Mostrando las entradas con la etiqueta Gambaro Griselda LA QUE SIGUE. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Gambaro Griselda LA QUE SIGUE. Mostrar todas las entradas

2/6/21

LA QUE SIGUE. GRISELDA GAMBARO.

GRISELDA GAMBARO  
La QUE SIGUE 
 
 
Una mesita y dos sillas. Sobre la mesa un mazo de barajas. Zoraida en escena. Va hacia la puerta, se asoma y grita hacia afuera:  
 
 
Zoraida: ¡La que sigue! (Entra Paulita, es una mujer mayor, de aspecto tímido e inseguro. Zoraida, muy profesional, le da la mano) Pase, señora. Mucho gusto.  
Paulita (tímida): El gusto es mío.  
Zoraida (le entrega una tarjeta. Paulita mira la tarjeta, mira a Zoraida. No comprende. Zoraida profesional): Mis honorarios.  
Paulita (mira la tarjeta, mira a Zoraida): Sin anteojos no veo.  (Fuerza la vista. Como si  hubiera entendido) ¡Ah! (Guarda la tarjeta en su cartera, la cierra. Sonríe, ingenua)  
Zoraida (levemente incómoda): Mis honorarios.  
Paulita: ¡Ah! (Abre la cartera busca y rebusca, saca un billete de mil, se lo tiende)  
Zoraida (sonríe incómoda): Diez.  
Paulita: Diez, ¿qué?  
Zoraida: Diez mil. Es lo que cobro.  
Paulita: Después. Todavía no empezó la visita. Los tengo acá. Son suyos.  
Zoraida: No. Ahora. Cobro mis honorarios por adelantado.  
Paulita (ríe): Adivinás, pero te prevenís, ¿eh? Sos viva. Mirame, ¿tengo cara de estafadora?  
Zoraida (muy fina): ¡No, no! Pero es la costumbre.  
Paulita (ingenua): ¿De quién?  
Zoraida: Pues mía, señora.  
Paulita: ¡Señorita! ¿Cómo no adivinaste esto?  
Zoraida: No me lo propuse. Mis ho-no-ra-rios. Por favor.  
Paulita (admirada): ¡Qué tono de reina! (Humilde) ¿La ofendí?  
Zoraida (con una sonrisa crispada): No.  
Paulita: Porque a mí, qué quiere, la gente que se ofende en seguida, de nada, (sonríe dulcemente) me revienta. Somos casi humanos, ¿no? ¿Por qué tomarse las cosas tan a pecho?  
Zoraida (crispada): Sí. (Tiende la mano)  
Paulita (abre la cartera): No tengo cambio.  
Zoraida: Le doy el vuelto.  
Paulita: ¡No lo quiero!  
Zoraida (ablandada): ¿No quiere el vuelto? ¡Bueno! Muy amable. (Sigue con la mano tendida) ¿Nos sentamos?  
Paulita: Sí. (Coloca el dinero sobre la mesa. Como Zoraida va a tomarlo, pone la mano encima) ¡No, no! Dejalo acá. Después te lo doy. No se escapa.  
Zoraida (se sienta): Señora, tengo mucha clientela. Digo, señorita.  
Paulita: No haga escombro. Ya vi su clientela. Y a mí, qué? No me impresiona. (Se acerca a Zoraida y la observa  
críticamente, dando vueltas alrededor de su silla)  
Zoraida (casi gritando): Señora, ¡señorita!, ¡siéntese! ¿Qué mira?  
Paulita: ¿Por qué está vestida así? No es nada vistosa. Mire. (Abre la cartera, saca unas argollas doradas) Estos le quedarían ni pintados. Se los vendo.  
Zoraida (despavorida): No quiero.  
Paulita: Y esta blusa. Parece de hospital. (Insiste con los aros) ¿No los quiere? Se los dejo baratos. (Zoraida, crispada, niega con la cabeza) Tengo otros, con piedras. (Busca, saca otro par de aros) Elegantísimos.  
Zoraida (entre dientes): Siéntese, no perdamos tiempo.  
Paulita: ¡Pero, si no tengo apuro! No se preocupe. Ya dejé la comida hecha. ¿Tampoco éstos le gustan? Lástima. (Mira) Claro, tiene las orejas grandes. (Impulsivamente, Zoraida se lleva las manos a las orejas, se domina, las aparta. Paulita, señalando la blusa) De hospital. Horrible. Yo esperaba verla vestida de otra manera, con una blusa floreada, mangas anchas, lindo escote. Usted es muy triste m’ hijita. Nada coqueta.  
Zoraida: Señora, ¡señorita!, se queda o se va.  
Paulita: ¡Me quedo, me quedo! (Se sienta. Muy contenta e ingenua) Y?  
Zoraida (mezcla las cartas, las extiende): Primero el pasado.  
Paulita: No. No.  
Zoraida: No, ¿qué?  
Paulita: No me interesa el pasado. Lo conozco. No soy idiota. No voy a pagar para que me adivinen lo que sé. (Dulcemente) Usted es la idiota.  
Zoraida: ¡Señora! (Se domina) ¡Siempre se acostumbra a adivinar el pasado!  
Paulita: ¿Para qué?  
Zoraida: Por... Es... una muestra de confianza.., de poder. Como una auscultación.  
Paulita (salta ante la última palabra): ¿Qué? Zoraida (renuncia): Está bien. Empiezo directamente. Usted es una mujer robusta...  
Paulita (feliz, la interrumpe): ¡Robustísima!  
Zoraida (una mirada venenosa): No se enferma casi nunca.  
Paulita: ¿Casi o nunca?  
Zoraida: Casi nunca.  
Paulita: No me gustan las dos palabras juntas. Es casi o es nunca. ¡Y es nunca! ¡Nunca! Una vez tuve juanetes. ¡Qué dolor! ¿Usted tuvo juanetes? ¿La operaron?  
Zoraida (exámine): No...  
Paulita: Yo le puedo mostrar. (Se descalza) El pie me quedó perfecto.  
Zoraida: No, no. Perdone, hay mucha gente. (Descontrolándose) No puedo ver su pie, ni mi pie, ni el pie de una estatua.  
¡Mire qué extraño! (Ríe histérica)  
Paulita (se mira el pie, mira a Zoraida. Desanimada): No le muestro. (Se reanima)También me operé de una úlcera.  
Pero ni se nota. Puedo mostrarle la cicatriz. Es más interesante.  
Zoraida: No, señora.  
Paulita: Señorita.  
Zoraida: Imagínese si voy a ver...  
Paulita: ¡Qué indiferente! ¿Cómo va a entender a la gente, usted? ¡No le importa nada de nada!  
Zoraida: ¡No necesito entenderla! ¡Yo adivino!  
Paulita: ¡Qué va a adivinar! ¡No me haga reír!  
Zoraida: ¿Y a qué viene la gente entonces? ¡Hay una multitud esperando! ¿No la vio?  
Paulita (envidiosa): Sí, la vi. Algunas tienen suerte. Nadie lo diría. ¡Con esa cara! (Cambia de tono) ¿Cuánto gana? ¿Nunca la pescaron?  
Zoraida: ¡Es legal!  
Paulita (divertida): ¡Qué va a ser legal! Debe ganar mucho usted, ¿eh? ¿No necesita ayudante?  
Zoraida: ¡No!  
Paulita: Qué lástima. No tengo suerte. Ya le dije -una. Que no tengo suerte. Le digo otra. (Da vuelta una carta) Para usted. (Feliz) Morirá joven. Es muy nerviosa.  
Zoraida: ¿Yo? ¿Yo, nerviosa? ¡Ja, ja, ja! (Grita desaforada) ¡Usted!  
Paulita (ríe apaciblemente): ¿Yo? Soy tranquila como un remanso, ¿se dice así? ¡Remanso! Le cuento que mi hijo me dice siempre... soy soltera, pero tuve un hijo, nadie lo supo, pasa por mi sobrino. ¡Es un muchacho..! Me dice siempre: tía o mamá. Me llama mamá cuando estamos solos. Por las apariencias. Yo cuido las apariencias. No como usted.  
Zoraida: ¿Yo, qué? ¿Cómo se permite? (Se levanta) ¡Salga de aquí! Tome, tome su plata. ¡Váyase!  
Paulita: ¿Por qué? La plata es suya. Yo hablaba de su aspecto. No es atractivo. La comida entra por los ojos.  
Zoraida: ¡Señora! (rectifica) ¡Señorita!  
Paulita (ecuánime): No, no, señora. Estamos en confianza.  
Zoraida (con un hilo de voz): Váyase.  
Paulita: Me dice siempre: mamá o tía, ¡sos un remanso! Es una alhaja. ¡Bueno, trabajador! No porque sea mi sobrino. No me ciego. Permítame una pregunta.  
Zoraida (se deja caer sobre la silla, exánime): Sí.  
Paulita: ¿Lo hubiera adivinado? (Zoraida la mira desorbitada) ¿Lo del hijo? (Zoraida, vencida, mueve negativamente ¡a cabeza. Paulita ríe). Usted sí que es nerviosa. ¿Soltera? (Zoraida asiente, estúpida) ¿Virgen? ¡Deje que yo lo adivine! (La mira, saca su conclusión. Ríe)  
Zoraida: Es... asunto... mío.  
Paulita: ¡Por supuesto! ¡Si no es pecado! Un tropezón cualquiera da en la vida. Y usted, ¿de qué se va a cuidar? Ya es crecidita. Déjeme, yo le adivino, (aparta las cartas en un montón) no, no, sin cartas, yo le adivino cuántos años tiene. ¿Treinta y seis? (Zoraida asiente estupidizada. Paulita la mira) Calza el 37, busto 94. Y medio. (Zoraida se incorpora, mirándola horrorizada) Y le digo en qué momento, en qué momento justo pasó. Un tropezón cualquiera da en la vida, pero usted tropezó muchas veces, m’hijita. No la educaron bien. (Zoraida, sin apartar los ojos de Paulita, retrocede hacia la puerta) Sí, la educaron bien, pero de poco sirvió.  
Zoraida (la mira fascinada. Con un hilo de voz): ¿Por qué? ¿En qué momento... pasó?  
Paulita (triunfal): ¡A los diez y seis! Y más detalles? En un baldío lleno de abrojos. Papito, me voy al club. (Menea la cabeza, tierna) ¡Qué mentirosa!  
Zoraida: No... no...  
Paulita: ¡Sí, sí! Y después del baldío, vino un almacén. Con el almacenero. Después del almacenero, vino un dentista. Después del dentista... (Zoraida pega un aullido y sale corriendo) ¡Por fin! ¡Qué mujer dura!  
(Guarda el dinero en la cartera, saca las argollas, se las coloca, se bate el pelo con la mano. Acercándose a la puerta, grita, exultante) ¡La que sigue! 
 

WWW.DRAMAVIRTUAL.COM