como el estúpido bufón de su creación.
Usted sabe muy bien que para toda mujer un hombre es siempre demasiado
poco hombre. También sabe esto, Valmont: pronto lo va a sorprender el
destino de ya no ser ni siquiera eso, demasiado poco hombre. Y en nuestro
caso, por lo menos el sepulturero todavía se va a divertir.
VALMONT
Me aburre la bestialidad de nuestra conversación. Cada palabra abre una herida,
cada sonrisa desnuda un colmillo. Deberíamos dejar que nuestros papelesfueran actuados por tigres. Otro amable tarascón, otro zarpazo. El arte
dramático de las bestias.
MERTEUIL
Se está destartalando, Valmont, se está poniendo sentimental. La virtud es una
enfermedad infecciosa. Nuestra alma, qué es eso? Un músculo o unas mucosas.
Yo le temo a la noche de los cuerpos. A cuatro días de distancia de París, en
una ciénaga que pertenece a mi familia, esa cadena de miembros y orificios,
enhebrados por un nombre casual que un tatarabuelo poco higiénico recibió de
algún rey maloliente, vive algo entre humano y animal. Yo espero no verlo en
esta vida, ni en ninguna otra vida si es que hay otra vida. Sólo pensar en su olor,
me hace sudar por todos los poros. Mis espejos transpiran su sangre. No
empaña mi imagen, me río de la tortura ajena como todo animal dotado de
razón. Pero a veces sueño que sale de mis espejos con sus pies de bosta y
totalmente sin cara, pero veo con claridad sus manos, garras y uñas cuando me
arranca la seda de los muslos y se arroja sobre mí como la tierra sobre el ataúd,
y tal vez su violencia sea la llave que abre mi corazón. Váyase, Valmont. La
virgen mañana a la noche en la ópera.
(Sale Valmont)
3. Merteuil (Valmont)
MERTEUIL
Madame Tourvel. Mi corazón a sus pies. No se asuste, amada de mi alma.
Cómo puede creer que en este pecho se aloje un pensamiento impúdico después
de tantas semanas de relación piadosa con usted. Lo admito, yo era otro antes
de que el rayo de sus ojos me alcanzara. Valmont, el rompecorazones. YO
ROMPO EL CORAZÓN DE LAS MÁS ORGULLOSAS MUJERES. Yo no la
conocía a usted, Madame. Vergüenza de sólo pensarlo. En qué inmundicia
anduve. Qué arte de fingir. Qué depravación. Pecados como escarlatina. Nada
más ver a una mujer hermosa, qué digo, el trasero de una vendedora de feria y
me transformaba en un ave de rapiña. Madame, yo era un abismo. Le gustaría
echar un vistazo allí, quiero decir, hacia abajo, discúlpeme, desde las alturas de
su virtud. Veo que se sonroja. Cómo sube el rojo a sus mejillas, Amada mía.
Parece vestirla. Pero su fantasía de dónde saca los colores con los cuales le
pinta a usted mis vicios? Del sacramento de matrimonio, tal vez, con el que yo
la creía acorazada contra la violencia terrenal de la seducción. Estaría tentado
de desplegar ante usted el detalle de mis pecados, ¿le gustaría mi catálogo?,
para ver durante más tiempo ese elegante rojo pudoroso. De ahí se puedeconcluir al menos que corre sangre por sus venas. Sangre. La suerte espantosa
de no ser el primero. No me haga pensar en eso. Y si usted se abriera las venas
por mí, toda esa sangre no podría compensar el matrimonio, al que otro se me
adelantó y para siempre. El momento irrecuperable. Ese abrir y cerrar de ojos
fatalmente irrepetible. Etcétera. No me haga pensar en eso. No tenga miedo. Yo
respeto el lazo sagrado que la ata a su esposo, si él ya no encontrara el camino
hacia su cama, yo sería el primero en ayudarlo a ponerse ahí arriba. El placer de
él es mi alegría, desde que su virtud, Madame, me enseñó a odiar al libertino
que yo era, y que sabe que su regazo está sellado Apenas si me atrevo a besarle
la mano. Y, si me lo permito, no me mueve una pasión terrenal. No saque la
mano, Madame. Agua en el desierto. Hasta el amor de Dios necesitó un cuerpo.
Si no, por qué hizo que su hijo se volviera hombre y le dio la cruz como amada.
LA CARNE TIENE SU PROPIO ESPÍRITU. Quiere usted ser mi cruz? Usted
no puede estar conmigo, el sacramento del matrimonio se lo impide. Pero tal
vez su cuerpo tiene alguna que otra entrada secreta que no cae bajo el veredicto,
olvidada o rechazada por el amor del Sr. Presidente. Usted puede creer que
tanta belleza debería tener por único objeto la reproducción, y eternamente ese
centro? No es una blasfemia reservar esta boca, por donde entra y sale el aire,
sólo para la monotonía de la ingestión de alimentos, reservar el dorado centro
de ese magnífico trasero sólo para el triste trabajo de liberar excrementos? ¿Esta
lengua puede únicamente mover sílabas y materia muerta? Qué derroche. Y, al
mismo tiempo, qué mezquindad. Dos vicios gemelos. Sí, usted ofende a Dios,
Madame, cuando entrega el desgaste de sus dones al diente del tiempo y a la
tierna fauna de los cementerios. ¿Puede ser menos que pecado mortal no hacer
lo que nos es dado pensar? Estrangular los productos de nuestros inspirados
cerebros ante de que den el primer tímido grito. ¿No nos dieron en préstamo el
instrumento de nuestros cuerpos para que lo ejecutemos hasta que el silencio
haga saltar las cuerdas? El pensamiento que no se transforma en acto envenena
el alma. Vivir con el pecado mortal de elegir y descartar. Morir,
desaprovechado en partes. La salvación de su alma inmortal, eso es lo que late
en mi corazón, Madame, reside en ejecutar ese instrumento que es su cuerpo,
lamentablemente destinado a pudrirse. Usted lo va a abandonar con facilidad
cuando esté usado del todo. El cielo es mezquino con la materia y el infierno es
preciso, castiga la pereza y la abstención; el suplicio eterno se aplica a las partes
desperdiciadas. La más profunda caída al infierno es la caída desde la
inocencia.
4. Merteuil (Valmont) – Valmont (Tourvel)
(Entra Valmont)VALMONT
Voy a reflexionar sobre eso, mi querido Valmont. Me conmueve verlo tan
preocupado por la salvación de mi alma. No voy a dejar de comunicarle a mi
marido que el Cielo lo eligió (a él) como administrador de mis aberturas. Sin
omitir la desinteresada fuente de donde brotó la revelación. Ya veo, usted
comparte mi anticipada alegría por los viajes de exploración en la cama
matrimonial. Usted es un santo, Valmont. O me habré engañado con usted?
Usted me habrá engañado? Juega un juego conmigo? Qué oculta esa mueca?
Una máscara o un rostro? En mi corazón germina la horrible sospecha de que
usted recubre con el manto del temor de Dios una pasión muy terrenal. Le tiene
miedo, Valmont, a la ira de una esposa ofendida?
MERTEUIL
Miedo. Qué podría esperar yo de su ira sino la reconstrucción de mi perturbada
virtud. Miedo. Qué valor tiene la conversión del pecador sin la puñalada diaria
del deseo, sin la espina del arrepentimiento, sin el alivio del castigo. Miedo. Yo
busco su ira, Madame. Como el desierto busca la lluvia y el ciego, el rayo que
hace estallar la noche de sus ojos. No le niegue su mano castigadora a mi carne
insubordinada. Cada golpe será una caricia, cada arañazo un regalo del cielo,
cada mordisco un monumento.
VALMONT
No soy ninguna pavota, como a usted le gusta creer, Valmont. No voy a ser su
diversión, el instrumento de su placer perverso. Lágrimas, Mylord?
MERTEUIL
Cómo no, reina. Usted me mata cuando su boca emite puñales. Derrame mi
sangre, si eso logra calmar su ira. Pero no se burle de mis mejores sentimientos.
Esa frivolidad no es propia de la belleza de su alma. No debería copiar a un
monstruo como la Merteuil. Usted es una mala copia, para honor suyo.
Disculpe que humedezca su mano, sólo usted puede detener el río de mis
lágrimas. Déjeme apoyar en su regazo- ah, usted sigue desconfiando de mí.
Déjeme disipar sus dudas. Una prueba de mi firmeza de ánimo. Descúbrase, por
ejemplo, esos pechos, de todas formas, la coraza del vestuario no puede
disimular esa belleza. Que me parta un rayo si levanto la mirada. Por no hablar
de mi mano, que se pudra si
VALMONTSe cae, Valmont. Se cae, el rayo lo partió. Y saque la mano. Huele a podrido.
MERTEUIL
Usted es cruel.
VALMONT
¿Yo?
MERTEUIL
Por otra parte, tengo que hacerle una confesión. A través de la defensa de su
cama matrimonial, usted se carga con un asesinato
VALMONT
Y entonces usted muere por una buena causa y nos volvemos a encontrar frente
al rostro de Dios.
MERTEUIL
No me oriento bien en la geografía del cielo. Tendría miedo de no encontrarla
nunca en el campo de los bienaventurados, que están muy poblados, si le
creemos a la iglesia. Pero no hablo de mí: se trata de la sangre de una virgen. La
sobrina del monstruo, la pequeña Volanges. Me persigue. Iglesia, salón o teatro,
apenas me ve desde lejos empieza a menear su trasero virginal hacia mi carne
débil. El recipiente del mal, tanto más peligroso porque es completamente
inocente, un rosado instrumento del infierno, una amenaza proveniente de la
nada. Ah la nada dentro de mí. Crece y me devora. Cada día reclama su
sacrificio. Alguna vez la tentación me va a doblegar. Voy a ser el diablo que
empuje a esa niña a la condena, si usted no me presta la mano y algo más, como
un ángel, mío, que me lleve por encima del abismo en las alas del amor.
Hágalo, sacrifíquese por su hermana indefensa, aunque conserve un corazón
frío para mí, por temor a la llama que me quema. Finalmente, usted pone en
juego mucho menos que una virgen. Tengo que recordarle lo que el cielo piensa
al respecto? El infierno se lo va a agradecer tres veces si usted insiste en no
compartir su cama. Su frialdad, Madame, arroja tres almas al fuego eterno, y
qué es un asesinato comparado con el crimen cometido contra un alma.
VALMONT
¿Lo entiendo bien, Vicomte? Porque usted no puede ponerle freno a su
calentura o, -como dijo antes- a la nada que crece en usted a la que tiene que
ofrecer sacrificio diariamente, -¿su vacuum filosófico no será más bien la
necesidad cotidiana de su muy terrenal conducto sexual?- y por que esa virgenno aprendió a comportarse con decoro -en qué antro de perdición de un
convento habrá sido criada-, usted me pide que yo haga de la felicidad de mi
matrimonio
MERTEUIL
Eso no es usted. Ese corazón frío no es el suyo. Usted salva o condena tres
almas inmortales, Madame, sólo con ofrecer o negar un cuerpo que de todas
maneras se extingue. Reflexione con lo mejor de usted. El placer va a ser
múltiple: el fin santifica los medios, la espina del sacrificio hará más perfecta la
felicidad de su matrimonio.
VALMONT
Usted sabe que preferiría matarme antes que
MERTEUIL
Y renunciar a la bienaventuranza. Hablo de la eterna.
VALMONT
Basta, Valmont.
MERTEUIL
Sí, ya basta. Discúlpeme la terrible prueba a la que tuve que someterla para
experimentar lo que ya sé: Madame, usted es un ángel y el precio que pago no
es demasiado alto.
VALMONT
Qué precio, amigo mío.
MERTEUIL
Renunciar, para siempre al cosquilleo de la lujuria que colmó mi vida anterior,
ah, qué lejos está ahora de mí, a falta de un objeto digno de mi adoración.
Déjeme ponerme a sus pies.
VALMONT
El diablo conoce muchos disfraces: ¿una máscara nueva, Valmont?
MERTEUIL
Mire la prueba de mi verdad. Cómo podría yo ser peligroso, con qué podría
penetrar en la cripta de su virtud. El diablo ya no es parte de mí, el deseoterrenal ya no es un arma. VACÍO Y DESIERTO DESCANSA EL MAR. Si no
quiere dar crédito a sus ojos, convénzase con su tierna mano. Apoye la mano,
Madame, sobre la mancha vacía entre mis muslos. No tenga miedo. Soy
únicamente alma. La mano, Madame.
VALMONT
Usted es un santo, Valmont. Le permito besarme los pies.
MERTEUIL
Me hace feliz, Madame. Y me vuelve a arrojar en mi abismo. Esta noche, en la
ópera, voy a estar nuevamente expuesto a la tentación de cierta virgen, que el
diablo reclutó contra mí. Tendría que evitarla? La virtud se vuelve perezosa si
no se entrena con la espina de la tentación. Usted no me despreciaría, si evitara
el peligro?. EL HOMBRE DEBE IR HACIA LA VIDA ENEMIGA. Todo arte
necesita práctica. No me envíe desarmado a la batalla. Tres almas van al fuego
si esta carne mía apenas domada se vuelve a encabritar ante el pasto fresco. La
presa tiene poder sobre el cazador, los horrores de la Ópera son dulces. Déjeme
medir mis escasas fuerzas con su belleza desnuda, reina, protegida por el cerco
del matrimonio, para que yo pueda conservar su sagrada imagen delante de mis
ojos cuando deba lanzarme a la oscura arena, encerrado en esta carne débil, y
enfrentar las puntas de lanza de los pechos de una muchacha.
VALMONT
Me pregunto si podrá resistir a estos pechos, Vicomte. Lo veo vacilar. Nos
habremos engañado con respecto al grado de su santidad? Podrá soportar la
prueba más difícil? Es ésta Yo soy una mujer, Valmont. Puede mirar a una
mujer y no ser hombre?
MERTEUIL
Puedo, lady. Como usted ve, ante su oferta no se me mueve un solo músculo,
no me tiembla un solo nervio. La rechazo feliz y contento, alégrese conmigo.
Lágrimas. Llora con razón, reina. Son lágrimas de alegría, lo sé. Tiene motivos
para estar orgullosa, haber sido rechazada así. Veo que me entendió. Cúbrase,
mi amor. Una impúdica corriente de aire podría rozarla, fría como la mano de
un marido.
Pausa
5. Merteuil - ValmontVALMONT
Creo que podría acostumbrarme a ser una mujer, Marquesa.
MERTEUIL
Ojalá yo pudiera.
Pausa
VALMONT
Y? Seguimos actuando?
MERTEUIL
¿Actuamos? ¿Qué seguimos?
6. Merteuil (Volanges) - Valmont
VALMONT
Estimada virgen, hermosa niña, sobrina encantadora. Ah, el espectáculo de su
inocencia me hace olvidar mi sexo y me transforma en su tía, que tan
cálidamente me la recomendó a usted. Un pensamiento nada edificante. Me voy
a morir de aburrimiento en el triste personaje de su tía. Conozco cada mancha
de su alma. Me callo el resto. Pero esta fatalidad que tengo entre las piernas,
rece conmigo para que no se le eche encima alzándose contra mi virtud. y cierre
el abismo de sus ojos antes de que nos devore, me hace casi desear el cambio.
Sí, ojalá yo pudiera cambiarlo, a mi sexo, aquí a la sombra del peligro (de)
perderme por completo en su belleza. Un perderse que sólo se puede
compensar con la destrucción de la obra de arte, en un frenesí de lujuria, al que
tan urgentemente invita. Sólo el placer le quita la venda de los ojos al amor y le
otorga la mirada que a través del velo de la piel llega hasta la crudeza de la
carne, el indiferente alimento de las tumbas. Dios lo debe haber querido así,
no? Por qué si no el rostro como arma? Todo creador quiere la destrucción.
Y hasta que la carne no se pudra, el alma no tendrá salida. Mejor descártela ya
mismo. Si usted fuera fea. Sólo (liberarnos de) la liberación temporal de los
atributos de la belleza nos asegura contra el pecado original. Y eso no basta,
todo o nada, a un esqueleto nada puede pasarle, salvo que el viento juegue con
sus huesos, más allá del pecado. Olvidemos lo que se alza entre nosotros antes
de que nos una durante el tiempo de un espasmo, ¿voy bien, Marquesa?, todos
somos trapecistas sobre el cordón umbilical; y permítame ofrecerle mi
protección masculina, el brazo de un padre, en contra de la maldad del mundoque el silencio del convento le impidió frecuentar. Yo conozco, créame, mi
sexo sombrío, y la idea de que un bruto cualquiera, un novicio torpe, un
doméstico calentón, pudiera romper el sello con que la naturaleza guarda el
secreto de su regazo virginal, me parte el corazón. Prefiero caer yo mismo en el
pecado antes que padecer esta injusticia que grita al cielo.
MERTEUIL
Grita. Qué es lo que busca su mano paternal, Monsieur, por las partes de mi
cuerpo que la madre superiora me ha prohibió rozar.
VALMONT
Qué padre. Déjeme ser su sacerdote, quién es más padre que el sacerdote que
abre las puertas del paraíso a todos los hijos de Dios. La llave está en mi mano,
el cartel indicador, el instrumento celestial, la espada flamígera. El tiempo
apremia: hay que aprender la lección antes de que la sobrina se convierta en
tía. De rodillas, pecadora. Conozco los sueños que la atraviesan cuando duerme.
Arrepiéntase y yo voy a transformar el castigo en gracia. No tema por su
inocencia. La casa de Dios tiene muchos aposentos Sólo tiene que abrir esos
labios asombrosos, ya vuela la paloma del señor y derrama el espíritu santo.
Tiembla de disponibilidad, ve. Qué es la vida sin la muerte de cada día. Habla
usted con lengua de ángeles. La escuela del convento. El lenguaje de la madre
superiora. Los dones de Dios no debe el hombre escupir. A quien da le será
dado. Lo que cae, hay que erguirlo. Cristo no habría llegado al Gólgota sin el
justo que lo ayudó a llevar la cruz. Su mano, Madame. Esto es la resurrección.
Usted dijo inocencia? Lo que usted llama inocencia es una blasfemia. Él ama
sólo a UNA virgen, al mundo le basta con un salvador. Usted cree que ese
cuerpo dúctil le fue regalado para ir sola a la escuela, oculta a los ojos del
mundo. NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ SOLO. Si quiere saber
dónde vive Dios, confíe en la vibración de sus muslos, en el temblor de sus
rodillas. Una pequeña membrana va a impedir que nosotros seamos un solo
cuerpo? BREVE ES EL DOLOR Y ETERNA LA ALEGRÍA. Quien trae la luz
no tiene porqué temer a la oscuridad: el paraíso tiene tres entradas. Quien
rechaza la tercera ofende la trinidad del gran constructor. HAY LUGAR EN LA
CHOZA MÁS PEQUEÑA.
MERTEUIL
Usted es muy atento, mi Señor. Yo le agradezco mucho que me haya mostrado
de manera tan penetrante, que me haya podido mostrar dónde vive Dios. Voy a
tomar nota de cada uno de sus aposentos y también voy a preocuparme de que
la avalancha de visitantes no se interrumpa, y que los huéspedes se sientan agusto, por lo menos mientras me quede aliento para recibirlos.
VALMONT
Por qué no un poco más. El aliento no debería ser la condición de la
hospitalidad, ni la muerte un motivo de separación. Algún huésped podrá tener
necesidades especiales. EL AMOR ES TAN FUERTE COMO LA MUERTE.
Y permítame algo más, señorita, a quien ahora puedo llamar señora.
Finalmente, la mujer tiene sólo un amante. Oigo el estrépito con el que los
relojes del mundo golpean en su belleza indefensa La idea de ver este cuerpo
maravilloso expuesto al derrumbe de los años, ver secarse esa boca, ver
marchitarse esos pechos, ver arrugarse ese regazo bajo el arado del tiempo, me
hiere tan profundamente el ánimo que soy capaz de ejercer la profesión de
médico y ayudarla a entrar en la vida eterna. Quiero ser el partero de la muerte
que es nuestro futuro común. Quiero apretar mis amorosas manos alrededor de
su cuello. Cómo si no podría yo rezar por su juventud con alguna esperanza de
éxito. Quiero liberar a su sangre de la cárcel de las venas, a las entrañas de la
opresión del cuerpo, a los huesos de la presión estranguladora de la carne.
Cómo, si no, podría agarrar con las manos y ver con los ojos lo que la efímera
envoltura me impide mirar y tocar. Quiero dejar al ángel que habita en usted
libre en la soledad de las estrellas.
MERTEUIL
Aniquilación de la sobrina.
Pausa
7. Merteuil - Valmont
MERTEUIL
¿Nos devoramos mutuamente, Valmont, para que esto tenga un final, antes de
que usted pierda por completo el sabor?
VALMONT
Lamento tener que decirle que ya comí, Marquesa. Cayó la presidenta.
MERTEUIL
La esposa eterna.
VALMONTMadame de Tourvel.
MERTEUIL
Usted es una puta, Valmont.
VALMONT
Espero mi castigo, reina.
MERTEUIL
¿Mi amor por la puta no mereció ningún castigo?
VALMONT
Soy una inmundicia. Quiero comer su mierda.
MERTEUIL
Mierda por mierda. Quiero que me escupa.
VALMONT
Quiero que usted me orine encima.
MERTEUIL
Su mierda.
VALMONT
Recemos, Mylady, para que el infierno no nos separe.
MERTEUIL
Y ahora podemos dejar morir a la presidenta, Valmont, por su inútil traspie.
Sacrificio de la dama.
8. Merteuil (Valmont) – Valmont (Tourvel)
VALMONT
Yo me puse a sus pies, Valmont, para que usted no volviera nunca a tropezar.
Usted me bautizó con el perfume de las cloacas. Me arrojé desde el cielo de mi
matrimonio al abismo de su deseo, para salvar a esa virgen. Le dije que me voy
a matar si tampoco esta vez usted se resiste al mal que de usted brota. Se lo
advertí, Valmont. Lo único que puedo hacer por usted ahora es incluirlo en mis
últimas oraciones. Usted es mi asesino, Valmont.MERTEUIL
Eso soy? Demasiado honor, Madame. Yo no decreté los mandamientos en
nombre de los cuales usted se quiere ejecutar. ¿No obtuvo ningún placer con su
devoto adulterio, aparte de este tierno remordimiento que ahora disfruta? Usted
no es demasiado fría para el infierno, a juzgar por nuestros juegos en la cama.
Ninguna carne menor de cuarenta miente tan bien. Lo que el populacho llama
suicidio es la cúspide de la masturbación. Usted me permitirá que use mis
prismáticos para poder contemplar mejor el espectáculo, su último espectáculo
reina, con temor y piedad. Hice colocar espejos para que usted pueda morir en
plural. y concédame el placer de recibir su última copa de vino de mis...
(manos).
VALMONT
Espero poder contribuir a su diversión, Valmont, con este, mi último
espectáculo, ya que luego de haber mirado demasiado tarde en el fondo
cenagoso de su alma, no puedo aspirar a un efecto moral. HOW TO GET RID
OF THIS MOST WICKED BODY. Voy a abrirme las venas como un libro que
nadie leyó. Usted va a aprender a leerlo, Valmont, después de mí. Voy a
abrirme las venas con una tijera porque soy una mujer. Cada profesión tiene su
propio humor. Con mi sangre usted podría maquillarse una mueca nueva. Yo
voy a buscar un camino hacia mi corazón a través de mi carne. El camino que
usted no encontró, Valmont, porque Ud es un hombre, su pecho está vacío y en
usted crece la nada. Su cuerpo es el cuerpo de su muerte, Valmont. Una mujer
tiene muchos cuerpos. Ustedes tienen que punzarse si quieren ver sangre. La
envidia de la leche de nuestros pechos es lo que los vuelve carniceros. Si
pudieran parir. Lamento, Valmont, que a causa de una decisión de la naturaleza
difícil de comprender, esa experiencia le esté vedada, ese jardín prohibido.
Usted daría lo mejor de sí si supiera lo que se pierde, y si la naturaleza aceptara
el trato. Yo lo amé, Valmont. Pero voy a clavarme una aguja en el sexo antes de
matarme para estar segura de que no va a crecer en mí nada que usted haya
plantado, Valmont. Usted es un monstruo y yo también quiero volverme un
monstruo. Verde e hinchada de venenos, voy a atravesar sus sueños. Voy a
bailar para usted balanceándome en la soga. Mi cara será una máscara azul.
(Con) la lengua colgando. Con la cabeza adentro del horno sabré que usted está
detrás de mí sin otro pensamiento que el de cómo penetrarme, y yo voy a desear
eso mientras el gas me hace estallar los pulmones. Es bueno ser una mujer,
Valmont, y no un vencedor. Cuando cierro los ojos puedo verlo pudriéndose.
No le envidio la cloaca que crece en usted. Quiere saber más? Soy un
diccionario moribundo, cada palabra, un coágulo de sangre. (9. Merteuil –
Valmont) No necesita decirme, Marquesa, que el vino estaba envenenado. Ojalápudiera verla morir como usted me ve ahora a mí. A propósito, me sigo
gustando. Esto todavía se puede masturbar con los gusanos. Espero que mi
juego /actuación no la haya aburrido. Sería algo imperdonable.
MERTEUIL
Muerte de una puta. Ahora estamos solos cáncer, amado mío.

Hipólito Eurípides














Eurípides
Hipólito


Personajes
Afrodita
Hipólito
Servidores
Coro de mujeres trecenias
La nodriza
Fedra
Un mensajero
Teseo
Otro mensajero
Artemisa


Afrodita
Soy la Diosa Cipris, tan conocida y no sin gloria entre los hombres y en el Urano. De
todos los vivos que habitan el mar de confines atlánticos y ven la luz de Helios, honro á
los que respetan mi poder y arruino á los que se alzan en contra mía. Porque también
está conforme con la naturaleza de los Dioses regocijarse de que los honren los
hombres, Y demostraré inmediatamente la verdad de estas palabras. [10] Hipólito, el
hijo de Teseo, nacido de una amazona, criado por el sabio Piteo, es el único, entre los
ciudadanos de esta tierra de Trecenia, que dice que soy la peor de los Demonios, y
desprecia el lecho nupcial y rehuye las bodas. Pero honra á la hermana de Febo, á
Artemisa, hija de Zeus, y la tiene por la más grande de los Demonios. Y siguiendo
siempre á la virgen en la verde selva, extermina los animales salvajes con ayuda de
perros rápidos, y se dedica á un comercio demasiado elevado para un hombre. [20] No
la envidio á ella por eso. ¿Para qué? Pero castigaré á Hipólito en este mismo día por
haberme ultrajado. Ya he preparado todo para ello, y me costará poco trabajo hacerlo.
Cuando salía él un día de la morada de Piteo para ver celebrar los misterios sagrados en
la tierra de Pandión, al verle Fedra, la noble mujer de su padre, sintióse poseída de un
violento amor en su corazón. Antes de venir á esta tierra de Trecenia, [30] erigió un
templo á Cipris en la roca de Palas, desde la cual se divisa este país; y ardiendo de amor
por un ausente, quiso, en honor de Hipó¬lito, que ese templo llevase su nombre en el
porvenir. Pero después de abandonar la tierra cecropiana, desterrándose para expiar la
muerte de los Palantidas, Teseo vino aquí por mar con su mujer, á fin de sufrir un año
de destierro; y aquí es donde la sinventura perece en silencio, gimiendo y traspa¬sada
por los aguijones del amor. [40] Y ninguno de sus servidores conoce su mal. Pero no
habrá de ser vano este amor. Yo se lo revelaré á Teseo, y quedará de manifiesto. Y al
que es enemi¬go mío le matará su padre con imprecaciones, porque el Dios marino
Poseidón ha prometido á Teseo atenderle y no dejar incumplidas tres peticiones suyas.
En cuanto á Fedra, por muy ilustre que sea, perecerá, sin embargo. En efecto, menos me
preocupa perderla [50] que satisfacerme castigando á mis ene¬migos. Pero veo venir al
hijo de Teseo, abandonando las fati¬gas de la caza. Voy á salir de aquí. Le sigue un
cortejo nume¬roso de servidores y celebra con himnos á la Diosa Artemisa. No ve, por
cierto, las puertas abiertas del Hades, ni sabe que ha llegado su último día.
Hipólito
¡Seguid, seguidme, cantando á la hija uránica de Zeus, [60] á la cual somos gratos!
Los servidores
¡Venerable, venerable, augustísima! ¡Salve, progenie de Zeus! ¡Salve, oh hija de Latona
y de Zeus, Artemisa, la más hermosa de las vírgenes, que habitas en el vasto Urano [70]
la noble morada de tu padre, la morada resplandeciente de oro de Zeus!
Hipólito
¡Salve, oh bellísima, la más bella de las vírgenes que habitan el Olimpo, Artemisa! ¡Oh
señora, te ofrendo esta corona tejida en una pradera no hollada, á la que nunca tocó el
hie¬rro, en la que jamás osó el pastor apacentar sus rebaños, á la que sólo viene la abeja
primaveral, y que el pudor fecunda con su rocío! Sólo puede coger estas flores, lo cual
no está permitido á los malos, aquel que no ha aprendido nada con el estudio [80] y á
quien la propia Naturaleza ha enseñado la sabidu¬ría en todas las cosas por igual. ¡Oh
cara señora, recibe, pues, de mi mano piadosa esta corona para tu cabellera dorada!
Unicamente á mí se me ha otorgado este don entre los morta¬les: te acompaño, te hablo
y oigo tu voz, si bien no veo tu rostro, y acabaré mi vida como la he empezado.
Un servidor
¡Rey! pues sólo á los Dioses debe llamarse señores, ¿quie¬res recibir de mí un buen
consejo?
Hipólito
[90] Ciertamente; si no, no sería cuerdo.
El servidor
¿Conoces cierta ley que obliga á los mortales?Hipólito
No la conozco; pero ¿acerca de qué me preguntas?
El servidor
Consiste en odiar el orgullo y lo que disgusta á todos.
Hipólito
Muy bien. En efecto, ¿qué hombre lleno de orgullo no se hace odioso?
El servidor
¿Y no agrada, por el contrario, la afabilidad?
Hipólito
Sin duda, y á poca costa se saca provecho de ella.
El servidor
¿Crees que ocurrirá esto también entre los Dioses?
Hipólito
Sí, ya que de los Dioses reciben los hombres sus leyes.
El servidor
¿Por qué, pues, no saludas á una verdadera Diosa?
Hipólito
[100] ¿Cuál? ¡Cuida de que tu boca no ofenda!
El servidor
Esta, Cipris, que preside á tus puertas.
Hipólito
Como estoy puro, la saludo desde lejos.
El servidor
Sin embargo, es venerable é ilustre entre los mortales.
Hipólito
Cada ano de los Dioses y de los hombres se ocupa de quien le parece.
El servidor
¡Dichoso tú, si fueras todo lo cuerdo que hay que ser!
Hipólito
No me place ninguno de los Dioses á quienes hay que hon¬rar de noche.
El servidor
¡Oh hijo! es necesario honrar á los Demonios.
Hipólito
Vamos, compañeros. Entrad en la morada y preparad la comida. Después de la caza,agrada [110] una mesa llena. Conviene estrillar á los caballos, con objeto de que, luego
de comer, pue¬da yo uncirlos al carro y guiarlos con soltura. En cuanto á tu Cipris, le
deseo mucha alegría.
El servidor
Por lo que á mí respecta, como no conviene imitar á losjóvenes, manifestando los
sentimientos que debe expresar un esclavo, adoro tus imágenes, ¡oh señora Cipris! Pero
hay que perdonar á la juventud impetuosa el que se deje arrastrar en contra tuya con
palabras insensatas. Finge no oírle. [120] A los Dioses cumple ser más prudentes que
los hombres.
El coro
Estrofa I
Hay una roca famosa por la que corre agua de Oceano y de la que brota una fuente
donde se llenan las urnas. Una de mis compañeras lavaba allí vestidos purpúreos, que
tendía luego en el lomo de la roca entibiada por Helios. [130] Ella me ha entera¬do de
que mi señora...
Antistrofa I
Se consumía en sus moradas, acostada en su lecho doliente, y cubría con ligeros velos
su cabeza rubia. Y he sabido que hoy se cumplen tres días desde que por su boca
ambrosiana no entra en su cuerpo el trigo de Damater, queriendo, en su es¬condida
pena, [140] llegar al término de su vida desdichada.
Estrofa II
Sin duda ¡oh joven! deliras, divinamente herida por Pan, por Hécata, por los venerables
Coribantes ó por la Madre que recorre las montañas. ¿Acaso has ofendido á Dictina, que
dis¬fruta con las fieras, y sufres así por no haber ofrecido las tor¬tas sagradas? Porque
también vuela ella sobre el mar, [150] por encima de la tierra y de los remolinos del mar
salado.
Antistrofa II
¿Acaso dentro de tus moradas se acuesta clandestinamen¬te en tu lecho alguna mujer,
encantando á tu marido el Eupatrida, príncipe de los Erectidas? ¿O ha navegado desde
Creta hasta este puerto tan hospitalario algún marino, trayen¬do noticias á la reina, y la
tristeza que le han causado [160] la retiene en su lecho?
Epodo
El fastidio penoso y melancólico excita, efectivamente, el humor irritado de las mujeres
en los dolores del parto ó en el deseo carnal. A veces sentí correr por mi vientre ese
vapor, y entonces he invocado á Artemisa que hiere con sus flechas, á la Diosa uránica
que ayuda á parir; y me ha sido propicia siempre, con asentimiento de los Dioses. [170]
Pero he aquí, delante de las puertas, á la vieja nodriza, que saca á Fedra de la mora¬da.
Sobre sus cejas pesa una nube triste. Mi corazón desea sa¬ber por qué y quién hiere así
el cuerpo marchito de la reina.
La nodriza
¡Oh miserias de los mortales, oh males lamentables! ¿Qué haré por ti? ¿Qué no haré?
He aquí la clara luz que pedías, he aquí el Eter. Tu lecho doliente está ahora [180] fuera
de la morada. Siempre, en efecto, hablabas de venir aquí. Pero en seguida volverás á lamorada, porque cambias de opinión con frecuen¬cia, y nada te satisface. No te gusta
nada de lo que tienes, y prefieres lo que no tienes. Más fácil es enfermar que asistir á los
que sufren. Porque lo primero es sencillo, y lo otro añade á la inquietud del espirita el
cansancio de las manos. Toda la vida de los hombres está llena de dolor, [190] y no hay
tregua para sus males, pues si hay algo más dulce que la vida, lo envuel¬ven y nos lo
ocultan las tinieblas. Amamos locamente esta luz que resplandece en la tierra, á causa
de nuestra inexperiencia de otra vida; y sin saber nada de lo que pasa debajo de la
tie¬rra, nos asustamos de vanas ficciones.
Fedra
¡Alzad mi cuerpo, erguid mi cabeza! Amigas, mis miembros van á disolverse. [200]
¡Servidoras, sostened mis hermosas manos! Me pesa en la cabeza esta banda,
¡Quitádmela! Dejad que caiga mi cabellera por los hombros.
La nodriza
Ten ánimo, hija, y no agites penosamente tu cuerpo. Más fácilmente soportarás tu mal
con reposo y con noble valor. Fatal es que los hombres estén agobiados de males.
Fedra
¡Ay, ay! ¡Ojalá sacase de vivo manantial un agua pura, y la bebiese, [210] y acostada
bajo chopos negros, reposase en una verde pradera!
La nodriza
¡Oh hija! ¿qué dices? No digas eso ante la muchedumbre; no profieras esas palabras
llenas de demencia.
Fedra
¡Llevadme á la montaña! Iré á la selva y á los pinares, donde los perros exterminadores
de animales salvajes corren y se abalanzan sobre los ciervos tachonados. ¡Por los
Dioses! ¡con mis clamores quisiera excitar á los perros, [220] y blandir jun¬to á mi
cabellera rubia la pica tesaliana, oprimiendo en mi manó el dardo agudo!
La nodriza
¡Oh hija! ¿á qué viene abrigar semejantes pensamientos? ¿Por qué te preocupas así de la
caza? ¿Por qué deseas claras fuentes? Junto á la morada pasa un manantial de agua
corrien¬te en donde puedes beber.
Fedra
¡Artemisa, señora de la marítima Limna y de los gimnasios hípicos! [230] ¡si estuviera
yo en tus llanuras, desbravando á los ca¬ballos vénetos!
La nodriza
¿Por qué lanzas de nuevo esa frase insensata? ¡Hace poco, tras de ascender á la
montaña, te transportaba el deseo de ca¬zar, y ahora quieres guiar á tus caballos por la
arena á lo lar¬go del mar! A los adivinadores compete decir qué Dios te ator¬menta y
quién turba tu espirita, ¡oh hija!
Fedra
¡Desdichada! ¿Qué he hecho? [240]¿Por dónde he caminado, pri¬vada de razón?
¡Deliro, he caido en la emboscada de un Demo¬nio! ¡Ay, ay, infeliz de mí! Nodriza,cubre otra vez mi cabeza. Me da vergüenza de las palabras que he dicho. ¡Cúbreme! Las
lágrimas brotan de mis ojos, que se recatan con vergüenza, Al recobrar la razón, me
siento abrumada de dolor. La demencia es un mal; pero más vale morir sin sentir
nuestro mal.
La nodriza
[250] Ya cubro tu cabeza. ¿Cuándo cubrirá también la muerte mi cuerpo? Una larga
vida me ha enseñado muchas cosas. Conviene, en efecto, á los mortales no contraer
entre si mas queamistades moderadas que no lleguen hasta la médula del alma, afectos
fáciles de romper y que se puedan tomar ó dejar. Pero el dolor de un alma que sufre por
dos es una carga pesa¬da; [260] y así sufro yo por ésta. Con razón se dice que las
pasiones de la vida dañan más que deleitan, y turban mucho la salud. Así, pues, apruebo
menos lo que es excesivo que esta frase: «¡De nada demasiado!», y los sabios pensarán
como yo.
El coro
Anciana, fiel nodriza de la reina Fedra, ya veo sus lamen¬tables males; pero no
sabemos qué escondida dolencia la con¬sume, [270] y quisiéramos interrogarte y
saberlo por ti.
La nodriza
No lo sé, aunque lo he preguntado. No quiere decírmelo.
El coro
¿No sabes, pues, el origen de sus males?
La nodriza
Lo mismo que tú. Ella calla todo lo referente á eso.
El coro
¡Qué enferma está, y cómo languidece su cuerpo!
La nodriza
¿Cómo no? Ya hace tres días que está sin comer.
El coro
¿A causa de su mal, ó es que quiere morir?
La nodriza
Quiere morir; no toma alimento para acabar con la vida.
El coro
¡Es extraño que eso agrade á su marido!
La nodriza
Ella oculta su mal; niega que esté enferma.
El coro
[280] Pero ¿no lo advierte él al mirarla al rostro?La nodriza
El no está aquí; está lejos de esta tierra.
El coro
¿Y por qué no recurres á procedimientos violentos para saber su mal y la causa de su
demencia?
La nodriza
Lo he intentado todo, y nada me ha servido. Sin embargo, no desistiré de mis cuidados,
y puedes quedarte y ser testigo de lo que soy para mi desventurada señora... Vamos, ¡oh
que¬rida hija! olvidemos ambas lo que ya hemos dicho. Cálmate, disipa la tristeza de tu
frente y de tu pensamiento; [290] y yo, abandonando los caminos por donde te he
seguido equivocada, te diré palabras mejores. Si padeces algún mal oculto, aquí hay
mujeres que también tratarán de calmar tu dolor. Si tu mal puede ser revelado á
hombres, habla, á fin de darlo á co¬nocer á los módicos. Y bien, ¿por qué te callas? No
debes ca¬llarte, hija, sino recriminarme si hablo mal, ú obedecer mis palabras si son
buenas. [300] Di algo, mira aquí. ¡Oh! ¡desgraciada de mí! Mujeres, nos tomamos un
trabajo inútil, y estamos del fin perseguido tan lejos como antes. Ya no la conmueven
mis palabras; no obedece á ellas ahora. Has de saber, no obstante, que, aunque seas más
tenaz que el mar, si mueres, serán en¬gañados tus hijos y no participarán de la riqueza
paterna. No, que la real amazona ecuestre ha parido un bastardo para que mande en tus
hijos, y tiene pensamientos libres. ¡Y le cono¬ces bien, porque es Hipólito!
Fedra
[310] ¡Ay de mí!
La nodriza
¿Te conmueve esto?
Fedra
¡Que me pierdes, nodriza! Por los Dioses te suplico que en lo sucesivo no me hables de
ese hombre.
La nodriza
¡Ya lo ves! piensas cuerdamente, y sin embargo, no quie¬res prestar ayuda á tus hijos y
conservar tu vida.
Fedra
¡Quiero á mis hijos! pero me atormenta otro destino.
La nodriza
¡Oh hija! tienes las manos puras de sangre.
Fedra
Mis manos están puras, pero está manchado mi espíritu.
La nodriza
¿Procede de algún enemigo esa mancha?
FedraEs un amigo quien causa mi perdición, á pesar suyo y á pesar mío.
La nodriza
[320] ¿Te ha faltado en algo Teseo?
Fedra
¡Así nunca le ofendiera yo!
La nodriza
¿En qué consiste, pues, eso tan terrible que te impele á morir?
Fedra
¡Déjame ser culpable, que no lo soy contigo!
La nodriza
No querrás, seguramente; pero no viviré más que por ti.
Fedra
¿Qué haces? ¿Quieres violentarme cogiéndome la mano?
La nodriza
Y también las rodillas, que no he de soltar.
Fedra
¡Desdichada de ti, oh infeliz, si supieras esos males!
La nodriza
¿Hay para mí mayor desdicha que la de perderte?
Fedra
Perecerás. Sin embargo, esto puede acabar dándome gloria.
La nodriza
[330] ¿Y me ocultas esas cosas gloriosas, á pesar de mis súplicas?
Fedra
Es que busco un final honroso para cosas vergonzosas.
La nodriza
Por eso, diciéndolas, serás más honrada.
Fedra
¡Vete, por los Dioses! Suéltame la mano.
La nodriza
No, por cierto, mientras no me concedas lo que te pido.
Fedra
Te lo concederé, porque respeto la santidad de tus manos suplicantes.La nodriza
Me callaré, pues. Tú eres quien ha de hablar.
Fedra
¡Oh madre desventurada, con qué amor amaste!
La nodriza
¡Amó á un toro, hija mía! ¿Por qué hablas de eso?
Fedra
¡Y tú, desventurada hermana, esposa de Dionisos!
La nodriza
[340] ¡Oh hija! ¿qué te ocurre? ¡Insultas á tus parientes!
Fedra
¡Y yo soy la tercera en morir, y cuán desdichada!
La nodriza
¡En verdad que estoy asustada! ¿Adónde van á parar tus palabras?
Fedra
Por eso soy desdichada, y no desde hace poco.
La nodriza
No me entero de nada de lo que deseo saber.
Fedra
¡Ay! ¿Por qué no podrás decir tú misma lo que tengo que decir?
La nodriza
No soy un adivinador para averiguar con claridad las cosasobscuras.
Fedra
¿Qué es lo que los hombres llaman amar?
La nodriza
Lo más dulce, ¡oh hija! y lo más amargo á la vez.
Fedra
Por lo que á mí respecta, sólo he experimentado lo último.
La nodriza
[350] ¿Qué dices? ¡Oh hija mía! ¿amas á algún hombre?
Fedra
Tal como es, al hijo de la amazona...
La nodriza
¿Hablas de Hipólito?Fedra
¡Tú sola le has nombrado!
La nodriza
¡Ay de mí! ¿Qué has dicho, hija? ¡Ah, estoy perdida! ¿Mujeres, esto es intolerable; ya
no puedo soportar la vida; el día me es odioso y odio la luz! ¡Desfallezco y abandono mi
cuerpo; cesaré de vivir, moriré! ¡Salve! No vivo ya. ¿A pesar suyo aman, pues, el mal
las más virtuosas? ¿Entonces Cipris no es una Diosa? [360] ¡Es más que una Diosa, si
hay algo más grande, la que ha perdido á Fedra, á su familia y á mí misma!
El coro
¿Has oído, has oído á la reina declarar su mal lamentable é insólito? ¡Muera yo, oh
querida, antes de llevar á cabo lo que has meditado en tu espíritu! ¡Ay de mí, ay, ay!
¡Oh des¬dichada víctima de estos males, oh miserias que alimentáis á los hombres!
Estás perdida, has sacado á la luz cosas horri¬bles. ¿A cuántos días como éste estás
condenada? [370] Alguna novedad va á ocurrir en este palacio. Ya no hay que dudar
sobre quién va á caer la calamidad enviada por Cipris, ¡oh infeliz hija de la Creta!
Fedra
Mujeres trecenias que habitáis en el vestíbulo de la tierra de Pelops: bastantes veces ya,
durante largas noches, refle¬xioné abstraída en lo que corrompe la vida de los hombres.
Y me parece que no es por la naturaleza de su espíritu por lo que hacen el mal. Muchos,
en efecto, piensan con cordura. Mas hay que considerar esto: [380] sabemos y
conocemos el bien; pero no lo practicamos, unos por pereza, otros porque prefieren lo
agradable á lo honesto. Numerosos son los placeres de la vida: los coloquios largos, el
ocio, ese mal que encanta, y la ver¬güenza. Esta es de dos clases: una que no es un mal,
y otra que es una calamidad en las moradas. Si se manifestase la razón de la una y de la
otra, no se las nombraría con el mis¬mo nombre. Como desde hace tiempo sé eso,
ningún deleite puede distraerme [390] hasta el punto de hacerme pensar de otramanera.
Pero te diré el camino que ha emprendido mi espí¬ritu. Después que el amor me hirió,
busqué un medio de poder soportarlo lo más honestamente posible. Entonces comencé á
callar y á ocultar mi mal, porque no hay que fiarse de la len¬gua, que sabe censurar con
acritud los pensamientos de los demás hombres, pero á sí misma se atrae males sin
cuento. Y tomé la resolución de soportar valientemente este amor insen¬sato y vencerlo
con la castidad. [400] Por fin, sin poder triunfar así de Cipris, me pareció que lo mejor
sería morir. Nadie se opon¬drá á esta determinación. ¡Ojalá no se mantengan ocultas
mis buenas acciones, y mi vergüenza no tenga muchos testigos! Sabía yo que este amor
y mi mal eran infames, y sabía tam¬bién que era mujer y que la mujer es odiosa para
todos.¡Perezca muy oprobiosamente la primera que mancilló su lecho con otros
hombres! [410] Las familias nobles extendieron este mal sobre las mujeres. Porque,
cuando las cosas vergonzosas agra¬dan á los biennacidos, han de parecer buenas á los
malos. También odio á las mujeres que son castas de palabra, y en secreto muestran una
audacia deshonesta. ¿Cómo ¡oh señora Cipris nacida ¿el mar! se atreven á mirar cara á
cara á sus maridos, y no les dan horror las tinieblas cómplices de su falta, y no temen oír
gritar al techo de su morada? Eso es lo que me mata, amigas, [420] para que jamás
pueda yo deshonrar á mi marido y á los hijos que he parido, y para que, florecientes y
hablando con libertad, habiten en la ciudad de los ilustres atenienses y se glorien de su
madre. Porque, por muy audaz que sea, se torna en esclavo el hombre que tiene
conciencia de los crímenes desu padre ó de su madre. Dicen que sólo un bien hay de un
valor igual al de la vida: un corazón justo y honesto. En el momento fatal el tiempodescubre á les hom¬bres perversos, como el espejo refleja el rostro de una joven. [430]
¡Ojalá no me cuente nunca entre ellos!
El coro
¡Ah! ¡qué hermosa es en todo la cordura, y qué excelente gloria obtiene entre los
mortales!
La nodriza
Señora, en verdad que tu desdicha me ha producido un te¬mor terrible; pero ahora
comprendo que era yo una insensata. Entre los hombres, los pensamientos posteriores
son más pru¬dentes que los primeros. Lo que te pasa nada tiene, en efecto, de extraño ni
de irrazonable. Se ha cernido sobre ti la cólera de una Diosa. ¡Amas! ¿Qué hay de
sorprendente en eso? Te ocurre lo que á innumerables mortales. [440] ¿Y vas á hacer
perecer á tu alma por culpa de ese amor? En verdad que nadie amaría en lo sucesivo, si
fuera necesario morir por haber amado. Por¬que Cipris es invencible cuando se
precipita con violencia. Trata dulcemente á quien se somete; pero cuando encuentra un
corazón arrogante y fiero, ¿cómo orees que se apodera de él y le vence? Cipris vuela por
el Eter y se sumerge en las olas del mar. Todas las cosas nacen de ella. Ella hace
germinar y da el amor, [450] que á todos nos ha engendrado en la tierra. Cuan¬tos
conocen los escritos de los antiguos y se entregan asidua¬mente al estudio de las musas,
saben de qué manera Zeus de¬seó en otro tiempo á Semele; saben cómo la espléndida
Eos se llevó á Céfalo entre los Dioses, á causa del amor que por él sentía. Sin embargo,
esos Dioses habitan siempre en el Urano, y no huyen de los demás Dioses, y supongo
que sufrirán el destino que los obliga. [460]¿Y no sufrirás tú éste? Si no te sometes á
esas leyes, será porque tu padre te engendrara en ciertas condiciones y bajo el poder de
otros Dioses. ¿Cuántos hombressanos de espíritu crees tú que hay, que, al ver
mancillado su lecho nupcial, fingen no ver nada? ¿Y cuántos padres que ayu¬dan á los
amores culpables de sus hijos? Entre las precaucio¬nes hábiles de los hombres, es
prudente la de ocultar las cosas deshonestas. No conviene que los mortales lleven una
vida de¬masiado severa, como no es oportuno decorar demasiado el techo de la morada.
¿De qué modo piensas salvarte de la cala¬midad en que has caído? [470] Pues si, siendo
mortal, disfrutas de más bienes que males, puedes estar contenta. ¡Oh querida hija!
desecha tus malos pensamientos, cesa de ultrajar; porque pre¬tender elevarse por
encima de los Demonios, no es nada me¬nos que ultrajarlos. Soporta valientemente tu
amor. Lo ha querido un Dios, y lleva á buen fin el mal que te consume. Hay hechizos y
palabras calmantes. Se encontrará remedio á tu mal. [480] En verdad que los hombres
tardarían en inventar algo, si las mujeres no halláramos secretos.
El coro
Fedra, lo que te dice es lo más práctico en tu desgracia actual; sin embargo, yo apruebo
tu conducta, aunque sin duda mi alabanza sea para ti más odiosa y más cruel de oír que
sus palabras.
Fedra
Las palabras demasiado hermosas son las que destruyen las ciudades bien constituidas y
las familias. No hay que decir lo que es grato á los oídos, sino sólo aquello que
conduzca á la gloria.
La nodriza
[490] ¿Por qué hablar con tanta magnificencia? No necesitas buenas palabras de esehombre. Has de explicarme en seguida lo que sientes, á fin de que diga yo directamente
lo que te concierne. Si no estuviera tu vida en tan gran peligro, si fue¬ras una mujer
sana de espíritu, jamás te pondría yo en ese trance por satisfacer tu deseo voluptuoso.
Pero hoy lo más importante es salvarte la vida; y eso lo justifica todo.
Fedra
¡Qué palabras tan horribles! ¿No cerrarás la boca? ¿No ce¬sarás de pronunciar tan
vergonzosas palabras?
La nodriza
[500] Vergonzosas son, en verdad; pero mejores para ti que si diesen honestas. Y lo que
te salve valdrá más que la fama con que te envaneces de morir.
Fedra
¡Por los Dioses te suplico que no sigas, pues tus palabras son dulces, pero vergonzosas!
En efecto, he sometido honesta¬mente mi alma á este amor; pero si quieres embellecer
lo ver¬gonzoso, caeré en el mal de que huyo, y pereceré en él.
La nodriza
Si así lo crees, no debiste escucharme; pero, ya que lo has hecho, concédeme esta
segunda gracia. Ahora recuerdo que en la morada tengo filtros que aplacan el deseo.
[510] Sin que en ello haya nada vergonzoso para ti, y sin que pierdas la razón, te
librarán de ese mal, si no eres cobarde. Pero se necesita algún rastro del que amas,
cualquier trozo de sus vestirlos, para ha¬cer un solo deseo de dos amores.
Fedra
¿Se administra ese filtro untándolo ó bebiéndolo?
La nodriza
No lo sé. Permite que te ayude, hija mía, sin responderte.
Fedra
Temo que seas demasiado hábil conmigo.
La nodriza
Lo temes todo. ¿De qué te asustas?
Fedra
[520] De que reveles algo al hijo de Teseo.
La nodriza
Déjame hacer, ¡oh hija! que yo lo arreglaré todo. Pero ayúdame tú, ¡oh mi señora Cipris
nacida del mar! Para los demás designios que medito, me bastará advertir á los amigos
que están en la morada.
El coro
Estrofa I
¡Eros, Eros, que derramas el deseo con los ojos, haciendo penetrar la suave
voluptuosidad en las almas de los que sitias, no seas enemigo mío nunca, y no vengas
furioso contra mí![530] Porque ni el fuego ni el dardo de los astros superiores son comoel de Afrodita que lanzas con tus manos, Eros, ¡oh hijo de Zeus!
Antistrofa I
En vano, en vano en Pisa y en los templos píticos de Febo toda la tierra de la Hélada
multiplicada la degollación de bueyes, si no reverenciáramos á Eros, tirano de los
hombres, hijo de Afrodita, [540] que tiene las llaves de los carísimos lechos nupciales y
que prodiga calamidades á los mortales cuando cae sobre ellos.
Estrofa II
Cipris se llevó de las moradas en una nave á la joven ecalia, virgen é ignorante de lo que
eran bodas; y como una ba¬cante del Hades, se la dió al hijo de Alcmena, [550] en
medio del exterminio, del incendio y de la sangre. ¡Oh! ¡qué desdichada fué por culpa
de esas bodas!
Antistrofa I
¡Oh murallas sagradas de Tebas! ¡oh fuente de Dirca! ¡vos¬otras podéis también
atestiguar cuán cruel es la llegada de Cipris! ¡Porque con el fuego del rayo consumió
[560] á la madre de Baco, engendrado por Zeus, á quien se había unido ella
fatal¬mente; pues Cipris lo abrasa todo con su aliento furioso, y echa á volar como una
abeja!
Fedra
¡Callad, oh mujeres! ¡Estoy perdida!
El coro
¿Qué ha sucedido de terrible en tus moradas, Fedra?
Fedra
Deteneos, para que sepa yo por qué gritan ahí dentro.
El coro
Ya me callo; pero esto es de mal agüero.
Fedra
[570] ¡Ay de mí, ay, ay! ¡Oh! ¡qué desdichada soy!
El coro
¿Qué grito es ése? ¿Qué palabras dices? Explícanos cuál es el rumor súbito que espanta
á tu alma, ¡oh mujer!
Fedra
¡Estoy perdida! Escuchad, de pie junto á las puertas, el ruido que se eleva en la morada.
El coro
Junto á la puerta estás, y hasta ti llega el ruido de la mo¬rada. [580] Dime, dime qué
desgracia ha ocurrido.
Fedra
El hijo de la ecuestre amazona, Hipólito, grita y lanza im¬precaciones terribles contra
mi nodriza.El coro
Ya lo oigo; pero no lo entiendo claramente. Hasta ti llega la voz á través de las puertas.
Fedra
En alta voz la llama forjadora de desgracias, [590] alcahueta traidora al lecho de su
amo.
El coro
¡Ay! ¡Cuántos males! ¡Estás vendida, querida! ¿Qué consejo te daría yo? ¡Descubierto
el secreto, estás perdida!
Fedra
¡Ay, ay!
El coro
¡Traicionada por tus amigos!
Fedra
Me ha perdido, revelando mi mal por amistad y por cu¬rarme, pero no honrosamente.
El coro
¿Cómo? ¿Qué vas á hacer, si sufres males incurables?
Fedra
¡Sólo sé una cosa, que tengo que morir! [600] Es el único reme¬dio á mis males.
Hipólito
¡Oh madre Tierra! ¡Oh luces de Helios! ¿Qué abominables palabras he oído?
La nodriza
Cállate, ¡oh hijo! antes de que te oiga alguien.
Hipólito
No, no puedo callar las cosas horribles que he oído.
La nodriza
¡Te lo suplico por tu hermosa mano derecha!
Hipólito
¡No toques mi mano, no toques mi peplo!
La nodriza
¡Oh! ¡por tus rodillas, no me pierdas!
Hipólito
¿Cómo voy á perderte, si, según aseguras, no has dicho nada malo?
La nodriza
Lo que he dicho, ¡oh hijo! no debía revelarse.Hipólito
[610] Sin embargo, las cosas honestas son honrosas de decir.
La nodriza
¡Oh hijo, no violes tu juramento!
Hipólito
Ha jurado la boca, pero no mi corazón.
La nodriza
¡Oh hijo! ¿qué vas á hacer? Vas á perder á tus amigos.
Hipólito
¡Reniego de ellos! Ningún culpable es amigo mío.
La nodriza
¡Perdóname! En la naturaleza humana está el equivocarse, ¡oh hijo!
Hipólito
¡Oh Zeus! ¿por qué hiciste nacer á la luz á las mujeres? Si querías crear la raza humana,
no había para qué hacerla nacer de las mujeres. [620] Colgando en tus templos oro,
hierro y bronce, los hombres hubieran comprado hijos al precio que estimase cada cual,
y hubieran habitado en sus moradas sin hijos y sin mujeres. Ahora, en cuanto queremos
traer esa calamidad á nuestras moradas, agotamos todos nuestros bienes. De lo cual se
deduce que una mujer es una gran calamidad, hasta el punto de que el padre que la ha
engendrado y educado la echa fuera, con una dote, para librarse de ella. [630] Quien,
por el contrario, recibe en su morada semejante ruina, se regocija, cubre de adornos á la
funestísima ídola, la engalana con peplos el des¬dichado y gasta toda la hacienda de su
familia. Si se ha aliado con personas ilustres, es inevitable para él simular que se alegra
de un matrimonio amargo, ó si ha encontrado una buena unión y padres indigentes, hay
que ocultar su miseria con una apariencia de bienestar. Lo mejor es tener en la mo¬rada
una mujer inútil por su simplicidad. [640] Odio á la mujer sabia. ¡Que, al menos, no
tenga en mi morada una que sepa más de lo debido! Cipris fecunda á las sabias en
depravación; pero una mujer simple, en vista de su poca inteligencia, está exenta de
impudicia. Convendría que no hubiese ninguna ser¬vidora junto á las mujeres, y que
fuesen servidas por animales mudos, con el fin de que á nadie pudiesen hablar ni nadie
les contestara. Pero ahora, en las moradas, las mujeres malas me¬ditan proyectos malos
[650] que las servidoras sacan afuera. Así es como has venido á mí, ¡oh cabeza
malvada! para urdir el opro¬bio del lecho sagrado de mi padre, de cuyo oprobio me
purifi¬caré en aguas corrientes, vertiéndomelas por los oídos. ¿Cómo iba á ser impuro
yo, que creo haber cesado de ser puro por haber oído tus palabras? Entérate bien, mujer:
lo que te salva es mi piedad. Porque, si no me hubieses sorprendido y ligado con un
juramento hecho á los Dioses, nunca hubiera podido contenerme para no decírselo todo
á mi padre. Pero ahora me alejaré mientras Teseo esté ausente de sus moradas y de esta
tierra, [660] y mi boca guardará silencio. Cuando vuelva mi padre,veré cómo le recibís
tu señora y tú, y observaré tu audacia, de la que ya tengo prueba. ¡Ojalá perezcáis!
Jamás me hartaré de odiar á las mujeres, aun cuando me censuraran por decir siem¬pre
lo mismo. Porque siempre son crueles y malas. ¡Enséñeles alguien la castidad, ó séame
dado revelarme siempre contra ellas!El coro
¡Desgraciadas de nosotras! ¡Qué miserables son los desti¬nos de las mujeres! [670]
¿Con qué astucias, con qué palabras desataríamos el nudo de esta intriga?
Fedra
Me merezco el castigo que recibo. ¡Oh tierra! ¡Oh luz! ¿Adónde huiré de esta
calamidad? ¿Qué Dios vendrá en mi ayuda? ¿Qué hombre me socorrerá ó participará de
mi impie¬dad? La desdicha de mi vida se ha hecho irremediable; ¡soy la más
desgraciada de las mujeres!
El coro
[670] ¡Ay, ay! Ya es un hecho. Las astucias de tu servidora no dieron resultado, ¡oh
señora! y todo va mal.
Fedra
¡Oh la peor de las mujeres, oh ruina de quienes te quieren! ¿Qué has hecho? ¡Hiérate y
extermínete con su rayo Zeus, que es mi padre! ¿No te dije, previendo esto, que callaras
lo que ahora me produce un dolor amargo? ¡No has podido callarte, y moriré
deshonrada para siempre! Pero tengo que poner en juego otras astucias. Porque ese,
como tiene el corazón lleno de cólera, [690] me acusará ante su padre por culpa tuya;
contará estas desventuras al anciano Piteo, y llenará toda esta tierra de pa¬labras
vergonzosísimas para mí. ¡Ojalá perezcas con quien se dedique á excitar á sus amigos
para hacer el mal á pesar suyo!
La nodriza
Señora, tienes derecho á reprocharme mis faltas. Porque la puna que te roe turba tu
juicio; pero, si quieres escuchar, puedo responderte. Te he criado y estoy dedicada á ti.
Buscando remedios á tu mal, encontré lo que no buscaba. [700] Si hubiera te¬nido
éxito, pasaría por muy prudente. Se juzga de nuestra sabiduría, en efecto, después de los
acontecimientos.
Fedra
¿Es justo y te basta declarar tu culpa después de dego¬llarme?
La nodriza
Discutimos con exceso. No he sido prudente; pero, después de todo, aún puedes
salvarte, hija mía.
Fedra
¡Basta de palabras! Ya me has aconsejado é impulsado al crimen. Huye de aquí, y
piensa en ti. Yo me ocuparé sólo de lo que me afecta. [710] En cuanto á vosotras, ¡oh
jóvenes trecenias bien nacidas! acceded á mis súplicas de que guardéis silencio acerca
de lo que habéis oído.
El coro
Por la casta Artemisa, hija de Zeus, juro no revelar jamás tus males.
Fedra
Bien hablado. Por lo que á mí respecta, he encontrado el único remedio para mi
desdicha, á fin de asegurar una vida honrosa á mis hijos y salvarme yo misma, despuésdel golpe que me hiere. Porque nunca deshonraré á la raza cretense, [720] ni por salvar
mi alma, apareceré ante Teseo mancillada de ver¬gonzosos crímenes.
El coro
¿Quieres llevar á cabo una desdicha irreparable?
Fedra
He resuelto morir. ¿Cómo? ya lo pensaré.
El coro
Habla mejor.
Fedra
Y tú dame buenos consejos. Regocijaré á Cipris, que me pierde, renunciando hoy á la
vida, vencida por un amor cruel. Pero, al morir, haré la desdicha de otro, con el fin de
que sepa que no tenía [730] que enorgullecerse de mis males. Participando de mi mal,
aprenderá á ser más modesto,
El coro
Estrofa I
¡Pluguiera á los Dioses que estuviese yo bajo altas caver¬nas, y que un Dios hiciese de
mí un pájaro alado entre la ban¬dada voladora de las aves! Sería transportada muy por
encima de las olas del Adriena y del agua del Eridano, donde las tres desventuradas
[740] jóvenes, compadeciendo á Faetón, vierten lá¬grimas chispeantes de ámbar
diáfano en el agua purpúrea de su padre.
Antistrofa I
Y también iría á la costa de las Hespérides armónicas, que abunda en frutos, donde el
dueño del mar purpúreo impide el paso á los marinos, y detiene el limite venerable del
Urano que sostiene Atlas; allí donde manantiales ambrosianos corren á la morada de
Zeus, [750] y donde la tierra divina derrama delicias para los Dioses.
Estrofa II
¡Oh nave cretense de alas blancas que llevaste á mi señora por las olas ruidosas y
saladas del mar desde sus moradas feli¬ces hacia la voluptuosidad de bodas
desgraciadas! Porque, de una á otra comarca, ó de la tierra de Creta, voló á la ilustre
Atenas un mal augurio, [760] pero ataron los torcidos cables á la ribera de Munico, y
bajaron á tierra firme.
Antistrofa II
¡Por eso Afrodita la ha herido en el corazón con el horrible mal de un amor culpable, y
abrumada por tan dura calamidad, mi señora colgará del techo nupcial [770] una lazada
que sujetará á su cuello blanco, adorando así á un Demonio fatal, y pre¬tiriendo dejar
buena fama y ahuyentar de su corazón un amor cruel!
Un mensajero
¡Ay, ay! ¡Acudid cuantos estéis cerca de aquí! ¡Mi señora, la mujer de Teseo, acaba de
ahorcarse!
El coro¡Ay, ay! ¡Es un hecho! ¡Ya no existe la mujer real, porque se ha ahorcado!
El mensajero
[780] ¿No os daréis prisa? ¿No traerá ninguno una espada para cortar el nudo que
oprime su cuello?
Primer semicoro
¿Qué haremos, amigas? ¿Debemos volver á las moradas, para librar á nuestra señora del
lazo que la estrangula?
Segundo semicoro
¿Por qué? ¿No hay allí servidores jóvenes? No es prudente mezclarse en tantas cosas de
la vida.
El mensajero
¡Erguid y extended ese desventurado cadáver, lamentable guardián de las moradas en
ausencia de mi señor!
El coro
Por lo que oigo, ha muerto la infeliz.Ya extienden el ca¬dáver.
Teseo
[790] Mujeres, ¿sabéis qué significan esos gritos que resuenan en las moradas? Hasta
mí ha llegado la violenta gritería de los esclavos. A mi regreso del oráculo, no me acoge
mi familia dignamente y alegremente, con las puertas abiertas. ¿Le ha sucedido algo á la
vejez de Piteo? En verdad que es de edad avanzada; pero no dejará mis moradas sin
gran pena por parte mía.
El coro
¡No te ha herido el destino en ancianos, Teseo! Son muer¬tos más jóvenes los que van á
agobiarte de dolor.
Teseo
¡Ay de mí! ¿Han quitado la vida á mis hijos?
El coro
[800] Vivos están; pero su madre ha muerto, lamentabilísimamente.
Teseo
¿Qué dices? ¿Ha muerto mi mujer? ¿Cómo es eso?
El coro
Se ha colgado de un lazo, que la ha estrangulado.
Teseo
¿Abrumada de dolor ó por cualquier otra desgracia?
El coro
No sé más. Ahora mismo llegaba yo á las moradas para gemir por tus males.Teseo
¡Ay, ay! ¿Por qué traía coronada de hojas la cabeza, si ha¬bla de sufrir semejantes
males á la vuelta del oráculo? ¡Abrid los batientes de las puertas, servidores; quitad las
barras, á fin de que yo vea el cruel espectáculo [810] de mi mujer, que con su muerte me
hace morir!
El coro
¡Ay, ay! ¡Oh desventurada por culpa de tantos males! ¡Con lo que has sufrido y con lo
que has hecho has arruinado esta morada! ¡Ay, ay! ¡Qué audacia! ¡Has cometido el acto
impío de osar matarte con tus propias manos! ¿Quién ha destruido tu vida, pues, ¡oh
desdichada!?
Teseo
¡Ay de mí, que estos son los males más crueles que he su¬frido! ¡Oh destino, qué
abrumador eres para mí y para mis moradas! Esto es una mancilla [820] infligida por
cualquier Alastor, ó más bien un mortal derrumbamiento de mi vida. ¡Desdi¬chado de
mí, que contemplo tan vasto mar de males, que nunca podré nadar sobre él ni remontar
las olas de tal cala¬midad! ¿Qué nombre podré dar con justicia á tu destino, ¡oh mujer!?
Porque de un salto rápido has partido para el Hades, como un pájaro que se escapa de
las manos. [830] ¡Ay, ay, ay, qué lamentables son estos males! Hace tiempo que me
persigue esta venganza de los Demonios, por culpas de uno de mis abuelos.
El coro
No eres tú solo ¡oh rey! quien sufre tales desgracias; has perdido una esposa ilustre, lo
mismo que muchos otros.
Teseo
¡Quiero ir bajo la tierra, á las tinieblas subterráneas! ¡Quiero morir en la obscuridad, ya
que me hallo privado de tu carí¬sima vida, porque, más que á ti misma, es á mí á quien
has perdido! [840] ¿Por quién me enteraría yo de qué procede la revolu¬ción mortal que
ha entrado en tu corazón, ¡oh mujer!? ¿Me dirá alguien lo que ha pasado, ó es que mi
morada real encierra inútilmente una muchedumbre de servidores? ¡Ay de mí,
des¬dichado por tu causa! ¡Qué duelo veo en mis moradas, que no puedo expresar ni
soportar! ¡Estoy perdido! ¡mi casa está vacía, mis hijos están huérfanos!
El coro
Nos has abandonado, nos has abandonado, ¡oh querida, oh la mejor de las mujeres [850]
que han visto la luz de Helios y la de Selana, que ilumina la noche chispeante!
¡Desgraciado! ¡qué calamidad turba tu morada! ¡Mis párpados rebosan lágrimas
derramadas por tu destino; pero estoy espantada de la desdi¬cha que se avecina!
Teseo
¡Ah! ¿qué significan esas tabletas suspendidas de su que¬rida mano? ¿Me anuncian una
nueva calamidad? ¿Me habrá escrito la infeliz sus últimas voluntades ó sus
disposiciones con respecto á nuestro lecho nupcial y á nuestros hijos? [860]
Tran¬quilízate, desdichada, que ninguna otra mujer entrará ya en la morada ni en el
lecho de Teseo. El signo grabado en el anillo de oro de la que ya no vive encanta mis
ojos. ¡Vamos, desátense los lazos del sello, á fin de que yo vea lo que quieren decirme
esos caracteres!El coro
¡Ay, ay! ¡Un Dios contrario nos envía una nueva serie de desdichas! ¡Ya no puedo vivir,
después de lo que ha pasado! [870] ¡Ay, la familia de nuestros amos está perdida! ¡Ay,
ya no existe! ¡Oh Demonio! si es posible, no destruyas esta morada, y oye mis ruegos,
pues al igual de un adivinador, preveo un mal augurio en esto.
Teseo
¡Ay de mí! ¡Una desdicha que no puedo soportar ni decir se añade á la primera! ¡Oh
desventurado de mí!
El coro
¿Qué ocurre? Dilo, si conviene que yo lo sepa.
Teseo
¡Estas tabletas abominables gritan, gritan! ¿Adónde huiré de este cúmulo de males?
¡Perezco, desgraciado de mí, [880] frente á la querella que se exhala de este escrito!
El coro
¡Ay! ¡las palabras que pronuncias son presagio de calami¬dades!
Teseo
En verdad que no puedo retener por más tiempo tras las puertas de mi boca esta
desventura horrible. ¡Oh ciudad, ciu¬dad! ¡Hipólito ha osado atentar por la violencia á
mi lecho nupcial, con desprecio del ojo venerable de Zeus! Pero ¡oh padre Poseidón,
que me has prometido cumplir tres votos míos! cumple uno de ellos contra mi hijo, y
que no escapa á este día, [890] si me hiciste promesas ciertas.
El coro
¡Oh rey! ¡por los Dioses, retira esa imprecación! No tarda¬rás en comprender que te has
equivocado. Obedéceme.
Teseo
No es posible. Además, le expulsaré de esta tierra. Le he¬rirá uno de estos dos malos
destinos: ó Poseidón le enviará muerto á las moradas del Hades, cumpliendo así mis
impreca¬ciones, ó expulsado de aquí y vagando por tierra extranjera, arrastrará él su
vida miserablemente.
El coro
A propósito, he aquí á tu propio hijo Hipólito. [900] Contén tu cólera, ¡oh rey Teseo! y
abriga designios mejores para tu fa¬milia.
Hipólito
Al oír tus gritos, padre, he venido en seguida. Sin embargo, tío sé por qué gimes, y
desearía saberlo por ti. ¡Ah! ¿Qué es esto? ¡Padre, veo muerta á tu mujer! Me sorprende
mucho. Cuando la dejé, hace poco tiempo, todavía veía ella la luz. ¿Qué le ha ocurrido?
¿Cómo ha perecido? [910] ¡Padre! quiero saberlo por ti. ¿Te callas? Pues en el dolor no
conviene guardar silen¬cio, porque el corazón, que desea saberlo todo, está ávido,
incluso en medio de los males. En verdad que no es justo, padre que ocultes tus
desventuras á tus amigos y á quien es algo más que eso.Teseo
¡Oh hombres, que erráis en tantas cosas! ¿por qué enseñar tantas artes, por qué
inventarlo y descubrirlo todo, mientras exista una que no conocéis ni poseéis todavía,
[920] y que es ense¬ñar bondad á quien le falta?
Hipólito
Sería un sofista hábil quien tuviera poder para inculcar la bondad á los que no son
buenos. Pero ahora, padre, no es ocasión de discutir sutilmente; y temo que tu lengua, á
causa de tus males, no guarde moderación.
Teseo
¡Ay! Hacía falta á los hombres un método seguro para conocer á sus amigos y distinguir
el verdadero del falso. Y sería necesario que todos los hombres tuviesen dos voces, una
veraz, y la otra tal como es, [930] con el fin de que la embustera fuese re¬futada por la
sincera; y entonces no se nos engañaría.
Hipólito
¿Acaso me ha calumniado á tu oído algún amigo tuyo, y se me acusa de algún crimen,
aunque no sea culpable? En verdad, que estoy estupefacto, porque me turban tus
palabras, despro¬vistas de toda razón.
Teseo
¡Ay! ¿Hasta dónde no irá el espíritu humano? ¿Cuál será el término de su audacia y de
su temeridad? Si su audacia, en efecto, crece con las generaciones, si el recién llegado
es peor que el que le ha precedido, [940] será preciso que los Dioses añadan á ésta otra
tierra para los malos y los perversos. ¡Mirad á éste, que ha nacido de mí, que ha
mancillado mi lecho y que, por manifestación de esta muerta, está convicto de ser el
más grande de los malvados! ¡Alza la faz ante tu padre, con toda tu mancilla! ¿Y eres tú
quien vive con los Dioses, como el mejor de los hombres? ¿Eres tú el casto y puro de
todo mal? En lo sucesivo no creeré en tu jactancia, [950] que me obligaría á pensar que
los Dioses ignoran y se engañan. Envanécete, pues; usa del fraude, alimentándote de
cosas sin vida; toma por maestro á Orfeo, delira y esparce humaredas de ciencia; ¡estás
cogido en el crimen! A todos aconsejo que huyan de los que se te parezcan. Sus
palabras son magníficas y sus pensa¬mientos vergonzosos. Ella ha muerto; pero ¿crees
que esta muerte te salva? Esta misma muerte te acusa, ¡oh el peor de los hombres! [960]
¿Qué juramento, qué palabras podrán desmentir á estas tabletas y disculparte? ¿Dirás
que ella te odiaba y que un bastardo es siempre odioso á los hijos legítimos? Sería
pre¬ciso que estimase ella en muy poco la vida para sacrificar á su odio por ti lo más
dulce que hay. ¿Quizá dirás que la impu¬dicia es natural en las mujeres y no en los
hombres? Pues yo conozco á hombres jóvenes que en nada son más invulnera¬bles que
las mujeres cuando turba Cipris su joven corazón, [970] aunque de algo les sirve la
naturaleza viril que poseen. Pero ¿á qué refutar tus palabras, cuando aquí está este
cadáver, que es el más abrumador de los testigos? Márchate, pues, des¬terrado de esta
tierra en seguida, y no vuelvas á Atenas la divinamente fundada, y no te quedes en los
confines de la tie¬rra que manda mi lanza. ¡Porque, si yo sufriera esta injuria, Sinis el
ístmico negarla que fué muerto por mí, y me acusaría de haberme vanagloriado, y las
rocas Scirónidas del mar [980] ya no dirían que soy terrible para los perversos!
El coro
No puedo decir que sea dichoso mortal alguno, cuando tales calamidades ocurren.Hipólito
Padre, terribles son tu cólera y la conmoción de tu alma. Sin embargo, no es honroso, si
bien se lo examina, el asunto que da origen á hermosas palabras. Yo soy inhábil para
hablar ante la multitud. Ante mis iguales en edad y ante un reducido número de oyentes,
sería más inhábil. Y tiene ello su razón de ser, pues los que mejor hablan á la multitud
no son conside¬rados de ninguna manera como sabios. [990] Sin embargo, es pre¬ciso
que hable, ya que me asalta la desdicha. Y empiezo por el primer ataque que parece iba
á abrumarme, y al cual yo no iba á tener nada que responder. ¿Yes esta luz del día y ves
la tierra? Digas lo que quieras, no hay en ella ningún hombre más casto que yo. Porque,
ante todo, sé honrar á los Dioses, y tengo amigos que quieren ser justos y se
avergonzarían de que se les pidiese obraran mal ó ayudaran en sus malos propósitos á
quienes los abrigan. [1000] Yo no me río de mis amigos, padre; el mismo soy para los
presentes y para los ausentes; y de lo que más inocente estoy es de eso de que me crees
convicto. Porque hasta el día mi cuerpo está puro de todo contacto impúdico. No sé da
semejante cosa mas que lo que he oído decir ó lo que he visto en pinturas, y no deseo
ver esas cosas, porque tengo el alma virgen. Quizá no te convenza mi castidad, aunque
debas demostrar cómo me han corrompido. ¿Era el cuerpo de ésta superior en belleza al
de todas las mujeres? [1010]¿Esperé llegar á ser jefe de tu morada sucediéndote en tu
lecho? Sería un in¬sensato y estaría absolutamente desprovisto de razón. ¿Acaso el
mando es grato para los hombres castos? No, por cierto, á menos que la monarquía
corrompa el corazón de aquellos á quienes agrada. En verdad que quisiera ser el primero
y ven¬cer en los combates helénicos; pero siendo el segundo en la ciudad, y viviendo
feliz siempre con excelentes amigos. Así también me es dado gobernar la cosa pública,
[1020] y la ausencia de peligro produce mayor alegría que la tiranía. He admitido una
sola de las pruebas que me son favorables; pero ya has oído las demás. Si tuviese un
testigo como yo, si esta mujer viera la luz, yo me defenderla, y después de compulsarlo
todo, reconocerías á los verdaderos culpables. Ahora, ¡por Zeus, vengador del per¬jurio,
y por la tierra donde ando! te juro que jamás he tocado á tu mujer, que jamás he tenido
deseo ni pensamiento de ello. ¡En verdad, perezca yo sin nombre, infamado, desterrado
de la patria, sin hogar, fugitivo y vagabundo por la tierra, y ni la tierra ni el mar reciban
[1030] mis carnes muertas, si soy un mal¬vado! En cuanto á ésta, no sé si el temor la ha
impulsado á matarse. No me es dable decir más. Ella ha conservado la apariencia de
castidad, aunque no haya sabido permanecer casta. Yo, que tengo castidad, la he
practicado con más desdicha.
El coro
Bastante has refutado esagrave acusación, jurando por los Dioses.
Teseo
¿Es un Epodo ó un mago quien se envanece de ablandar mi alma con su dulzura, [1040]
después de haber cubierto de oprobio á su padre?
Hipólito
¡Me asombras, padre! ¡Porque, si tú fueras mi hijo y yo fuera tu padre, en verdad que te
habría matado, y no te ha¬bría castigado con el destierro, si hubieses osado atentar
contra mi mujer!
Teseo
¡Qué bien has hablado! Pero no morirás tan fácilmente, en virtud de esa ley que teaplicas. Porque una pronta muerte es más agradable para el hombre infeliz. En cambio,
errante, desterrado lejos de la patria, arrastrarás una vida miserable por tierra extranjera.
[1050] Eso es lo que se merece el hombre impío.
Hipólito
¡Ay de mí! ¿Qué vas á hacer? ¿No esperarás á que el tiempo te dé una prueba en contra
mía? ¿Me echarás de esta tierra?
Teseo
¡Allende el mar y los limites atlánticos, si me fuera posible, en vista del odio con que
persigo tu cabeza!
Hipólito
¿No te detendrás en juramentos, pruebas ni adivinaciones? ¿Me arrojarás de esta tierra
sin juzgarme?
Teseo
No necesito echar suertes, porque esta tableta te acusa con un testimonio cierto, y me
importan poco las aves que vuelan por encima de nuestra cabeza.
Hipólito
[1060] ¡Oh Dioses! ¿Por qué cierro la boca todavía, si me pierdo por honraros? ¡No! en
verdad que no persuadiría á los que tengo que persuadir, y violaría inútilmente el
juramento que he pres¬tado.
Teseo
¡Ah! ¡cómo me mata tu falsa virtud! ¿No te irás de la tie¬rra de la patria cuanto antes?
Hipólito
¿Adónde iré, desdichado de mí? ¿En qué morada hospitala¬ria entraré, desterrado por
un crimen?
Teseo
Recibirás hospitalidad de quienes se alegran de acoger á los corruptores de mujeres y
participar de los crímenes do¬mésticos.
Hipólito
[1070] ¡Ay, ay! el dolor me penetra hasta el hígado, y lloro porque te parezco culpable.
Teseo
Haber gemido y previsto cuando proyectabas atentar con¬tra la mujer de tu padre.
Hipólito
¡Oh moradas, pluguiera á los Dioses que pudieseis elevar la voz y atestiguar si soy un
hombre culpable!
Teseo
Invocas á testigos mudos; pero éste, aunque sin voz, prueba que eres culpable.
Hipólito¡Ay! ¡Pluguiera á los Dioses que me fuese dado contem¬plarme frente á frente, á fin de
llorar por los males innúme¬ros que sufro!
Teseo
[1080] El caso es que te preocupa mucho más honrarte á ti mismo que demostrar á tus
padres la piedad que les debías.
Hipólito
¡Oh madre desdichadísima! ¡Oh nacimiento amargo! ¡Ojalá no sea bastardo nunca
ninguno de mis amigos!
Teseo
¿No le arrancaréis de aquí, servidores? ¿No me habéis oído ordenar desde hace rato que
se le destierro?
Hipólito
¡Gemirá aquel de ellos que me toque! Echame de aquí tú mismo, si tal es tu voluntad.
Teseo
Lo haré, si no obedeces mis palabras, porque no me com¬padezco de tu destierro lo más
mínimo.
Hipólito
[1090] Parece que es cosa decidida. ¡Oh desdichado de mí, que sé no puedo decir lo que
sé! ¡Oh hija de Latona, la más querida de las Diosas, con quien habito, compañera de
mis cacerías! ¡huiré, pues, dela ilustre Atenas! Os saludo, ¡oh ciudad y tierra de Erecteo!
¡Oh suelo de Trecenia, que tan dulces alegrías otorgas á la juventud, salve! ¡Por última
vez os miro y os hablo! Venid, ¡oh jóvenes de esta tierra, los que sois de mi edad!
saludadme, sacadme de este país. [1100] Jamás encontraréis otro hombre más casto que
yo, aunque á mi padre no se lo pa¬rezco.
El coro
Estrofa I
En verdad que, cuando la previsión de los Dioses se im¬pone á mi pensamiento, me
quita inquietudes; pero apenas creo haberla comprendido, renuncio á ello al ver las
miserias y las acciones de los mortales. Van, en efecto, de vicisitudes en vicisitudes, y la
existencia de los hombres [1110] siempre está sometida á innumerables mudanzas.
Antistrofa I
¡Plegue á la divina Moira concederme una fortuna y una vida dichosas, y un corazón
libre de penas! ¡Que no sea mi fama ni ilustre ni despreciable, y variando de un día á
otro mis costumbres fáciles, que lleve una venturosa vida com¬partida!
Estrofa II
[1120] Pero no tengo tranquilo el espíritu desde que, contra lo que esperaba, veo al astro
resplandeciente de Atana desterrado á otro país por la cólera de su padre. ¡Oh arena de
la costa de la patria! ¡Oh jarales de las montañas, donde, con ayuda de los perros
rápidos, mataba álos animales salvajes el compañero [1130] de la casta Dictina!
Antistrofa II
¡Ya no subirás á un carro tirado por yeguas vénetas, lan¬zando por la playa de Limnatus caballos ejercitados en correr con pie seguro! En la morada paterna callará tu cítara,
cuyas cuerdas vibraban siempre sobre el puentecillo. Los altares de la hija de Latona
quedarán [1140] sin coronas en la espesa selva, y con tu destierro cesará el apremio
nupcial con que te asedia¬ban las jóvenes.
Epodo
Y en vista de tu desventura, derramaré lágrimas por tu destino doloroso. ¡Oh madre
desdichada, en vano has parido! ¡Ay! estoy furiosa contra los Dioses. ¡Ay, ay! ¡oh
Carites nup¬ciales! ¿por qué alejáis de la tierra de la patria y de estas moradas á ese
desventurado [1150] que de ninguna falta es culpable?Pero veo que un servidor de
Hipólito, lleno de tristeza, corre hacia la morada con veloces pies.
El mensajero
¿En dónde encontraré ¡oh mujeres! á Teseo, señor de este: tierra? Decídmelo, si lo
sabéis. ¿Está en esta morada?
El coro
Hele á él mismo, que sale de las moradas.
El mensajero
Teseo, te traigo una noticia preñada de aflicción para ti y para los ciudadanos que
habitan la ciudad de los atenienses y la tierra de Trecenia.
Teseo
[1160] ¿De qué se trata? ¿Qué reciente calamidad ha caído sobre las dos ciudades
vecinas?
El mensajero
Ya no existe Hipólito, pues sólo verá la luz por muy poco tiempo.
Teseo
¿Quién le ha matado? ¿Algún enemigo á cuya mujer ha vio¬lado como á la de su padre?
El mensajero
Ha perecido por culpa de su propio carro y de las impreca¬ciones que tu boca ha
proferido contra tu hijo, entregándoselo á tu padre, el Dueño del mar.
Teseo
¡Oh Dioses! ¡Oh Poseidón, verdaderamente eres mi padre,[1170] pues has atendido mis
imprecaciones! Di de qué manera ha perecido, cómo ha herido la justicia con su maza al
que me ha cubierto de oprobio.
El mensajero
Junto á la costa lavada por las olas, peinábamos las crines de los caballos con
almohazas, y llorábamos porque había ve¬nido un mensajero diciendo que Hipólito no
volvería á poner los pies en esta tierra, castigado por ti con un destierro lamen¬table. Y
á la costa vino él mismo trayendo también tan triste noticia, [1180] y le seguía una
muchedumbre de amigos. Por fin, sin gemir ya, dijo: «¿Por qué lamentar esto? Tengo
que obedecer á las palabras de mi padre. Servidores, uncid, los caballos al yugo del
carro. ¡Porque ya no existe para mí esta ciudad!» Y nos dimos prisa todos; y másrápidos que la palabra, presenta¬mos al amo los caballos uncidos. Y tomó él con sus
manos las riendas en el extremo anterior, y metió sus pies en los hermo¬sos borceguíes
del carro. [1190] Luego suplicó á los Dioses, con las manos extendidas: «¡Zeus, no viva
yo si soy un hombre per¬verso; pero que sepa mi padre cuánto me ha injuriado,
mu¬riendo yo ó viendo todavía la luz!» Y entonces empuñó el látigo y excitó con él á
los caballos. Y los servidores seguimos al amo, al lado del carro y los frenos, por el
camino directo de Argos. Pero, después de entrar en un desierto que hay fuera de esta
tierra, [1200] llegamos á la orilla del mar de Sarónico. Un ruido cual el rayo subterráneo
de Zeus estalló allí con una trepidación terrible que asustarla á quien lo oyera, y los
ca¬ballos irguieron la cabeza y las orejas, y apoderóse de nosotros un temor grande por
no saber de dónde procedía aquel ruido. Pero, al mirar á la costa en que rugía el mar,
vimos una ola inmensa que llegaba al Urano y ocultaba á los ojos la playa de Scirón. Y
cubrió el istmo y la roca de Asclepio. [1210] Inflándose luego y haciendo borbotear con
estrépito una espuma inmensa impulsada por el viento, se estrelló en la orilla donde
estaba el carro de cuatro caballos. Y de aquella ola enorme y de aquella tempestad
surgió un toro, un monstruo salvaje, cuyo mugido llenaba la tierra y resonaba
horriblemente. Y aquel espectáculo era más espantoso de lo que los ojos podían
soportar. Brusca¬mente invadió á los caballos un terror violento; [1220] y el amo, tan
hábil en el arte de guiar, tomó las riendas, echándolas atrás, como hace el marinero con
el remo, y se ciñó al cuerpo las correas. Pero los caballos arrancaron furiosos, tascando
con su boca los frenos endurecidos al fuego, sin hacer caso ya de la mano del amo, ni de
las riendas, ni del carro sólido. Y cuantas veces guiaba el carro hacia un camino llano,
aparecía el toro ante los caballos para hacerlos retroceder, y les infundía un espanto
loco. [1230] Y cuando ya iban, furiosos, por las rocas, el monstruo se acercó en silencio
y los siguió hasta el momento en que volcó el carro, rompiendo contra una roca las
ruedas. Todo quedó revuelto; saltaron los radios de las ruedas y las clavijas de los ejes.
Y el desgraciado, cohibido por las riendas y sujeto por lazos enredosos, estrellándose la
cabeza contra las rocas y desgarrándose el cuerpo, gritaba, con voz lamentable al oído:
[1240] «¡Deteneos, caballos que alimenté en mis cuadras, no me matéis! ¡Oh terrible
imprecación de mi padre! ¿Quién ven¬drá á salvar á un hombre inocente?» Y muchos
de entre nos¬otros lo deseaban; pero estábamos muy atrás. Por fin, libre de las riendas
que le oprimían, cae, sin más que un último soplo de vida. Y los caballos y el prodigio
del toro desaparecieron, no sé por dónde, tras de la tierra montuosa. Por lo que á mí
respecta, ¡oh rey! esclavo soy de tus moradas; [1250] pero no podré jamás creer que tu
hijo fuese un malvado. Aun cuando toda la raza de las mujeres se ahorcase, aun cuando
se cubriera de acusaciones toda la selva del Ida convertida en tabletas, se¬guiría
convencido de que él es inocente.
El coro
¡Ay, ay! ¡Ya se han consumado nuevos males! ¡No hay re¬fugio contra la Moira y la
necesidad!
Teseo
Si me dejara llevar del odio que tengo al hombre que ha sufrido eso, me regocijaría, en
verdad, con tus palabras; pero, por respeto á los Dioses y por él, que ha nacido de mi,
[1260] ni me regocija ni me aflige esa desgracia.
El mensajero
¿Qué haremos, pues? ¿Traeremos aquí al desventurado? ¿Qué tenemos que hacer para
complacer á tu alma? Reflexiona. Si siguieras mi consejo, no serias cruel para tudesdichado hijo.
Teseo
¡Traedle, á fin de ver con mis ojos al que negó haber man¬cillado mi lecho, y á quien
confundo con mis palabras y con este castigo divino!
El coro
¡Juegas con el alma inflexible de los Dioses y con la de los mortales, Cipris! [1270]
Contigo vuela el niño de hermosas plumas y alas rápidas. Vuela por encima de la tierra
y del mar salado que ruge sordamente. Eros encanta á aquel cuyo corazón fu¬rioso
invade, alado como es y brillante de oro; encanta á la naturaleza de los animales que
habitan en las montañas y de los que están en el mar ó nutre la tierra, y de los que
Helios ilumina con su esplendor, y de los hombres. [1280] ¡Eres, oh Cipria, la única que
entre todos posee el poderío real!
Artemisa
¡Hijo Eupatrida de Egeo! te recomiendo que me escuches. Te estoy hablando yo,
Artemisa, hija de Latona. ¡Oh Teseo desdichado! ¿Por qué te alegras de estos males,
habiendo ma¬tado injustamente á tu hijo con pruebas inseguras, persuadido por las
mentirosas palabras de tu mujer? Te hiere una cala¬midad manifiesta. [1290]¿Cómo no
ocultas tu cuerpo en los tártaros de la tierra, enrojeciendo de vergüenza, ó no huyes por
la al¬tura, alejándote de este desastre á fuerza de alas? En verdad que ya no puedes
continuar tu vida entre los hombres de bien. Escucha, Teseo, el encadenamiento de tus
desventuras. Ya que no puedo hacer que te aproveche, te haré que lo sientas, por lo
menos. He venido aquí con el fin de poner de relieve el alma piadosa de tu hijo y su
muerte gloriosa, [1300] y el furor de tu mujer y también su generosidad. En efecto, ella
ha amado á tu hijo, mordida por el aguijón de la Diosa que, entre todas, es más odiosa
para mí, como para cuantos aman la virginidad. Esforzándose en vencer á Cipris con la
razón, ha caído, á pesar suyo, por culpa de los ardides de su nodriza, que ha revelado su
mal á tu hijo tras de hacerle jurar que se callaría. Y éste, como era justo, no cedió á sus
palabras; y aunque maltratado por ti, no ha violado su juramento, porque es piadoso.
[1310] Pero ella, temerosa de ser traicionada, ha escrito esas falsas reve¬laciones y ha
perdido á tu hijo con su astucia; y sin embargo, te ha convencido.
Teseo
¡Ay de mí!
Artemisa
¡Te desgarra eso, Teseo! pues tranquilízate, que cuando hayas oído lo que sigue gemirás
más aún. ¿No tenías que hacer tres imprecaciones para que las cumpliese tu padre? ¡Oh
cruelí¬simo, has fulminado una contra tu hijo, cuando pudiste lanzár¬sela á un
enemigo! Tu padre marino te la ha concedido, como era natural, cumpliendo su
promesa. [1320] Pero nos has ultrajado á él y á mí; no has esperado la prueba ni la voz
de los adivi¬nadores; no has examinado nada, no has dejado al tiempo ha¬cer
pesquisas, y más de prisa de lo que convenía, has lanzada imprecaciones contra tu hijo,
¡y le has matado!
Teseo
¡Muera yo, señora!Artemisa
Has cometido ana acción horrible; pero aún te está permi¬tido obtener perdón por ella,
pues ha querido Cipris que las cosas ocurriesen de esta manera para saciar así su cólera.
La ley entre los Dioses ordena que ninguno pueda oponerse á la voluntad de otro,
[1330] y cedemos siempre unos á otros. Y has de saber que, si no fuese por temor á
Zeus, nunca, en verdad, habría yo llegado hasta el deshonor de dejar morir á quien me
era el más caro entre todos los mortales. Pero tu falta está mitigada por tu ignorancia, y
tu difunta mujer se ha llevado las pruebas morales que hubiesen convencido á tu
espíritu. Y ahora acaban de agobiarte estos males; pero también yo estoy dolorida.
Porque los Dioses [1340] no se alegran de la muerte de los justos. A quienes hacemos
parecer es á los malos, á sus hijos y á su raza.
El coro
¡He aquí que viene el desventurado! Ensangrentadas están sus tiernas carnes y su cabeza
rubia. ¡Oh lamentable familia! ¡Qué doble duelo, enviado por los Dioses, ha caído sobre
estas moradas!
Hipólito
¡Ay, ay, desdichado de mí, que me desgarra la sentencia de un padre injusto! [1350] ¡Ay
de mí, que me muero! Arrollan mi ca¬beza los dolores, la convulsión salta en mi
cerebro. Dejad que mi cuerpo herido repose por un instante. ¡Ah! ¡ay! ¡oh arreos
odiosos de los caballos que alimentó mi mano, me habéis per¬dido, me habéis matado!
¡Ay, ay! servidores, tocad dulcemente con vuestras manos mi cuerpo desgarrado. [1360]
¿Quién está ahí, ámi derecha? ¡Levantadme con cuidado, llevad sin sacudidas á este
desdichado herido por la injusta execración de su padre! ¡Zeus, Zeus! ¿ves esto? ¡Yo,
que soy casto y respeto á los Dio¬ses; yo, que por mi pureza preponderaba sobre todos,
pierdo la vida y voy al Hades, debajo de la tierra! En vano cumplí con los hombres
todos los deberes de la virtud. [1370] ¡Ah! ¡ay! he aquí que me invade el dolor.
¡Dejadme, dejad á este infeliz, y que la muerte me cure! ¡Matadme, matad á este infeliz!
¡Quiero una espada de dos filos para herirme y adormecer mi vida! ¡Oh lamentable
imprecación de mi padre! Sobre mí pesan todos los actos criminosos y sangrientos
[1380] de mis antiguos abuelos. ¿Y por qué, si no soy culpable de nada? ¡Ay! ¿Qué voy
á decir? ¿Cómo rescataré mi vida de este acerbo dolor? ¡Ojalá aduerma mi miseria la
negra y nocturna necesidad del Hades!
Artemisa
¡Oh desgraciado, á qué calamidad te ves encadenado! [1390] Te ha perdido la grandeza
de tu alma.
Hipólito
¡Ay! ¡oh divino hálito perfumado! Aunque abrumado de males, te he percibido, y mi
cuerpo se alivia. ¡La Diosa Arte¬misa está aquí!
Artemisa
¡Oh desventurado! aquí tienes á la Diosa á quien más amas.
Hipólito
¡Mira cuán desdichado soy, señora!
ArtemisaYa lo veo; pero de mis ojos no pueden correr lágrimas.
Hipólito
¡Ya no existe tu cazador, tu servidor!
Artemisa
Claro que no. Pereces, aunque eres tan querido para mí.
Hipólito
¡El que guiaba tus caballos, el guardián de tus imágenes!
Artemisa
[1400] La astuta Cipris es quien ha urdido esto.
Hipólito
¡Ay! ¡Reconozco á la Diosa que me ha perdido!
Artemisa
No la honrabas, y estaba irritada porque eras casto.
Hipólito
Ya lo comprendo; á los tres nos ha perdido ella sola.
Artemisa
A tu padre, á ti y á la mujer de tu padre.
Hipólito
¿Debo, pues, llorar también la desventura de mi padre?
Artemisa
Le han engañado las asechanzas de un Demonio.
Hipólito
¡Oh! ¡qué desdichado eres, padre, á causa de esta calamidad!
Teseo
¡Muero, hijo! Ya no me deleita vivir.
Hipólito
Por ti y por tu error gimo, más que por mí.
Teseo
[1410] ¡Pluguiera á los Dioses, hijo, que hubiese muerto yo en lugar tuyo!
Hipólito
¡Oh dones amargos de tu padre Poseidón!
Teseo
¡Quisiera que la petición no hubiese rozado mi boca!Hipólito
¡Bah! Me habrías matado, de tan irritado como estabas contra mí.
Teseo
Los Dioses me habrían quitado la razón.
Hipólito
¡Ay! ¿Por qué no podrá la raza de los mortales herir á los Dioses con sus
imprecaciones?
Artemisa
¡Calla! Porque, incluso en la sombra subterránea, puede penetrarte la cólera de la Diosa
Cipris, á causa de tu piedad y tu razón. [1420] Yo, con mi mano y mis dardos
inevitables, te vengaré en aquel de los mortales que le es más querido. En vista de tus
males, ¡oh desdichado! te otorgaré grandes hono¬res en la ciudad de Trecenia. Antes de
su boda, las jóvenes vírgenes cortarán para ti sus cabellos, y durante una larga serie de
años te honrarán con sus lamentaciones y sus lágri¬mas. Te celebrarán siempre los
cantos de las vírgenes, [1430] y jamás cesará ni se olvidará el amor de Fedra por ti. Y
tú, ¡oh hijo del anciano Egeo! coge en brazos á tu hijo y estréchale contra tu pecho, ya
que le has perdido á pesar tuyo; pero cuando los Dioses quieren, es natural que yerren
los hombrea, Y á ti, Hi¬pólito, te exhorto á que no persigas á tu padre con tu odio, pues
ya sabes por qué destino mueres. ¡Salve! No me está permitida mirar á los muertos ni
manchar mis ojos con el estertor de un moribundo; y me parece que te aproximas ya á
ese momento.
Hipólito
[1440] ¡Yo también te saludo, virgen venturosa! Con alma resigna¬da renuncio á
nuestra larga familiaridad. Aplaco toda cóleracontra mi padre, según me pides, porque
siempre he obedecido á tus palabras. ¡Ay, ay! ¡ya cubre mis ojos la sombra! ¡Cógeme,
padre, y alza mi cuerpo!
Teseo
¡Ay, hijo! ¿cómo me haces tan desgraciado?
Hipólito
¡Me muero; ya veo las puertas subterráneas!
Teseo
¿Te irás allá, dejándome mancillada el alma?
Hipólito
No, en verdad, porque te absuelvo de este asesinato.
Teseo
[1450] ¿Qué dices? ¿Me redimes de esa sangre?
Hipólito
Lo atestiguo con Artemisa, que vence con sus flechas.
Teseo¡Oh carísimo, cuán generoso eres con tu padre!
Hipólito
¡Salve, oh padre, salve! ¡Una vez más te saludo!
Teseo
¡Ay! ¡Cuán excelente y piadosa es tu alma!
Hipólito
Haz votos por obtener hijos legítimos iguales á mí.
Teseo
¡No me abandones, hijo! ¡Sé fuerte!
Hipólito
¡Ya no tengo fuerzas, me muero, padre! Cubre pronto con un velo mi faz.
Teseo
¡Oh ilustre tierra de los atenienses y de Palas, de qué hombre te han privado! [1460] ¡Oh
desdichado de mí! ¡Cuánto me acordaré de tus males desde lejos, Cipris!
El coro
Contra todo lo previsto, ha sobrevenido este duelo, común á todos los ciudadanos. Será
manantial de lágrimas abundan¬tes, pues la memoria de los grandes hombres merece
lutos eternos.
Fin

WWW.DRAMAVIRTUAL.COM