Mostrando las entradas con la etiqueta Oneill Emperador Jones. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Oneill Emperador Jones. Mostrar todas las entradas

11/4/20

Emperador Jones, de Eugene O'neill




Emperador

JONES

Eugene O’Neill


El enigmático retrato de un africano renacentista


El emperador Jones


Eugene O'Neill






PERSONAJES



BRUTUS JONES, emperador 

HENRY SMITHERS, comerciante cockney 

UNA VIEJA NATIVA 

LEM, un jefe nativo 

SOLDADOS, parciales de Lem 

Los Pequeños Miedos Informes, Jeff, Los Presidiarios Negros, El Guardián de la Cárcel, Los Plantadores, El Subastador, Los Esclavos, El Hechicero del Congo, El Dios Cocodrilo.



La acción de la obra se desarrolla en una isla de las Antillas, de la cual no se han adueñado aún los marinos blancos. La forma de gobierno nativa es, por el momento, la imperial.



ESCENARIOS



ESCENA I: En el palacio del emperador Jones. De tarde.

ESCENA II: En el linde del Gran Bosque. Al anochecer.

ESCENA III: En el Bosque. De noche.

ESCENA IV: En el Bosque. De noche.

ESCENA V: En el Bosque. De noche.

ESCENA VI: En el Bosque. De noche.

ESCENA vil: En el Bosque. De noche.

ESCENA VIII: El mismo de la Escena II, el linde del Gran Bosque, al amanecer.



ESCENA I



Sala de audiencias del palacio del Emperador: un aposento espacioso, de alto cielo raso y paredes desnudas, enjalbegadas. El piso es de losas blancas. A foro, izquierda, ancha arcada que lleva a un pórtico de columnas blancas. El palacio está situado evidentemente sobre una loma, ya que más allá del pórtico sólo se ve un paisaje de colinas lejanas, cuyas cumbres están coronadas de densos bosquecillos de palmas. En el muro de la derecha, centro, un vano más pequeño, de dintel en arco, que lleva a los aposentos del palacio. La sala está desprovista de muebles, con excepción de un enorme sillón de madera sin desbastar que se encuentra en el centro, con el respaldo hacia foro. Se trata evidentemente del trono del Emperador. Está pintado de un escarlata deslumbrante y que hiere la vista. Sobre el asiento, un almohadón anaranjado de tono vivo, y en el suelo otro, más pequeño, a guisa de escabel. Desde el pie del trono hasta ambas entradas, hay tiras de esteras teñidas de escarlata.

Son las últimas horas de la tarde, pero el sol proyecta aún sus amarillos fulgores más allá del pórtico, y en el aire gravita una oprimente carga de agobiante calor.

Al alzarse el telón, una negra nativa entra cautelosamente por derecha. Es muy vieja, su vestido es de percal barato, está descalza y le cubre la cabeza un gran pañuelo rojo, bajo el cual asoman unos cuantos mechones sueltos de cabello blanco. Lleva al hombro un hatillo envuelto en paño de colores y que cuelga del extremo de un palo. Vacila junto a la puerta, mirando hacia atrás como con gran temor de ser descubierta. Luego, comienza a deslizarse silenciosamente, paso a paso, hacia la salida de foro. En ese momento, aparece Smithers bajo el pórtico.

Smithers es un hombre alto, cargado de espaldas, de unos cuarenta años. Su calva, encaramada sobre un largo cuello provisto de una enorme nuez de Adán, parece un huevo. Los trópicos han bronceado su rostro naturalmente pastoso, de facciones angulosas, dándole un enfermizo tono amarillo, y el ron nativo ha pintado su puntiaguda nariz de un alarmante color rojo. Sus ojos azules, pequeños, acuosos, están orlados de carmesí y lanzan vivaces miradas a su alrededor como los de un hurón. Su expresión revela una inescrupulosa bajeza, cobarde y peligrosa. Viste un raído traje de montar, de sucio dril blanco, polainas, espuelas y un casco blanco de corcho. Le ciñe la cintura una cartuchera provista de un revólver automático. Lleva en la mano una fusta de montar. Ve a la mujer y se detiene a observarla, con aire de sospecha. Luego, tomando una decisión, penetra rápidamente en puntas de pie en la habitación. La mujer, que vuelve la mirada a cada momento, sólo lo ve cuando es demasiado tarde. Entonces, Smithers da un salto adelante y la aferra con firmeza del hombro. La nativa se esfuerza por zafarse de él, con salvaje vehemencia, pero silenciosamente.



Smithers: (Con rudeza e intensificando su presión.) ¡Vamos! Basta de alharacas, querida. Ahora que te lie puesto los ojos encima, no podrás escapar.

La nativa: (Advirtiendo cuan inútil es su resistencia, se deja dominar por un terror frenético y se desploma en el suelo, abrazando las rodillas de Smithers con aire suplicante.) ¡No decirlo! ¡No decírselo, míster!

Smithers: (Con gran curiosidad.) ¿Decírselo? (Desdeñosamente.) ¡Ah! ¿Te refieres a su lozana Majestad? ¿Qué pasa, a fin de cuentas? ¿Por qué te escurres así? Supongo que habrás robado algo. (Golpea significativamente el hatillo con su fusta.)

La nativa: (Meneando la cabeza con vehemencia.) No. Mí no robar.

Smithers: ¡Infame embustera! Dime de qué se trata. Está sucediendo algo extraño. Lo he husmeado esta mañana al levantarme. Ustedes los negros deben estar tramando alguna fechoría. Este palacio parece una tumba. ¿Dónde están los demás? (La nativa guarda un hosco silencio. Smithers levanta la fusta con aire amenazador.) ¡Ah! ¿Conque no quieres hablar? Yo te haré menear la lengua.

La nativa: (Agachándose medrosamente.) Yo decir, míster. Tú no pegar. Irse ... todos irse. (Hace un amplio ademán, señalando las colinas lejanas.)

Smithers: ¿Han huido... a las colinas?

La nativa: Sí, míster. El Emperador... El Gran Padre... (Toca el suelo con la frente, en rápido movimiento mecánico.) dormir después de comer. Entonces ellos irse... todos irse. Yo, ser vieja. Yo, ser única que quedó. Ahora, yo irme también.

Smithers: (Su asombro es reemplazado por una inmensa y mezquina satisfacción.) ¡Ah! ¡De modo que era eso! Bueno... Pues yo sé perfectamente qué va a ocurrir... cuando ellos huyen a las colinas. Pronto retumbará allí el tam-tam. (Con tono muy rencoroso.) ¡Y eso me alegra mucho, por lo demás! ¡Bien merecido lo tiene! ¡Miren las ínfulas del negro hediondo! ¡Su Majestad! ¡Al diablo con eso! Me gustaría estar allí cuando lo hagan salir para matarlo a tiros. (Bruscamente.) Está aún aquí... ¿verdad?

La nativa: Él dormir.

Smithers: Se dará cuenta forzosamente apenas despierte. Es lo bastante astuto para comprender cuando le llegue la hora. (Va hacia la salida de la derecha y lanza un penetrante silbido con los dedos metidos en la boca. La vieja se levanta de un salto y sale corriendo por la puerta de foro. Smithers la sigue, echando mano a su revólver.) ¡Detente o te mato! (Deteniéndose, con tono indiferente.) Revienta, pues, si quieres, vaca negra. (Se queda parado en el vano de la puerta, siguiéndola con la mirada.)

(Jones entra por derecha. Es un negro de raza pura, alto, de cuerpo recio, de edad madura. Sus facciones son típicamente negras, pero en su rostro hay algo de francamente diferencial: una subyacente fuerza de voluntad, una intrépida y aplomada confianza en sí mismo que inspira respeto. Sus ojos están iluminados por una vivaz y astuta inteligencia. Sus modales son taimados, recelosos, evasivos. Viste una chaqueta de uniforme de color azul claro, salpicada de botones de latón, pesadas charreteras de oro, trencilla de oro sobre el cuello, los puños, etc. Sus pantalones son de un color rojo vivo, con una franja de tono azul claro al costado. Calza botas de charol con cordones y espuelas de latón, y un cinturón con un revólver de largos cañones y mango de nácar en la pistolera completa su atavío. Sin embargo, hay algo no del todo ridículo en su magnificencia. Sabe hacérsela disculpar.)

Jones: (Sin ver a Smithers, sumamente irritado y parpadeando con aire soñoliento, grita.) ¿Quién se atreve a silbar así en mi palacio? ¿Quién se atreve a despertar al emperador? ¡Malditos negros! ¡Haré despellejar a unos cuantos de ustedes!

Smithers: (Dejándose ver, con aire a medias temeroso y a medias desafiante.) Fui yo quien silbó. (Al ver que Jones frunce el ceño, irritado.) Tengo novedades para usted.

Jones: (Con sus modales más suaves, que no logran disimular su desdén por el blanco.) Ah... Es usted, míster Smithers. (Se sienta sobre el trono con desenvuelta dignidad.) ¿Qué novedades me trae?

Smithers: (Acercándose más a él para gozar de sí desconcierto.) ¿No ha notado usted hoy algo extraño?

Jones: (Con frialdad.) ¿Algo extraño? No. ¡En absoluto!

Smithers: Entonces, no es tan astuto como supuse ¿Dónde está toda su corte? (Con tono sarcástico.) ¿Dónde están sus generales y ministros del gabinete y todos lo demás?

Jones: (Imperturbable.) Adonde corren habitual mente apenas cierro los ojos... A beber ron y a charlar largo y tendido allá en el pueblo. (Sarcásticamente.) ¿Cómo se explica que usted no lo sepa? ¿Acaso no se emborracha con ellos todos los días?

Smithers: (Picado, pero fingiendo indiferencia, con un guiño.) Eso forma parte del trabajo diario. Tengo que hacerlo... dados mis negocios... ¿No le parece?

Jones: (Desdeñosamente.) ¡Sus negocios!

Smithers: (Impulsado por una imprudente ira.) ¡Maldito sea! ¡Bastante se alegró usted de que lo hiciera trabajar conmigo cuando llegó aquí! ¡Entonces no tenía tantas ínfulas de personaje!

Jones: (Su mano se apoya con la rapidez del relámpago sobre la empuñadura de su revólver y dice con tono amenazador.) ¡Hable con cortesía, hombre blanco! ¡Hable con cortesía! ¿Me oye? Yo soy aquí el amo ahora... ¿Lo ha olvidado? (El cockney se dispone, al parecer, a desmentir esta última afirmación con los hechos, pero lo contiene e intimida algo que ve en los ojos de su interlocutor.)

Smithers: (Con tono cobardemente quejumbroso.) No ha sido con mala intención, jefe.

Jones: (Condescendiente.) Acepto su excusa. (Aparta la mano del revólver.) Es inútil que escarbe en el pasado. Una cosa es lo que fui entonces y otra lo que soy ahora. Si usted me hizo intervenir en sus deshonestos negocios, no fue a causa de sus buenos sentimientos. Yo le hacía un trabajo sucio… y la mayor parte de las ideas eran también mías, por lo demás. Y yo valía para usted el dinero que me pagaba. Eso es todo.

Smithers: Bueno, qué diablos... Yo le di el primer empujón cuando otros no querían hacerlo... ¿no es así? No temí emplearlo, como lo temían los demás... a causa de lo que se contaba sobre su fuga de la cárcel, allá en los Estados Unidos.

Jones: No tiene derecho a mirarme con desprecio por eso. Usted mismo ha estado en la cárcel más de una vez.

Smithers: (Furioso.) ¡Mentira! (Tratando de liquidar el asunto negándose a tomarlo en serio.) ¡Vamos! ¿Quién le ha contado ese cuento de hadas?

Jones: No hace falta que me digan ciertas cosas. Las leo en los ojos de la gente. (Después de una pausa, con aire meditativo.) Sí. Usted me dió el primer empujón. Ciertamente. Y no necesité mucho tiempo, luego, para hacer con esos negros torpes y estúpidos lo que quería. (Con orgullo.) ¡De polizón a emperador en dos años! ¡Ya es algo!

Smithers: (Con curiosidad.) Y apostaría a que tiene usted su dinerito a salvo en alguna parte.

Jones: (Con satisfacción.) ¡Naturalmente! Y está depositado en un banco extranjero, donde sólo yo podré echarle mano, suceda lo que suceda. No se imaginará que he estado trabajando en este oficio de emperador por la gloria que da... ¿verdad? ¡Claro! Las alharacas y la gloria que hay en él sólo sirven para marear a estos negros del bosque, de tan cortos alcances. Quieren un gran espectáculo de circo a cambio de su dinero. Yo les doy el espectáculo y me quedo con el dinero. (Con sonrisa sardónica.) ¡Todas las veces, me llueven billetes a los bolsillos! (Con tono de reproche.) Pero usted no puede quejarse de mí, Smithers. Le he pagado de sobra todos los favores que me hizo. ¿Acaso no lo he protegido y hecho la vista gorda ante todo ese comercio deshonesto a que se ha dedicado usted a la luz del día? Por cierto que sí... ¡Y, al mismo tiempo, he promulgado leyes para evitarlo! (Ríe burlonamente.)

Smithers: (Con sonrisa sarcástica.) Pero... y esto sin mala intención... usted mismo se ha estado apoderando de todo lo posible a diestro y siniestro... ¿no es así? ¡Vaya con los impuestos que les ha obligado a pagar! ¡Demonio! ¡Los ha exprimido usted a fondo!

Jones: (Con una risita.) No. A fondo, no. ¿Acaso no estoy aquí todavía?

Smithers: (Sonriendo ante sus pensamientos secretos.) Ya verá que ahora están exprimidos a fondo. (Cambiando bruscamente de tema.) Y en cuanto a las leyes que he violado, usted mismo las violó apenas las hizo.

Jones: ¿No soy acaso el emperador? Las leyes no rezan conmigo. (Con tono doctoral.) Fíjese en esto que le digo, Smithers. Hay robos chicos como los suyos y robos grandes como los míos. Por los robos chicos, uno va a parar a la cárcel tarde o temprano. Por los robos grandes, lo hacen emperador y lo llevan a la Galería de Hombres Célebres cuando revienta. (Con tono evocativo.) Si algo he aprendido después de escuchar durante diez años en los pullman las conversaciones de la gente blanca de rango, es eso. Y apenas tuve la oportunidad de llevarlo a la práctica, terminé por ser emperador a los dos años.

Smithers: (Incapaz de reprimir la auténtica admiración del pez chico por el pez grande.) Sí. No cabe duda de que supo usted hacerles la jugarreta. ¡Demonio! Nunca vi un hombre de tanta suerte.

Jones: (Severamente.) ¿Suerte? ¿Qué quiere decir... con eso de suerte?

Smithers: Supongo que, para usted, esa fanfarronada de la bala de plata no es suerte... Y eso fué lo que puso de su parte más que nada a estos imbéciles negros cuando tuvo lugar la revolución... ¿no es así?

Jones: (Riendo.) ¡Ah! ¡Esa bala de plata! Claro está que fué suerte. Pero fui yo quien hice esa suerte... ¿entiende? ¡Fui yo quien cargó el dado! ¡Sí, señor! Cuando el viejo Lem, ese sanguinario negro a quien pagaron para matarme, me apuntó a diez pasos de distancia y erró el tiro y yo lo derribé de un balazo... ¿qué me oyó usted decir?

Smithers: Que usted poseía un hechizo tal, que no podía matarlo una bala de plomo. "Soy tan fuerte —les dijo a los negros— que sólo puede matarme una bala de plata." ¡Qué diablos! ¿Acaso no fué eso una fanfarronada de su parte... y una suerte vulgar y estúpida?

Jones: (Orgullosamente.) Tengo sesos y los uso con rapidez. Eso no es suerte.

Smithers: Usted sabía que ellos no podrían conseguir balas de plata. Y tuvo suerte al no ser alcanzado por el tiro del viejo Lem.

Jones: (Riendo.) Y luego, todos esos estúpidos negros del bosque se hincaron de rodillas y comenzaron a golpear el suelo con la cabeza, como si yo fuese un milagro escapado de la Biblia. ¡Santo Dios! Desde entonces, los tengo en un puño. Hago restallar el látigo y saltan.

Smithers: (Resoplando.) Eso fué una patraña. Un bluff yanqui.

Jones: ¿Acaso el hombre no es grande por las cosas grandes que dice... con tal de que consiga hacérselas creer a la gente? Desde luego, yo hablo mucho cuando no tengo en qué apoyarme, pero, de todos modos, no hablo a tontas y a locas. Sé que puedo engañarlos, lo sé, y esto respalda suficientemente mi juego. ¿Y no tuve que aprender, acaso, el idioma de esos negros y enseñarles el inglés a varios antes de poder hablar con ellos? ¿No fué trabajo eso? Usted no aprendió el idioma de esa gente, Smithers, durante los diez años que ha pasado aquí, aun sabiendo que eso le representaba dinero al comerciar con ellos. Pero es demasiado haragán para tomarse esa molestia.

Smithers: (Sonrojándose.) No se preocupe por mí. ¿Y esos rumores de que usted tiene en realidad una bala de plata que ha fundido personalmente?

Jones: Eso fué para aprovechar mi bluff a fondo. Fundí la bala de plata y les dije que, cuando llegara la hora, yo mismo me mataría con ella. Agregué que eso se debía a que yo era el único hombre lo bastante grande para destruirme a mí mismo. Sería inútil que ellos intentaran hacerlo. Y entonces se arrojaron al suelo y se dieron de cabezazos contra el polvo. (Ríe.) Lo hice para poder pasear tranquilo, sin que ningún negro envidioso me disparara un balazo agazapado detrás de los árboles.

Smithers: (Asombrado.) Entonces... ¿es cierto que ha fundido usted la bala? ¿Palabra?

Jones: Claro. Aquí está. (Saca el revólver, lo abre y saca de la cámara la bala de plata.) Cinco plomos y esta niña de plata al final. ¿Verdad que tiene un hermoso brillo? (La exhibe en la mano, contemplándola con admiración, como extrañamente fascinado.)

Smithers: Permítame verla. (Estira la mano hacia la bala de plata.)

Jones: (Con aspereza.) Quietas las manos, hombre blanco. (Vuelve la bala a la cámara y se coloca nuevamente el revólver en la pistolera.)

Smithers: (Con un gruñido.) ¡Vaya! Por lo visto, usted me cree un ladrón.

Jones: No, no es eso. Sé que le daría miedo robarme. Sólo que no le permito a nadie tocar a esta niña. Es mi pata de conejo.

Smithers: (Burlón.) Ah... Conque se trata de un amuleto... ¿eh? (Con tono maligno.) ¡Pues necesitará usted pronto todos los amuletos que tenga! ¡Créame!

Jones: (Con aplomo.) Oh... Me quedan seis meses largos hasta que se cansen de mi juego. Entonces, cuando vea que se avecina el peligro, huiré.

Smithers: ¡Ajá! De modo que usted lo tiene planeado todo... ¿eh?

Jones: No soy un estúpido. Sé que esta vida de emperador dura poco. Por eso, estoy segando el heno mientras brilla el sol. ¿Creyó usted que yo conservaría este empleo durante toda mi vida? ¡No, señor! ¿De qué sirve ganar dinero si uno se queda en este andrajoso país? No, cuando gasto quiero movimiento, animación. Y cuando vea que esos negros están recobrando su coraje y se disponen a echarme y que ya he conseguido todo el dinero que me proponía, renuncio de inmediato y huyo sin demora.

Smithers: ¿Adónde?

Jones: Eso no es cosa suya.

Smithers: Apostaría a que no volverá a esos condenados Estados Unidos.

Jones: (Receloso.) ¿Por qué no? (Con risa condescendiente.) ¿Se refiere a eso que cuentan sobre mi fuga de la cárcel? Habladurías, nada más.

Smithers: (Con tono escéptico.) ¡Ah, claro!

Jones: (Con tono áspero.) ¿Insinúa que estoy mintiendo?

Smithers: (Precipitadamente.) ¡No, así me caiga muerto! Sólo pensaba en las mentiras que les dijo usted a estos negros al hablarles de los blancos que mató en los Estados Unidos.

Jones: (Irritado.) ¿Cómo, mentiras?

Smithers: ¿Acaso no habría estado usted en la cárcel, de ser cierto eso? (Con malignidad.) Y, según dicen, el matar a un blanco en los Estados Unidos no es aconsejable para la salud de un negro. Lo hierven en aceite... ¿verdad?

Jones: (Con mortífera frialdad.) ¿Quiere usted decir que me hubiera asustado el linchamiento? Entonces, le diré, Smithers. Puede ser que yo haya matado a un blanco allí. Puede ser. Y puede ser que mate a otro aquí antes de mucho, si ese blanco no se anda con cuidado.

Smithers: (Tratando de reír.) Patrañas mías. ¿No sabe aguantarse una broma? Y usted acababa de decir que nunca estuvo en la cárcel.

Jones: (Con el mismo tono, ligeramente fanfarrón.) Puede ser que yo haya estado en la cárcel, allá, por una discusión con navajas en una partida de dados. Puede ser que me hayan tocado veinte años al morir ese hombre de color. Puede ser que haya tenido otra discusión con el guardián de la cárcel que nos vigilaba durante el trabajo de la carretera. Puede ser que me haya golpeado con un látigo y que yo le haya abierto la cabeza con una pala y huido y limado la cadena de mi pierna y me haya puesto a salvo. Puede ser que haya hecho todo eso y puede ser que no lo haya hecho. ¡Le cuento esa historia para que sepa que, si repite una sola palabra, terminaré muy pronto con sus robos en estas tierras!

Smithers: (Aterrorizado.) ¿Cree que yo lo delataría? ¡No, por cierto! ¿Acaso no he sido siempre su amigo?

Jones: (Calmándose, súbitamente.) Sí, por cierto... y más vale que lo siga siendo.

Smithers: (Recobrándose y recuperando al mismo tiempo su socarronería.) Y precisamente para probarle mi amistad le diré la novedad que iba a contarle.

Jones: ¡Adelante! Hable. Debe ser una mala noticia, a juzgar por su aire satisfecho.

Smithers: (Con tono de advertencia.) Quizás se esté aproximando la hora de que usted renuncie... Con esa reluciente bala de plata... ¿eh? (Termina con una mueca burlona.)

Jones: (Intrigado.) ¿Qué dice? Hable claro.

Smithers: Hasta ahora, no he notado aquí hoy a ninguno de los guardias o criados.

Jones: (Negligentemente.) Todos ellos están en el jardín, durmiendo bajo los árboles. Cuando duermo, aprovechan la ocasión para echar también una siesta y yo simulo no sospecharlo. Me basta con tocar la campanilla y vienen volando y aparentan que han estado trabajando sin cesar.

Smithers: (Con el mismo tono burlón.) Toque la campanilla ahora y verá muy pronto y claramente qué quiero decir.

Jones: (Sobresaltado y en guardia, pero con el mismo tono negligente. ) Claro está que llamaré. (Tiende la mano y saca de atrás del trono una gran campanilla de las usadas para llamar a comer, pintada con el mismo vivo color escarlata del trono. La agita vigorosamente y luego se interrumpe para escuchar. Finalmente, va hacia ambas puerta, agita la campanilla y se asoma afuera.)

Smithers: (Observándolo con maliciosa satisfacción, después de una pausa, burlonamente.) El barco se hunde y las ratas se van.

Jones: (En repentino acceso de ira, arroja la campanilla, que rueda ruidosamente hacia un rincón.) ¡Viles negros de la selva! (Luego, al advertir que Smithers lo observa, se domina y estalla bruscamente en una suave risa burlona.) ¡Creo que me he excedido en esta mano de pòker! No es posible llevarse siempre el pozo con una escalera incompleta. ¿Dije que me quedaría otros seis meses? Pues bien... He cambiado de idea. Cobro mis fichas y renuncio al empleo de emperador ahora mismo.

Smithers: (Con sincera admiración.) ¡Que me condenen! Es usted un pájaro de sangre fría, qué duda cabe.

Jones: Es inútil agitarse. Cuando se sabe que la partida ha terminado, un beso de despedida y nada de largas esperas. Todos han huido a las colinas... ¿verdad?

Smithers: Sí. Hasta el último negro.

Jones: De modo que la revolución está en marcha. Y más vale que el emperador ponga los pies en polvorosa. (Marca el mutis hacia la puerta de foro. )

Smithers: ¿Va en busca de su caballo? No encontrará uno solo. Lo primero que hace esa gente es robar los caballos. El mío había desaparecido cuando lo busqué esta mañana. Esto fué lo que me hizo sospechar por primera vez lo que se estaba tramando.

Jones:( Alarmado por un momento, se rasca la cabeza y luego dice, filosóficamente.) Bueno, iré a pie. ¡Pies, cumplid con vuestro deber! (Saca un reloj de oro y lo mira.) Las tres y media. El sol se pone a las seis y media, poco más o menos. ( Vuelve a guardarse el reloj y dice, con fría confianza en sí mismo.) Me sobra tiempo para marcharme cómodamente.

Smithers: No esté tan seguro de eso. Lo perseguirán furiosamente. El viejo Lem está en el fondo de este asunto y lo odia. ¡Preferirá dar con usted a cenar, por cierto!

Jones: (Desdeñosamente. ) ¿Ese negro estúpido y despreciable? ¿Cree que me asusta? He aplastado ya más de una vez su torpe cabeza y volveré a hacerlo si se me interpone en el camino... (Con aire feroz.) ¡Y esta vez lo mataré, no le quepa duda!

Smithers: Tendrá usted que atravesar ese gran bosque. .. y esos negros saben husmear y seguir un rastro en las tinieblas como sabuesos. Tendrá que darse prisa para atravesar ese bosque en doce horas, aunque conozca todos los senderos como un nativo.

Jones: (Con indignado desdén.) ¡Oiga, hombre blanco! ¿Cree que he nacido imbécil? ¡Reconózcame un poco de sentido común, por amor de Dios! ¿No comprende que preví esto y me aseguré en todas las posibilidades? Fui tantas veces a ese gran bosque, simulando cazar, que lo conozco de extremo a extremo como la palma de mi mano. Podría recorrer sus senderos con los ojos cerrados. (Con gran desprecio.) ¿Cree que esos ignorantes negros del bosque, cuyos sesos no les bastan siquiera para saber sus propios nombres, podrán atrapar a Brutus Jones? ¡Bah! ¡Tenga en cuenta que los hombres blancos me persiguieron con sabuesos en el país de donde vine y me reí de ellos! Da lástima engañar a esa basura negra que tenemos aquí, tan fácil resulta hacerlo. Míreme y verá. Voy a marearlos. Habré atravesado la llanura y llegado al linde del bosque cuando anochezca. ¡Y cuando esté en el bosque, de noche, están aviados si piensan encontrar a este niño! Mañana, al amanecer, estaré del otro lado del bosque y en la costa, donde está anclada la cañonera francesa. La cañonera me recoge, me lleva a la Martinica cuando vaya allí y en la Martinica estoy a salvo, con un gran rollo de billetes en el bolsillo. Eso es tan fácil como hacer rodar un tronco.

Smithers:(Maliciosamente.) Pero... ¿y si sucede algún contratiempo y ellos lo atrapan?

Jones:(Con tono perentorio.) No lo conseguirán: esa es la respuesta.

Smithers: Pero, en el supuesto caso de que lo consiguieran... ¿qué haría usted?

Jones: (Frunciendo el ceño.) En este revólver, tengo cinco balas de plomo lo bastante buenas para unos vulgares negros de la selva... y, además, me queda la bala de plata para impedirles que me atrapen.

Smithers: (Con sarcasmo.) Ah ... Olvidaba esa bala de plata. Usted se despachará a sí mismo con elegancia... ¿verdad? ¡Vaya que sí!

Jones: (Con aire sombrío.) Puede apostarse todo su paco a una sola cosa, hombre blanco: este niño seguirá jugando hasta el fin, y, cuando abandone el juego, lo hará estrepitosamente y como es debido. ¡La bala de plata no será demasiado buena para él cuando se vaya, téngalo por seguro! (Dominando su nerviosidad, con confiada risa.) ¡Vamos! ¿De qué estoy hablando? No hemos llegado a eso todavía y nunca llegaremos... al menos, con esa basura negra que hay aquí. (Jactanciosamente.) De todos modos, la bala de plata me trae suerte. ¡Puedo vencer en ingenio, en la carrera, en la lucha y en el juego a todos ellos, en cualquier momento del día y de la noche! ¡Ya verá! (Desde las lejanas colinas, llega el tenue y regular redoble de un tam-tam, grave y vibrante. Se inicia con un ritmo que corresponde exactamente a un pulso normal —de 72 pulsaciones por minuto— y continúa con un ritmo gradualmente acelerado desde entonces, sin interrupción, hasta el final mismo de la obra. Jones se sobresalta al oírlo. Una extraña aprensión invade por un momento su rostro al escucharlo. Luego pregunta, tratando de recuperar su aire displicente.) ¿Por qué estará redoblando ese tambor?

Smithers: (Con una mueca significativa.) Redobla por usted. Significa que esa maldita ceremonia ha empezado. He oído eso antes y lo conozco.

Jones: ¿Ceremonia? ¿Qué ceremonia?

Smithers: Los negros se han reunido y bailan una danza guerrera para excitar su valor, antes de atacarlo.

JONES: ¡Que lo hagan! ¡Les hará falta!

Smithers: Y celebran sus misas paganas... ejecutando innumerables hechizos y brujerías para que les ayuden contra la bala de plata. (Con sonora risotada.) ¡Santo Dios, cómo huelen los condenados!

Jones: ( Un poco asustado e impresionado, sin poderlo remediar.) ¡Bah! ¡Hace falta algo más que eso para asustar a este pollo!

Smithers: (Husmeando los sentimientos de su interlocutor, con tono maligno.) Esta noche, cuando el bosque esté oscuro como boca de lobo, los negros soltarán a sus demonios y fantasmas favoritos para que le den caza. Ya verá usted que se le erizará el cabello antes del amanecer. (Con tono solemne. ) Ese hediondo bosque es un sitio muy extraño, hasta a la luz del día. No se sabe qué puede ocurrir en él... ¡Ese maldito silencio! Siempre siento un escalofrío en la espalda apenas entro allí.

Jones: (Con desdeñoso bufido.) Yo, no soy un cobarde como usted. Los árboles son mis amigos y habrá una luna llena que me ayudará. Y que esos pobres negros hagan todos los estúpidos hechizos que se les ocurran. ¿Me supone tan tonto como para creer en fantasmas y aparecidos y todos esos cuentos de viejas? ¡Vamos, hombre blanco! No me diga esas cosas. (Con una risita.) ¿No sabe que esos negros tendrán que vérselas con un hombre que fué miembro de buena reputación de la iglesia bautista? Por cierto que lo fui cuando era camarero de los pullman, antes de tener mi disgustillo. Que ensayen sus tretas paganas. La iglesia bautista me protege y los enviará al infierno. (Con satisfacción más aplomada.) ¡Y me queda la bala de plata de mi propiedad, no lo olvide!

Smithers: ¡Bah! Usted no se ha acordado gran cosa de su iglesia bautista desde que está aquí. Yo mismo oí decir que había cambiado de religión y que era partidario de esos malditos brujos o como diablos quiera llamar usted a esos cerdos.

Jones: (Con vehemencia.) ¡Lo fingí! ¡Naturalmente que lo fingí! Eso formó parte del juego desde el primer momento. Si comprobaba que los negros creían que lo negro era blanco, yo lo gritaba con más fuerza que ellos. De nada me servía hacer trabajo de misionero para la iglesia bautista. Yo buscaba el dinero y arrinconé a Jesús en los estantes por el momento. (Se interrumpe bruscamente para mirar su reloj, en guardia.) Pero ya no me queda mucho tiempo para seguir hablando sobre tonterías con usted. Me voy ahora mismo. (Meie la mano debajo del trono y saca un costoso sombrero de Panamá con una cinta multicolor y se lo pone garbosamente en la cabeza.) ¡Hasta luego, hombre blanco! (Con una sonrisa sarcàstica.) ¡Quizás lo vea algún día en la cárcel!

Smithers: A mí no, por cierto. Y lo que es a mí no me gustaría estar en su pellejo por todo el oro del mundo, pero le deseo buena suerte de todos modos.

Jones: (Desdeñosamente.) ¡Es usted el hombre más asustadizo que se haya visto! Le digo que estoy tan a salvo como si me hallase en Nueva York. Los negros sólo habrán juntado coraje suficiente para hacer algo al anochecer. Y, a esa hora, les habré sacado una ventaja que no podrán descontar.

Smithers:(Maligno.) Dele recuerdos míos a todos los fantasmas que encuentre.

Jones: (Sonriendo. ) Si alguno de esos fantasmas tiene dinero, le diré que lo rehúya a usted si no quiere perderlo.

Smithers: (Halagado.) ¡Vamos, hombre! (Con curiosidad.) ¿No lleva usted equipaje?

Jones: Voy liviano cuando quiero avanzar con rapidez. Y en la entrada del bosque tengo enterradas unas latas de conservas. (Jactanciosamente.) ¡Ahora no dirá usted que soy poco previsor y no sé usar mi cerebro! (Con gesto amplio y generoso. ) Le dejo todo lo que queda en el palacio... y más vale que se lleve lo que pueda sin llamar la atención, antes de que lleguen ellos.

Smithers: (Agradecido.) Perfectamente... y gracias. (Al ver que Jones se encamina hacia la puerta de foro, con tono de advertencia.) ¡Oiga! No pensará usted salir por ahí... ¿verdad?

Jones: ¿Cree que me avendría a salir por la puerta de los fondos, como un negro cualquiera? ¿Acaso no soy aún el emperador? Y el emperador Jones sale por donde entró y esa basura negra no se atreverá a detenerlo... por ahora, al menos. (Se detiene por un instante en el umbral, escuchando el redoble lejano pero insistente del tam-tam.) Escuche esa diana... Debe ser un tambor muy grande para oírse desde tan lejos. ( Riendo. ) Bueno... Ya que no acude toda una charanga a despedirme, por lo menos está el tambor. Hasta luego, hombre blanco. (Se mete las manos en los bolsillos y con estudiada negligencia, silbando una canción, sale con pausado andar y se va hacia la izquierda. )

Smithers: (Siguiéndolo con una mirada perpleja de admiración.) ¡Tiene bríos, qué diablos! (Irritado.) ¡Bah! ¡Maldito negro. . . con sus ínfulas! ¡Ojalá lo atrapen y le ajusten las cuentas!



Telón



ESCENA II



El fin de la llanura, donde comienza el Gran Bosque. El primer término está formado por terreno liso y arenoso punteado con unas piedras y grupos de árboles enanos, que se inclinan hasta muy cerca de la tierra para eludir los embates del viento alisto. A foro, el bosque es un muro de tiniebla que divide el mundo. Sólo cuando el ojo se habitúa a la oscuridad pueden distinguirse los contornos de los árboles más próximos, enormes pilares de más intensa negrura. Una lúgubre monotonía de viento perdido en las hojas, gime en el aire. Con todo, este sonido sólo intensifica la impresión de la implacable inmovilidad del bosque, sólo forma un fondo que destaca su caviloso y despiadado silencio.

Jones entra por izquierda, con rápidos pasos. Se detiene al acercarse a la entrada del bosque y mira a su alrededor, escudriñando la tiniebla, como si buscara algún mojón familiar. Luego, convencido al parecer de que está donde debe estar, se deja caer en el suelo, mortalmente cansado.

Jones: Bueno... Aquí estoy. ¡A tiempo, por cierto! ¡Un poco más y esto habría sido más negro que el as de espadas! (Saca un pañuelo de colores del bolsillo trasero del pantalón y se seca el sudoroso rostro.) ¡Ya lo creo! ¡Necesito aire! Estoy cansadísimo, vaya si lo estoy... Ese cómodo empleo de emperador no ha sido un buen adiestramiento para una larga caminata por esta llanura, bajo los rigores del sol. (Con una risita.) Animo, negro. Falta aún lo peor. (Alza la cabeza y mira fijamente el bosque. Su risita se extingue de improviso. Con terror.) Dios mío... ¡Qué bosque, éste! Ese despreciable Smithers dijo que era negro y por cierto que no se equivocó. ( Les vuelve la espalda a los árboles y al mirar sus pies aferra al vuelo la oportunidad de cambiar de tema y dice, con aire solícito.) Pies míos, os portáis bien y confío en no veros ampollados. Es hora ya de que os dé un descanso. (Se quita los zapatos, mientras sus ojos rehúyen insistentemente el bosque. Tantea con cautela sus talones. ) Todavía estáis en magníficas condiciones... sólo que un poco afiebrados. Enfriaos. Recordad que os espera un largo viaje. (Se sienta en actitud fatigada, escuchando el rítmico redoble del tam-tam. Gruñe en voz alta, para disimular un creciente desasosiego.) ¡Despreciables negros del bosque! ¿No se cansarán de redoblar en ese tambor? Se diría que suena con más fuerza. ¿Habrán empezado a perseguirme, ya? (Se levanta trabajosamente, volviendo los ojos hacia la llanura y abarcándola.) Ahora, no podría verlos, por cierto que no, aunque estuviesen a cien pasos. (Luego, sacudiéndose como un perro mojado, para liberarse de estos deprimentes pensamientos. ) Claro... Están a kilómetros y kilómetros y más kilómetros de distancia. ¿A qué viene eso de sentirte nervioso? (Pero se sienta y comienza a atarse presurosamente los cordones de los zapatos, murmurando mientras tanto con tono tranquilizador.) ¿Sabes qué sucede? ¡Pues que tienes la panza vacía, eso es lo que hay! ¡Es hora de comer! Con sólo viento en el estómago, se explica que estés nervioso. Bueno, comeremos ahora mismo, apenas estén atados estos fastidiosos zapatos. ( Termina de atarlos.) ¡Eso es! ¡Ahora, veamos! (Se hinca de rodillas y apoya en el suelo las manos, registrando con los ojos la tierra, a su alrededor.) Piedra blanca, piedra blanca... ¿Dónde estás? (Ve la primera piedra blanca, se le acerca arrastrándose y dice, con tono satisfecho.) ¡Aquí estás! Ya sabía yo que el sitio era éste. Lata de provisiones, ven a mí. (Levanta la piedra, tantea debajo de ella y dice, consternado.) ¡No está! ¡Santo Dios! ¿Es este el sitio o no? Hay otra piedra. Debe ser ésa. (Se arrastra hasta la otra piedra y la invierte.) ¡Tampoco está aquí! ¡Comida! ¿Dónde estás? No está aquí. ¡Dios mío! ¿Tendré que pasar hambre en ese bosque... durante toda la noche? (Mientras habla, se arrastra de una piedra a otra, invirtiéndolas todas con frenética prisa. Finalmente, se levanta de un salto, con aire excitado.) ¿Será que no encuentro el sitio? ¡Eso debe ser! Pero... ¿cómo se explica, después de haber seguido la huella por la llanura a plena luz del día? (Con tono casi quejumbroso.) ¡Tengo hambre, eso es lo que hay! ¡Necesito encontrar mi comida! ¿De dónde obtendré fuerzas si no como? ¡Tengo que dar con esas provisiones en alguna parte, suceda lo que suceda! ¿Por qué oscurece tan pronto? ¡No veo ni pizca! (Enciende un fósforo frotándolo contra sus pantalones y lo escudriña todo a su alrededor. El ritmo del lejano tam-tam aumenta perceptiblemente en ese momento. Jones murmura, con tono perplejo.) ¿Cómo se explica que estén aquí todas estas piedras blancas, cuando yo sólo recuerdo una? (Repentinamente, con entrecortada exclamación de terror, arroja el fósforo al suelo y lo pisotea.) ¡Negro! ¿Te has vuelto loco? ¿Estás encendiendo fósforos para mostrarles dónde estás? ¡Usa tu cabeza, por amor de Dios! ¡Caramba, tengo que ser cuidadoso! (Mira fijamente la llanura que está a sus espaldas, con aire aprensivo, la mano apoyada sobre el revólver.) Pero... ¿cómo están aquí estas piedras blancas? ¿Y dónde está la lata con las provisiones, envuelta en hule, que escondí aquí?

(Mientras está de espaldas, Los Pequeños Miedos Informes salen arrastrándose de la cerrada tiniebla del bosque. Son negros, carecen de forma y sólo se ven sus fulgurantes ojillos. Si tienen alguna forma susceptible de descripción, es la de una lombriz del tamaño de un niño que se arrastra. Se mueven silenciosamente, pero con esfuerzo pausado y penoso, tratando de incorporarse, fracasando en su intento y volviendo a caer de bruces. Jones se vuelve de cara al bosque. Mira fijamente las copas de los árboles, tratando en vano de descubrir el lugar donde está por la conformación de aquéllas.)

¡Los árboles no me dicen ni pizca! ¡Dios mío! ¡Nada de lo que veo se parece a lo que he visto ya! ¡Me he extraviado, no hay duda! (Con sombrío presentimiento.) ¡Esto es muy extraño! ¡Muy extraño! (Con repentino y forzado desafío y poseído de irritación.) ¡Bosque! ¿Estás tratando de engañarme?

(De los informes seres que están en el suelo ante él, brota una leve ráfaga de burlona risa que semeja un susurro de hojas. Los Pequeños Miedos Informes se arrastran hacia Jones incorporándose un poco. Jones mira abajo, da un salto atrás con un alarido de terror y sacando de un tirón el revólver dice con trémula voz.) ¿Qué es eso? ¿Quién está ahí? ¿Qué eres? ¡Aléjate de mí antes de que te mate! ¿No te vas...?

(Dispara. Un fulgor, una sonora detonación y luego el silencio, interrumpido solamente por el lejano y acelerado latido del tam-tam. Los informes seres han vuelto a deslizarse al interior del bosque. Jones permanece inmóvil, escuchando atentamente. El sonido de la detonación, el tranquilizador contacto del revólver que tiene en la mano, le han permitido recobrar en parte su valor desfallecido. Vuelve a hablarse a sí mismo, con renovada confianza.)

Se han ido. Ese tiro les ajustó las cuentas. Sólo eran unos animalitos... pequeños cerdos salvajes, supongo. Quizás hayan desenterrado mis provisiones, comiéndoselas. Claro está, negro tonto... ¿Y qué te habías imaginado? ¿Que eran fantasmas? (Con excitación.) ¡Santo Dios! Te has delatado al disparar ese tiro. ¡Los negros lo habrán oído, sin la menor duda! Es hora de que huyas al bosque, sin más demora. (Se dispone a entrar en el bosque, vacila antes de internarse y, luego, se incita a sí mismo, con varonil decisión.) ¡Entra, negro! ¿Qué temes? ¡Ahí no hay más que árboles! ¡Entra! (Se interna audazmente en el bosque.)



ESCENA III



En el bosque. Acaba de salir la luna. Sus rayos, al filtrarse por entre el dosel de hojas, crean un resplandor apenas perceptible, imponente, que lo baña todo. En primer término, un denso y bajo muro de maleza y enredaderas, que cerca a un pequeño claro triangular. Más allá del claro está la negra masa del bosque, como una valla que todo lo rodea. Se distingue vagamente un sendero que lleva al claro desde la izquierda, foro, y que vuelve a alejarse de él, serpenteando, hacia la derecha. Al levantarse el telón, nada se distingue nítidamente. Salvo el redoble del tam-tam, algo más sonoro y rápido que al terminar la escena anterior, reina el silencio, interrumpido con intervalos de pocos segundos por unos extraños golpes secos. Luego, gradualmente, puede distinguirse la figura del negro Jeff, agazapado en cuclillas a foro del triángulo. Es un hombre de edad madura, flaco, moreno y viste uniforme y gorra de camarero del pullman. Echa un par de dados al suelo, los recoge, los agita, vuelve a echarlos, con los movimientos regulares, rígidos, mecánicos de un autómata. Se oyen los pesados y trabajosos pasos de alguien que se acerca a izquierda, por el sendero, y resuena la voz de Jones, algo más aguda, en un brioso esfuerzo por vencer sus temblores.

Jones: Ha salido la luna. ¿Oyes, negro? Ahora tienes más luz. Ya no te darás topetazos contra los árboles ni te arañarás el pellejo en la maleza. Ahora ves por donde caminas. ¡Animo, pues! A partir de aquí, esto es una ganga. (Aparece exactamente a foro del claro triangular y se seca el rostro con la manga. Ha perdido su sombrero de Panamá. Su rostro está cubierto de arañazos y su vistoso uniforme exhibe varias grandes desgarraduras. ) ¿ Qué hora será? No encenderé un fósforo para averiguarlo. ¡Oh! Hace calor, no hay duda. (Con voz exhausta.) ¿Cuánto tiempo hará que me estoy abriendo camino a través de este bosque? Horas y horas, seguramente. ¡Se diría que he estado aquí toda mi vida! Pero eso no puede ser, ya que la luna acaba de salir. ¡Larga noche ésta para ti, Majestad! (Con triste risita.) ¡Majestad! Ya no le queda mucha Majestad a este niño, ahora. ( Con forzada jovialidad. ) No te preocupes. Todo eso forma parte del juego. Terminará esta noche, como todo lo demás. Y cuando estés allí, sano y salvo y con el paco en las manos, te reirás de todo esto. (Empieza a silbar, pero se interrumpe con irritación.) ¿Qué es eso de silbar, imbécil? ¿Quieres que todos te oigan? (Calla, para escuchar.) ¡Siempre ese tambor! A juzgar por el ruido, se está acercando. Ellos lo llevan consigo. Es hora de que me mueva. (Da un paso adelante y luego se detiene y dice con aire inquieto.) ¿Qué extraño chasquido es ése? ¡Ahí está! ¡Se oye cerca! Suena como... como... ¡Dios mío, suena como si un negro echara los dados jugando al paso inglés! (Asustado.) Más vale que huya antes de que se me ocurran esas ideas. (Penetra rápidamente en el claro, se detiene petrificado al ver a Jeff y dice, con una exclamación entrecortada de terror.) ¿Quién está ahí? ¿Qué es eso? ¿Eres tú, Jeff? (Se adelanta hacia él. Ha olvidado por un momento todo lo que lo rodea y cree realmente ver a un hombre vivo, de modo que dice con tono de satisfecho alivio.) ¡Jeff! ¡Por cierto que me alegro muchísimo de verte! Me dijeron que habías muerto a causa del navajazo que te di. (Deteniéndose, de pronto, con aire perplejo.) Pero... ¿cómo se explica que estés aquí, negro? (Contempla con aire fascinado a Jeff, que continúa jugando mecánicamente con los dados. Jones pone los ojos en blanco, desatinadamente, y balbucea.) ¿No vas... a mirar... no puedes hablarme? ¿Eres un... un... fantasma? (Saca de un tirón el revólver, en un frenesí de aterrorizada ira) Negro, te maté en otros tiempos. ¿Tendré que volver a matarte? Toma, pues. (Dispara. Al disiparse el humo, Jeff se ha desvanecido. Jones permanece inmóvil y trémulo y luego dice, algo tranquilizado.) Sea como fuere, ha desaparecido. Fantasma o no, ese tiro le ha ajustado las cuentas. (El redoble del lejano tam-tam se vuelve perceptiblemente más sonoro y rápido. Jones lo advierte y dice con un sobresalto, volviendo los ojos.) ¡Se están acercando! ¡Apuran el paso! ¡Y yo disparo balazos para indicarles donde estoy! ¡Oh, Dios mío! Tengo que correr. (Olvidando el sendero, se interna desatinadamente en la maleza de foro y desaparece en la sombra.)



ESCENA IV



En el bosque. De derecha, primer término, a izquierda, foro, un ancho camino de tierra en diagonal. Enhiesta, a ambos lados, lo tapia la arboleda del bosque. La luna ha alcanzado ahora su mayor altura. Bajo su resplandor, el camino brilla de un modo irreal y propio del trasmundo. Se diría que el bosque se ha apartado, momentáneamente, para dejar que el camino pase y cumpla su secreto designio. Hecho esto, el bosque volverá a replegarse sobre sí mismo y el camino dejará de existir. Jones entra a tropezones, viniendo del bosque de la derecha. Su uniforme está desgarrado y hecho jirones. Mira a su alrededor con muda sorpresa al ver el camino, mientras sus ojos parpadean bajo el brillante centelleo de la luna. Se desploma en tierra, exhausto, y jadea pesadamente durante algún tiempo. Luego dice, con repentina ira:

Jones: ¡El calor me está derritiendo! ¡Corro y corro y corro! ¡Maldita sea esta chaqueta! ¡Parece una camisa de fuerza! (Se arranca la chaqueta y la tira, mostrando el cuerpo desnudo hasta la cintura.) ¡Eso es! ¡Así estoy mejor! ¡Ahora puedo respirar! (Mira sus pies y sus ojos se fijan en sus espuelas.) Y al diablo con estas malditas espuelas. Son ellas las que me han estado haciendo tropezar y dar de golpes. ( Las desprende y arroja a un lado, con gesto de desagrado.) ¡Eso es! Me despojo de estos adornos baratos de emperador y viajo con mayor rapidez. ¡Dios mío! ¡Qué cansado estoy! (Después de una pausa, escuchando el insistente redoble del tam-tam a lo lejos.) Debo haber puesto alguna distancia entre ellos y yo... corriendo así... y con todo eso... ese maldito tambor suena del mismo modo que antes... hasta parece más próximo. Bueno, de todos modos, creo llevarles la delantera. No me alcanzarán. (Con un suspiro.) Con tal de que aguanten mis estúpidas piernas... Oh ... Lamento haber empezado todo esto. Es difícil zafarse de este empleo de emperador. (Mira en torno suyo, con aire receloso.) ¿Cómo vino a parar aquí este camino? Un buen camino nivelado, por cierto. No recuerdo haberlo visto antes. (Meneando la cabeza, con aprensión.) Este bosque, ciertamente, se llena al llegar la noche de cosas extrañas. (Con súbito terror.) ¡Dios mío, no me hagas ver más espíritus, te lo suplico! ¡Me enloquecen! (Tratando de convencerse a sí mismo.) ¡Espíritus! ¡No hay tal cosa, negro imbécil! ¿No te lo dijo muchas veces el párroco bautista? ¿Eres un individuo civilizado o eres igual a cualquiera de estos ignorantes negros de la selva? ¡Claro! Todas esas fueron visiones tuyas. Allí nada había. ¡Aquel no era Jeff! ¿Sabes qué pasa? Simplemente, que estás viendo cosas porque tienes vacía la panza y estás enfermo de hambre. El hambre influye sobre tu cabeza y tus ojos. Cualquier tonto lo comprende. (Suplicando fervorosamente.) ¡Pero ojalá no vuelva a encontrarme con ellos, Dios mío, sean lo que sean! (Cautelosamente.) ¡Descansa! ¡No hables! ¡Descansa! Lo necesitas. Luego, seguirás tu camino. (Mirando la luna.) Ha pasado ya casi la mitad de la noche. ¡Por la mañana llegarás a la costa! Allí estarás a salvo.

(Por derecha, entra una pequeña cuadrilla de negros. Visten trajes listados de presidiarios, tienen la cabeza rapada y arrastran una cadena. Algunos, llevan picos, otros, palas. Los sigue un hombre blanco, que viste el uniforme de guardián de la cárcel. Tiene atravesado al hombro un Winchester y lleva un pesado látigo. A una señal del guardián, los negros se detienen en el camino, del lado opuesto a aquel en que se ha sentado Jones. Éste, que ha estado contemplando el cielo sin advertir la silenciosa llegada del grupo, baja los ojos bruscamente y los ve. Los ojos se le salen de las órbitas, trata de levantarse y de huir, pero vuelve a dejarse caer, harto petrificado por el miedo para moverse. Su voz murmura, en estrangulada plegaria. )

¡Dios mío!

(El guardián de la cárcel hace restallar su látigo, silenciosamente, y ante esta señal todos los presidiarios comienzan a trabajar en el camino. Blanden sus picos y manejan la pala, pero su labor no causa el menor ruido. Sus movimientos, como los de Jeff en la escena anterior, son propios de autómatas, rígidos, lentos y mecánicos. El guardián de la cárcel señala severamente a Jones con su látigo y le ordena que ocupe su sitio entre los demás paleadores. Jones se pone de pie, presa de un hipnotizado estupor. Murmura, con aire dócil.)

¡Sí, señor! ¡Sí, señor! ¡Ya voy!

(Mientras se dirige, arrastrando uno de los pies, a su sitio, maldice en voz baja con ira y odio.)

¡Maldito seas! Ya te ajustaré las cuentas, algún día.

(Como si tuviese una pala en las manos, ejecuta fatigados y mecánicos ademanes propios de quien cava la tierra y la arroja al borde de la carretera. Súbitamente, el guardián se le acerca enojado, con aire amenazador. Alza el látigo y le cruza con él malignamente los hombros. Jones se estremece de dolor y se agacha, con abyecto gesto. El guardián le vuelve la espalda y se aleja desdeñosamente. De inmediato, Jones se yergue. Los brazos levantados, como si esgrimiera la pala a guisa de porra, salta con ímpetu sanguinario hacia el guardián, que nada sospecha. Cuando va a dejar caer su pala sobre el cráneo del hombre blanco, aplastándolo, Jones nota de pronto que sus manos están vacías. Grita, con desesperación.)

¿Dónde está mi pala? ¡Denme mi pala para destrozarle la cabeza! (Dirigiéndose a sus camaradas de presidio.) ¡Denme una pala, cualquiera de ustedes, por amor de Dios!

(Todos permanecen petrificados en la mayor inmovilidad, los ojos fijos en el suelo. El guardián parece esperar con aire de expectación, vuelta la espalda al atacante. Jones brama con perpleja y aterrorizada ira, tratando frenéticamente de sacar su revólver.)

¡Te mataré, demonio blanco, aunque ese sea el último acto de mi vida! ¡Fantasma o demonio, te mataré!

(Libera el revólver y hace fuego a quemarropa sobre la espalda del guardián. De inmediato, los muros del bosque se cierran desde ambos lados y el camino y las figuras de la cuadrilla de presidiarios se borran en una tiniebla que lo amortaja todo. Los únicos sonidos que se perciben son un crujido en la maleza cuando Jones se aleja a saltos en loca fuga y el latir del tam-tam, muy lejano aún, pero cuyo volumen sonoro y rapidez de ritmo han aumentado.)



ESCENA V



Un gran claro circular, rodeado por apretadas hileras de gigantescos árboles, cuyas copas no alcanza a divisar la vista. En el centro, un gran tocón al cual la acción del tiempo ha dado una curiosa semejanza con el estrado de una subasta pública. La luna baña el claro con diáfana luz. Entra Jones, abriéndose camino a través del bosque, por izquierda. Mira nerviosamente el claro, con ojos temerosos y acosados. Sus pantalones están hechos jirones, sus zapatos destrozados y deformados tienen desprendidas las suelas. Se desliza cautelosamente hacia el tocón y se sienta, en una posición tensa, pronto a huir de inmediato. Luego, oprimiéndose la cabeza con las manos, se balancea hacia adelante y hacia atrás, gimiendo lastimeramente.

Jones: ¡Oh, Señor, Señor! ¡Oh, Señor, Señor! (Súbitamente, se deja caer de rodillas y alza las manos unidas al cielo, con atormentada súplica.) ¡Señor Jesús, escucha mi plegaria! ¡Soy un pobre pecador, un pobre pecador! ¡Sé que he hecho mal, lo sé! ¡Al sorprender a Jeff haciendo trampa con dados cargados, me venció la ira y lo maté! ¡Hice mal, Señor! Cuando ese guardia me golpeó con el látigo, me venció la ira y lo maté. ¡Hice mal, Señor! Y aquí, donde esos estúpidos negros de la selva me elevaron al sitial de los poderosos, robé todo lo que pude. ¡Hice mal, Señor! ¡Lo sé! ¡Lo siento! ¡Perdóname, Señor! ¡Perdona a este pecador! (Suplicando, con tono aterrorizado.) ¡Y apártalos de mí, Señor! ¡Apártalos de mí! ¡Y que ese tambor deje de resonar en mis oídos! También eso está empezando a parecerme cosa de los espíritus. (Se pone de pie, algo tranquilizado evidentemente por su plegaria, con forzada confianza.) Que el Señor me proteja de los aparecidos después de esto. (Vuelve a sentarse sobre el tocón.) Los hombres de carne y hueso no me asustan. Que vengan. .. Pero esos otros. .. (Se estremece, luego se mira los pies, moviendo nerviosamente los dedos dentro de los zapatos y dice, con un gemido.) ¡Oh, mis pobres pies! Esos zapatos de nada sirven, como no sea para lastimarme. Estaré mejor sin ellos. (Los desata y se los quita y con los restos de sus zapatos en las manos los contempla tristemente.) Eran buenos. De charol, además. Mírenlos, ahora. ¡Emperador, estás decayendo mucho!

(Suspira con abatimiento y permanece con los hombros agobiados, contemplando fijamente los zapatos que tiene en las manos, como si no quisiera abandonarlos. Mientras su atención está ocupada así, desde todas partes penetra en el claro una muchedumbre de figuras. Todas visten trajes del Sur, del período 1830-1860. Hay hombres de edad madura que son, a todas luces, acaudalados dueños de plantaciones. Hay un individuo garboso y autoritario, el Subastador. Y también una multitud de espectadores curiosos, en su mayoría jóvenes beldades y petimetres, que han venido a la subasta de esclavos a divertirse. Todos cambian corteses saludos sin pronunciar palabra y conversan silenciosamente. En sus movimientos, hay algo de rígido, ceremonioso, irreal, marionetístico. Se agrupan en torno del tocón. Finalmente, un empleado trae por izquierda una tanda de esclavos: tres hombres de distintas edades, dos mujeres, una de ellas con una criatura de pecho a quien amamanta. Estos esclavos son ubicados a la izquierda del tocón, junto a Jones.

Los plantadores blancos miran a los esclavos con aire estimativo, como si fuesen ganado, y cambian opiniones. Los petimetres los señalan y hacen observaciones ingeniosas. Las beldades ríen entre dientes, de una manera fascinadora. Todo esto se desarrolla en silencio, oyéndose solamente la siniestra vibración del tam-tam. El Subastador alza la mano, ocupando su lugar en el tocón. Los componentes del grupo adelantan la cabeza, con aire atento. El Subastador toca imperativamente el hombro de Jones, haciéndole señas de que suba sobre el tocón, estrado de la subasta.

Jones alza los ojos, ve las figuras que lo rodean por todas partes, mira con desvarío buscando alguna brecha por donde huir y salta con frenesí a lo más alto del tocón, para alejarse de ellos todo lo posible. Allí, queda inmóvil, agachado, paralizado de terror. El Subastador inicia su silenciosa perorata. Señala a Jones, exhorta a los plantadores a que se cercioren personalmente. He aquí a un buen peón para tareas rurales, de buen aliento y sanos miembros, como puede verse. Muy robusto aún, a pesar de ser hombre de edad madura. Miren su espalda. Miren esos hombros. Miren los músculos de sus brazos y sus recias piernas. Capaz de ejecutar cualquier cantidad de trabajo pesado. Además, de buen carácter, inteligente y dócil. ¿Quieren iniciar sus ofertas, caballeros? Los plantadores alzan los dedos, haciendo sus ofertas. Todos, al parecer, están ansiosos por quedarse con Jones. La puja es animada, la muchedumbre revela interés por su desenlace. Mientras ocurre todo esto, en Jones ha aparecido el valor de la desesperación. Se atreve a bajar los ojos y a mirar a su alrededor. En su rostro, el abyecto terror es substituido por la perplejidad y luego por una gradual comprensión y balbucea.)

¿Qué están haciendo ustedes, hombres blancos? ¿Qué significa todo esto? ¿Por qué me miran? ¿Qué hacen conmigo, a fin de cuentas? (Repentinamente, convulsionado por un furioso odio y por el miedo.) ¿Es esto una subasta? ¿Me venden, como solía hacerse antes de la guerra? (Sacando de un tirón su revólver, en el preciso momento en que el Subastador lo adjudica a uno de los plantadores con un golpe de martillo, Jones pasea furiosamente la mirada del Subastador al comprador.) ¿Y es usted quien me vende? ¿Y usted quien me compra? ¡Yo les demostraré que soy un negro libre, malditos sean! (Dispara contra el Subastador y el Plantador con tal rapidez, que ambos tiros son casi simultáneos. Como si esto fuera una señal, se cierran los muros del bosque. Sólo quedan las tinieblas y un silencio interrumpido por Jones cuando éste sale corriendo y gritando de miedo y por el redoble acelerado y cada vez más sonoro del tam-tam.)



ESCENA VI



Un claro en el bosque. Las ramas de los árboles se unen, formando un bajo cielo raso a unos dos metros del suelo. Las ramas entrelazadas de las enredaderas suben para abrazar los troncos de los árboles, dando un aspecto arqueado a los flancos. El espacio así rodeado semeja la oscura y ruidosa bodega de un navío antiguo. La claridad de la luna es interceptada casi por completo y sólo se filtra una vaga y descolorida luz. Se oye que alguien se acerca por izquierda, tropezando y arrastrándose por entre la maleza. Se distingue la voz de Jones, entre gemidos.

Jones: ¡Oh, Señor! ¿Qué puedo hacer, ahora? Sólo me queda la bala de plata. Si me persiguen otros espíritus... ¿cómo haré para ahuyentarlos? ¡Oh, Señor! Sólo me queda la bala de plata... y la guardaré para que me traiga suerte. ¡Si la disparo, estoy perdido! ¡Dios mío, qué oscuro es esto! ¿Dónde está la luna? ¡Oh, Señor! ¡Esta noche es interminable! (Avanza, tanteando cautelosamente su camino.) ¡Aquí! Esto parece un claro. Necesito tenderme y descansar. No me importa el que esos negros puedan atraparme. Necesito descansar.

(Se ha adelantado ahora lo suficiente para que su figura pueda distinguirse vagamente. Sus pantalones están desgarrados a tal punto, que sus restos son apenas un taparrabos. Se tiende cuan largo es, boca abajo, jadeando de cansancio. Gradualmente el espacio cercado parece iluminarse más y pueden verse detrás de Jones dos filas de figuras sentadas. Éstas se hallan encogidas, en actitudes llenas de desesperanza, el cuerpo doblegado, enfrentadas las unas a las otras y con las espaldas en contacto con los muros del bosque, como si estuviesen encadenadas a éstos. Todas son negras y su única indumentaria es el taparrabos. Al principio, permanecen en silencio e inmóviles. Luego comienzan a balancearse lentamente hacia adelante y hacia atrás, a un tiempo, como si se dejaran llevar con laxitud por el largo mecerse de un barco en el mar. Al mismo tiempo, se eleva entre ellos un melancólico murmullo, el cual crece gradualmente en etapas rítmicas que parecen dirigidas y fiscalizadas por la vibración del tam-tam lejano, basta convertirse en un largo y trémulo lamento de desesperación que alcanza cierto tono insoportablemente agudo y baja luego, en lentas gradaciones tonales, al silencio y vuelve a subir. Jones se sobresalta, alza los ojos, ve las figuras y se arroja nuevamente al suelo para no ver el espectáculo. Todo su cuerpo es convulsionado por un escalofrío de terror al oír nuevamente el lamento, que vuelve a elevarse en torno suyo. Pero a la vez siguiente, su voz, como obedeciendo a alguna misteriosa coacción, comienza con los demás. Al elevarse el tono del coro, Jones se incorpora y adopta la misma posición, balanceándose hacia adelante y hacia atrás. Su voz alcanza el tono más agudo del dolor, de la desolación. La luz se extingue, cesan las demás voces y sólo queda la oscuridad. Se oye cómo Jones se pone de pie trabajosamente y se va corriendo, y su voz baja hasta lo más grave de la escala, oyéndose cada vez menos, a medida que se aleja a través de la espesura. El tam-tam se oye con creciente sonoridad, rapidez y una pulsación más insistente, triunfante.)



ESCENA VII



El pie de un árbol gigante, a orillas de un gran río. Junto al árbol, una tosca construcción de cantos rodados, que parece un altar. En primer plano de foro, la elevada ribera del río. Más allá, la superficie del río, brillante y plácida bajo la luz de la luna, desdibujada y fundida en un velo de azulenca niebla a lo lejos. Desde la izquierda llega la voz de Jones, que sube y baja de tono en el largo y desesperado lamento de los esclavos encadenados, al rítmico redoble del tam-tam. Al esfumarse la voz de Jones en el silencio, entra en el claro. La expresión de su rostro es impasible y pétrea, en sus ojos hay un fulgor obsesionado y se mueve con un andar extrañamente pausado, como un sonámbulo o un hombre en estado de trance. Mira a su alrededor, contempla el árbol, el tosco altar de piedra, la superficie del río iluminada por la luna que se extiende más allá y se pasa la mano por la cabeza con vago gesto de intrigado desconcierto. Luego, como obedeciendo a algún oscuro impulso, se deja caer de rodillas ante el altar, en devota actitud. En ese momento, parece recobrarse parcialmente y comprender de una manera vaga qué está haciendo, porque se yergue y mira en torno con horror, murmurando algo incoherente.

Jones: ¿Qué... qué estoy haciendo? ¿Qué... sitio es éste? Me parece conocer ese árbol... y esas piedras... y el río. Recuerdo... Me parece haber estado antes aquí. (Trémulo.) ¡Oh, tengo miedo en este sitio! Tengo miedo. ¡Oh, Señor, protege a este pecador!

(Se aleja arrastrándose del altar y se queda agachado, muy cerca del suelo, el rostro oculto, los hombros estremecidos por sollozos de histérico temor. La figura del hechicero aparece desde atrás del tronco del árbol, como si surgiera de él. Es un hombre arrugado y viejo, cuya única vestimenta es la piel de un animal pequeño ceñida a la cintura y cuya peluda cola le pende por delante. Todo su cuerpo está pintado de un rojo vivo. A ambos lados de la cabeza ostenta cuernos de antílope, que se bifurcan hacia arriba. En una mano lleva una matraca de hueso; en la otra, una vara para hechizos, a cuyo extremo está atado un manojo de plumas de cacatúa blanca. Su cuello, como también sus orejas, muñecas y tobillos, están cubiertos de numerosas cuentas de vidrio y adornos de hueso. Se pavonea silenciosamente con extrañas cabriolas, hasta ubicarse en el claro, entre Jones y el altar. Luego, tras de un golpe preliminar en el suelo con el pie, que parece un llamado, comienza a bailar y a salmodiar. Como en respuesta a su llamado, el redoble del tam-tam crece hasta convertirse en un salvaje y jubiloso estrépito, cuyas vibraciones parecen llenar el aire de trepidante ritmo. Jones alza los ojos, va a levantarse de un salto, pero cuando ya está a medias arrodillado, a medias en cuclillas, se queda rígidamente inmóvil, paralizado por una fascinación plena de terror ante la nueva aparición. El hechicero se balancea, golpeando el suelo con el pie y marcando el ritmo con su matraca de hueso. Su voz se eleva y desciende en misterioso y monótono canturreo, sin divisiones claras en palabras. Gradualmente su danza se convierte a todas luces en la de quien narra con una pantomima, su canturreo es un encantamiento, un hechizo para mitigar la ferocidad de alguna divinidad implacable que exige un sacrificio. Huye, es perseguido por los demonios, se oculta, vuelve a huir. Su fuga se vuelve cada vez más desenfrenada, el demonio perseguidor está cada vez más próximo y el espíritu del terror se posesiona de él cada vez más. Su canturreo, al crecer en intensidad, es subrayado por penetrantes gritos. Jones está totalmente hipnotizado. Su voz se une al encantamiento, a los gritos, marca el compás con las manos y el cuerpo de un lado a otro, de cintura para arriba. Todo el espíritu y sentido de la danza han penetrado en él, se han convertido en su espíritu. Finalmente, el tema de la pantomima se detiene en un aullido de desesperación y es recogido en una nota de salvaje esperanza. Hay una salvación. Las fuerzas del mal exigen un sacrificio. Deben ser apaciguadas. El hechicero señala con su vara mágica el árbol sagrado, el río, el altar y finalmente a Jones, con ademán ferozmente imperativo. Jones parece adivinar el sentido de esto. Es él quien debe ofrecerse al sacrificio. Golpea la tierra abyectamente con la frente, gimiendo de manera histérica.)

¡Piedad, oh, Señor! ¡Piedad! Piedad de este pobre pecador.

(El hechicero salta hacia la margen del río. Tiende los brazos y llama a algún dios que está en las profundidades de éste. Luego, empieza a retroceder lentamente, los brazos siempre tendidos. Sobre la orilla aparece la enorme cabeza de un cocodrilo y sus ojos, de un brillo verdoso, se fijan en Jones. Éste los mira, absorto y fascinado. El hechicero se acerca a Jones dando cabriolas, lo toca con su vara mágica, le hace un abominable gesto imperativo señalándole al monstruo que espera. Jones se acerca más y más, arrastrándose sobre el vientre y gimiendo sin cesar.)

¡Piedad, Señor! ¡Piedad!

(El cocodrilo iza a la orilla un poco más de su enorme mole. Jones se arrastra hacia él, retorciéndose. La voz del hechicero chilla presa de furiosa exaltación, el tam-tam redobla frenéticamente. Jones grita, con salvaje y agotado espasmo de acongojada súplica.)

¡Señor, sálvame! ¡Señor Jesús, escucha mi plegaria!

(De inmediato, en respuesta a ésta, acude el recuerdo de la única bala que le queda. Jones echa mano a su pistolera, gritando con tono desafiante.)

¡La bala de plata! ¡Todavía no me habéis atrapado!

(Dispara contra los verdes ojos que están frente a él. La cabeza del cocodrilo se sumerge detrás de la orilla del río, el hechicero salta hacia atrás del árbol sagrado y desaparece. Jones permanece boca abajo, los brazos tendidos en cruz, lloriqueando de miedo, mientras el redoble del tam-tam llena el silencio a su alrededor de una sombría pulsación, de una frustrada pero vengativa fuerza.)



ESCENA VIII



El alba. El mismo escenario de la escena segunda, la línea divisoria entre el bosque y la llanura. Los árboles más próximos se distinguen vagamente, pero el bosque, detrás de ellos, sigue siendo una masa de tenebrosas sombras. El tam-tam parece estar presente, tan sonoros e incesantemente vibrantes son sus sonidos. Lem entra por izquierda, seguido por un pequeño pelotón de soldados a sus órdenes y por el comerciante cockney, Smithers. Lem es un viejo salvaje de tipo ultraafricano, de físico recio y rostro simiesco, cuya sola indumentaria es un taparrabos. Una cartuchera, con un revólver, ciñe su cintura. Sus soldados ostentan diversos grados de una desnudez disimulada con harapos. Todos ellos están tocados con anchos sombreros de hojas de palma y llevan sendos fusiles. Smithers es el mismo de la escena primera. Uno de los soldados, evidentemente un rastreador, escudriña con ojos penetrantes la tierra. Señala el sitio por donde penetrara jones en el bosque y Lem y Smithers se acercan para mirarlo.

Smithers: (Después de arrojar una mirada, se aparta, disgustado.) Por ahí entró, no cabe duda. De mucho les servirá. ¡A estas horas, se halla a kilómetros de distancia y a salvo camino de la costa, maldito sea su pellejo! ¿No les dije acaso que perderían su rastro, si derrochaban la noche redoblando ese condenado tambor y consagrándose a esos estúpidos hechizos? ¡Qué cuadrilla, Dios me ayude!

Lem: (Con voz gutural.) Nosotros atraparlo. (Les hace un gesto a sus soldados, que se ubican en cuclillas formando un semicírculo.)

Smithers: (Con exasperación.) Pues bien. . . ¿No van a entrar en el bosque y a darle caza allí? ¿De qué sirve esperar?

Lem: (Imperturbable, poniéndose en cuclillas a su vez.) Nosotros atraparlo.

Smithers: (Apartándose de él, desdeñosamente.) ¡Bah! Jones vale más que todos ustedes juntos. Lo odio, pero reconozco que es así. (Se oye un ruido en el bosque. Los soldados se levantan de un salto, aprestando sus fusiles con aire alerta. Lem se queda sentado con aire imperturbable, pero escuchando atentamente. Hace una rápida señal con la mano. Sus secuaces se deslizan con rapidez hacia el interior del bosque, dispersándose en tal forma que cada uno entra por un sitio distinto.)

Smithers: No creerás que se trata de él... ¿verdad?

Lem: (Tranquilamente.) Nosotros atraparlo.

Smithers: ¡Malditos imbéciles! (Después de volver a pensarlo, con aire de duda.) Con todo, podría ser. Si se ha extraviado en ese hediondo bosque, lo más probable es que haya descrito un círculo sin saberlo.

Lem: (Con tono imperativo.) ¡Sssst! (Del bosque llega la detonación de varios fusiles y un segundo después se oyen salvajes alaridos de júbilo. El redoble del tam-tam cesa bruscamente. Lem mira al hombre blanco con una mueca de satisfacción.) Lo hemos atrapado. Está muerto.

Smithers: (Con un gruñido.) ¿Cómo sabes que es él y cómo sabes que está muerto?

Lem: Mis hombres tener para él balas de plata. La bala de plomo no matarlo. Él tener fuerte hechizo. Yo fundir dinero, hacer una bala de plata, hacer fuerte hechizo, también.

Smithers: (Asombrado.) De modo que fué eso lo que estuviste haciendo durante toda la noche... ¿eh? Tenías miedo de perseguirlo mientras no hubieras fundido balas de plata... ¿verdad?

Lem: (Como quien expone simplemente un hecho.) Sí. Él tener fuerte hechizo. Plomo inútil.

Smithers: (Dándose una palmada en el muslo y con una carcajada.) ¡Ja, ja! ¡Ustedes le ganan al propio diablo! (Recobrándose, desdeñosamente.) ¡Te apuesto a que no es él quien ha muerto, estúpido!

Lem: (Tranquilamente.) Ahí traerlo. (Los soldados salen del bosque, trayendo el cuerpo inerte de Jones. Está muerto. Se lo traen a Lem, que lo examina con gran satisfacción. Smithers se inclina por sobre su hombro, y dice, con tono atemorizado y reverente. )

Smithers: ¡Pues es verdad que te han despachado, Jones, hijo mío! ¡Estás muerto como un arenque! (Burlonamente.) ¿Dónde están ahora tus ínfulas y tu aire imponente, lozana Majestad? (Con una sonrisa.) ¡Balas de plata! ¡Sea como fuere, has muerto con todos los honores, qué diablos!

Telón

Seguidores

Benjamín Gavarre

INSTRUCCIÓN ACADÉMICA:


Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro: UNAM. Facultad de Filosofía y Letras. Ciudad Universitaria. Promedio final 9.08 (UNAM 1981-85). Titulado en 1993 con mención honorífica. Tesis: Elementos del Teatro Surrealista y del Absurdo.


Maestría en Literatura Comparada, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM 2000-2002. Promedio de 9.25 (Obtuvo el grado con mención honorífica en junio 9 de 2005). El tema de la tesis es sobre la construcción de la imagen del personaje “Emperatriz Carlota” en la dramaturgia mexicana y francófona siglos XIX a XXI a partir de una perspectiva histórico-imagológica.



    1. IDIOMAS

  • Francés : IFAL, CELE. Diploma de dominio por el CELE

  • Inglés: Diploma de comprensión por el CELE (Centro de enseñanza de lenguas extranjeras, UNAM).



2) TRABAJO ACADÉMICO

  1. INVESTIGADOR

  • IIFL, UNAM. Becario en el proyecto sobre archivos de la Inquisición en la Nueva España: “La otra palabra”, a cargo de la Dra. Mariana Masera del seminario de Poéticas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, desde octubre de 1999 a octubre de 2002.

Ponente en el XIV Encuentro Nacional de Investigadores del Pensamiento Novohispano. UAZ. Zacatecas noviembre de 2001. Ponencia: “La selección de información en algunos procesos inquisitoriales del siglo XVII”. Moderador en el Coloquio “La otra palabra”, el 18 de abril de 2002.

  • Investigador y compilador de textos dramáticos en francés para la Antología de textos de letras modernas de la Facultad de Filosofía y Letras (2007).


        1. DOCENCIA EN TEATRO NIVEL SUPERIOR
  • EAT (Escuela de Teatro del INBA). Profesor suplente de Historia del Teatro I (1997)

  • PROFESOR EN LA UAM

      1. Como profesor interino: Historia del teatro, teatro de los Siglos de Oro Español. Narrativa modernista y naturalista. Año 2001

  • PROFESOR EN LA UNAM

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura: MORFOSINTAXIS Y COMENTARIO DE TEXTOS I Y II (Ahora llamada Análisis de textos I y II) (1999-a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia TEATRO VIRREINAL I y TEATRO IBEROAMERICANO II. (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia HISTORIA DEL ARTE TEATRAL I Y II (TEATRO GRIEGO, LATINO, MEDIEVAL Y RENACENTISTA) (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura. Profesor de teatro de los Siglos de Oro español. Como interino. Semestre 2005-1.

OTRAS FUNCIONES EN LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE LA UNAM (Colegio de Teatro): Asesor de algunas tesis de licenciatura y una de maestría. Sinodal de muchas. Encargado de los exámenes extraordinarios de mis materias. Encargado de tutorías.


  • LITERATURA Y REDACCIÓN.

PROFESOR NIVEL MEDIO Y MEDIO SUPERIOR

UNAM dgire definitividad dictamen 10


  • Instituto María Isabel Dondé: profesor de literatura mexicana, universal, hispanoamericana y taller de redacción (1993-1994).

  • Universidad Latina: profesor de taller de redacción, investigación de campo, técnicas de investigación documental, taller de literatura universal y taller de clásicos hispanoamericanos. (1994-1996).

  • CLAM: Colegio Latinoamericano de México. Profesor de literatura mexicana y universal (1997-1999).



3) TRABAJO (NO ACADÉMICO):


      1. TRABAJO EDITORIAL

  • Editorial Vuelta: corrector de estilo, y al cuidado de distintas ediciones de novelas y libros de poesía (1989).

  • Letras y Palabras, servicios editoriales: diseñador de originales mecánicos para libros, revistas, folletos y tipografía en general; editor de revistas y folletos. Manejo de los programas de computación "Word Perfect", "Page Maker" y "Corel Draw" (1990-1992).

  • Revista Proceso (1995): corrector "free lance".

  • CITRU (Centro de Investigación teatral Rodolfo Usigli: corrector 1997-1998

  • FIC (Festival Internacional Cervantino): traductor francés-español (free lance) de folletos y fichas técnicas, 1990-93.

  • Editorial Santillana-Alfaguara-Nuevo México.

Elaboración de guías de lectura para las novelas Los años con Laura Díaz, de Carlos Fuentes y Cruz de olvido, de Carlos Cortés (1999-2000)


AUTOR (EN COLABORACIÓN CON Alberto Chimal et. al.) DE LOS LIBROS DE SECUNDARIA ESPAÑOL I Y ESPAÑOL II CONEXIONES. México. 2007. Editorial Alfaguara- Nuevo México. (Reeditado hasta la fecha de hoy)

.


  1. COLABORADOR EN PUBLICACIONES PERIÓDICAS

(Cuento, Poesía, Crítica, Reseña).


  • Revista: Artes Escénicas (crítica teatral), con Josefina Brun.

  • Revista: El Faro (cuento, poesía, teatro), con Juan Coronel.

  • Periódico: El Día (en: El día de los jóvenes, cuento, poesía, reseña).

  • Periódico: El Economista (reseña de libros, críticas de obras de teatro).

  • Periódico: Uno más Uno (en: Sábado, poesía).

  • Revista de la Universidad de México (poesía).

  • Revista Tramoya: obra de teatro finalista en el concurso de dramaturgia "Emilio Carballido" (1996).

  • Colaboró como crítico teatral para la Revista Mexicana de Cultura del periódico El Nacional (coordinador editorial: Miguel Ángel Quemáin). (1998).

  • Colaborador de artículos sobre teatro para la revista Casa del Tiempo, de la UAM (1998 a la fecha).



CREADOR. TEATRO

  1. DRAMATURGO
  • Vístete Rápido (1984) (Publicada, revista El Faro).

  • Delirio 23 (1985) (Publicada, revista El Faro).

  • Amor Tal... (1986) (Representada Teatro Legaria).

  • La Fiesta de los Disfraces (I987) (Representada Teatro Santo Domingo).

  • En tres Cervantes te veas, adaptación e "Intermeses"(1990) Representada en el FIC 90.

  • Filus (1991) (Inédita).

  • Yo, el Peor de los Dragones (1993). Representada en el Museo del Chopo y en el Foro El ensayo (1995). Finalista en el concurso "Emilio Carballido". Publicada en la revista Tramoya de enero de 1996. Representada en una lectura dramatizada dirigida por Edoardo (sic) Alcántara durante el 50 aniversario de la EAT Escuela de Arte Teatral del INBA en el ciclo de lecturas de dramaturgos mexicanos de la segunda mitad del siglo XX. Representada en el Museo del Carmen en abril y mayo de 1998 bajo la dirección de Edoardo Alcántara. Obra elegida para el Festival de la Universidad de Monterrey, 2005 así como para el festival de la BILINGUAL FOUNDATION OF THE ARTS en Miami 2005

  • Sala de Espera (1997).

Becario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, FONCA–CONACULTA. Trabajó en un proyecto de dramaturgia bajo el sistema Jóvenes Creadores (1996/1997).

  • Sala de Espera: Proyecto Coinversiones FONCA 1999 Dirección de Alejandro Ainslie. La Gruta. Instituto Cultural Helénico (1999)

  • Unidad Lupita, Versión libre del cuento del mismo nombre de Jaime Alfonso Martínez Sandoval. Dirección Rocío Carrillo. Producción IEDF (2005).

  • Gente de primera, melodrama didáctico. Estreno el 6 de julio de 2007 en el Instituto electoral del Distrito Federal.

Creador del BLOG DE DRAMATURGIA: www.dramavirtual.com (desde enero de 2008 a la fecha)



    1. DIRECTOR DE TEATRO
  • Amor tal..., de Benjamín Gavarre (Ciclo de Nuevos Directores Universitarios de la UNAM. Teatro Legaria, 1987).

  • La Fiesta de los Disfraces, de Benjamín Gavarre (Teatro Santo Domingo, 1988).

  • En tres Cervantes te veas. (Teatro Santa Catarina; Festival Internacional Cervantino, 1990).

  • Yo, el Peor de los Dragones, de Benjamín Gavarre. (Museo del Chopo, 1995).


    1. ACTOR
  • Hécuba, La Perra; basada en Hécuba y Las Troyanas, de Eurípides. Adaptada y dirigida por Hugo Hiriart (1982).

  • El Gato con Botas, de L.W. Tieck; adaptada y dirigida por J. J. Gurrola (1983).

  • Serpientes y Escaleras y Fisura, coreografías de Lydia Romero. Actor-bailarín invitado del grupo Cuerpo Mutable (1983).

  • Teatrísimo, serie de televisión dirigida por J.J. Gurrola. Programas: La Máquina de Sumar, de Elmer Rice; Un Hogar Sólido, de Elena Garro; La Cena del Rey Balthazar, de Calderón de la Barca (1983).

  • El Maravilloso Traje de Helado Crema, de Ray Bradbury. Dirección de Eduardo Ruiz Saviñón (1984).

  • Bodas de Sangre, de Federico García Lorca. Dirección, Rubén Paguagua (1985).

  • La Madre, de S.I Witkiewicz. Dir. Rocío Carrillo (86)

  • La Cueva de Salamanca, de Cervantes. Dirección, Raúl Zúñiga (Festival de Siglos de Oro, Taxco, 1986).

  • De cómo el señor Mockinpott logró liberarse de sus padecimientos, de Peter Weiss. Dir. Néstor López Aldeco (1987)

  • Infinitamente Disponible, creación colectiva del grupo Teatro de la Rendija (Teatro de la iglesia de Santo Domingo 1988).

  • Los Enemigos, de Sergio Magaña. (1988–90)

  • ¡Ah Cábala Vida! Espectáculo de Raúl Zúñiga (1990).

  • Los Desfiguros de mi Corazón, de Sergio Fernández. Dirección de Néstor López Aldeco (Foro sor Juana Inés de la Cruz, 1992-1993).

  • Asesino Personal, creación colectiva del grupo organización secreta, confabulación teatral. Idea original y dirección de Rocío Carrillo (Claustro de sor Juana, 1993; Salón México 1994). Nominada para la mejor obra de 1993, teatro de grupo, APT.

  • Pastorela Típica de Tepozotlán, dirección Raúl Zúñiga. Desde 1985 a 2004