Mostrando las entradas con la etiqueta Marlowe Christopher TAMERLÁN Primera parte PARTE PRIMERA. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Marlowe Christopher TAMERLÁN Primera parte PARTE PRIMERA. Mostrar todas las entradas

18/4/20

TAMERLÁN EL GRANDE. Primera parte. CHRISTOPHER MARLOWE





CHRISTOPHER MARLOWE



TAMERLÁN EL GRANDE


PARTE PRIMERA

PERSONAJES

MlCETAS, rey de Persia
COSROES, su hermano
MEANDRO

THERIDAMAS
ORTIGIO                señores persas
CENEO


MENAFONTE
TAMERLÁN, pastor escita

TECHELLES
USUMCASANE        secuaces suyos


BAYACENTO, emperador de los  Turcos
REY DE FEZ
REY DE MARRUECOS
REY DE ARGEL

REY DE ARABIA SOLDÁN DE EGIPTO GOBERNADOR DE
DAMASCO
AGIDAS
MAGNETAS                  señores medos

CAPOLINO, egipcio

FlLEMO, bajaes, señores, ciudadanos, moros, soldados y sirvientes
ZENÓCRATA, hija del soldán de Egipto
ANIPPA, Su doncella
ZABINA, esposa de Bayaceto
EBEA, SU doncella
Vírgenes de Damasco



PRÓLOGO
 

  Usando musicales y rítmicas agudezas, con ayuda de los elementos de la farándula os conduciremos a la majestuosa tienda militar en la que oiréis a Tamerlán, el escita, amenazar al mundo con pasmosos términos y azotar los reinos con su vencedora espada. Contemplad su pintura en este trágico espejo y aplaudid a vuestra voluntad su fortuna.
 
 

ACTO PRIMERO


ESCENA PRIMERA


MlCETAS, COSROES,  MEANDRO, THERIDAMAS, ORTIGIO,
CENEO, MENAFONTE y otros
 MICETAS. — Acongojado me encuentro, hermano Cos-roes, y no acierto, con todo, a expresar la causa, porque ello requeriría grande y retumbante discurso. Explícalo tú a mis magnates, buen hermano mío, que tienes mejor ingenio que yo.
  COSROES. — ¡Ah, infortunada Persia que antaño fuiste sede de poderosos conquistadores y que con tus proezas y política triunfaste sobre África y llegaste a los límites de Europa, allá donde el sol apenas aparece entre fríos y congelados meteoros! He aquí que ahora te rige y gobierna un hombre en cuyo nacimiento se conjuntaron Cintia y Saturno, sin que Júpiter, el Sol ni Mercurio quisiesen derramar sus influencias en su tornadizo cerebro. Y tártaros y turcos, blandiendo contra ti sus espadas, amenazan destruir todas tus provincias.
  MICETAS. — Bien percibo, hermano, lo que quieres decir, y con tu plática de planetas entiendo que juzgas que no soy bastante discreto para ser rey. Pero yo apelo a mis nobles, que conocen mi despejo, para que sean testigos de que podría hacerte matar por lo que dijiste. ¿No es cierto, Meandro?
MEANDRO. — Por tan leve falta, no, mi soberano señor.
MICETAS. — No es que me lo proponga, pero sé que podría hacerlo. Mas vive, hermano, sí, vive, que Micetas lo quiere. Meandro, fiel consejero mío, declara la causa de mi congoja, que se debe, como Dios lo sabe, a ese Tamerlán que, cual zorro en tiempo de siega, hace presa en mis greyes de viajeros, proponiéndose, según se advierte, despellejarme. Veamos esto bien y obremos con discreción.
MEANDRO.- A menudo he oído a Vuestra Majestad quejas de Tamerlán, ese recio ladrón escita, que despoja a vuestros mercaderes que, desde Persépolis, comercian con las Islas Occidentales. Sé que con su ilícita banda, a diario comete inciviles ultrajes esperando (fiado en engañosas profecías) reinar en Asia y con sus armas bárbaras hacerse monarca de Oriente. Pero si en Asia penetra o enarbola su nómada pendón en los campos pérsicos, mandar debéis a Theridamas que con un millar de caballos vaya a prenderle y conducirlo cautivo al pie de vuestro egregio trono.
MICETAS. — Plena verdad hablaste, señor a quien grande genio, por lo que te aprecio, llamo. Si todos concordáis, mil caballos enviaré sin demora para cautivar a ese mísero escita. ¿Qué os parece, honorables señores? ¿No es esta resolución digna de un rey?
COSROES. — Yo no puedo dictaminar, puesto que vos mandáis.
MICETAS. — Oye, pues, tu misión, valiente Theridamas, principal capitán de las huestes de Micetas, esperanza de Persia, cuyo Estado cual en un báculo en ti se apoya y hombre que a los enemigos vecinos refrena y repele. Tú serás el conductor de esos mil caballos que, espumeando de rabia y coraje, determinarán la muerte del maligno Tamerlán. Vete, pues, ceñudo y torna sonriente, como Paris hizo con la dama griega. Más vuelve pronto, que el tiempo Pasa de Prisa, Y es frágil la vida y podemos morir hoy.
THERIDAMAS. — Antes de que la luna renueve la luz que toma, no dudéis, señor y gracioso soberano mío, de que Tamerlán y su chusma tártara, perecerán a nuestras belicosas manos o a los pies de Vuestra Alteza pedirán clemencia.
MICETAS. — Ve, pues, recio Theridamas, que tus palabras son espadas y con sólo tu aspecto vencerás a todos tus enemigos. Ya me tarda verte regresar para contemplar mis corceles, como la leche blancos, cargados de cortadas cabezas de muertos y desde sus jarretes a sus cascos embadurnados de sangre; lo que será placentero de ver.

(Sale Theridamas.)



THERIDAMAS. — En ese caso, señor, humildemente me retiro.
MICETAS. — Diez mil adioses, Theridamas. ¡Eh Menafonte! ¿Por qué te quedas atrás cuando otros se adelantan en busca de renombre? Ea, Menafonte, marcha a Escitia y cabalga junto a Theridamas.
COSROES. — Plázcate dejarlo, que mayor tarea cumple a Menafonte que guerrear contra un bandido. Virrey de África debes nombrarle para que se granjee los corazones de los babilonios, quienes se sublevarán contra el Gobierno persa si no tienen un rey más sabio que tú.
MICETAS. — ¿Si no tienen un rey más sabio que yo? Anota sus palabras, Meandro.
COSROES. — Y añade que toda Asia lamenta ver la locura de su rey.
MICETAS. — Juro por mi real asentadero...
COSROES. — Puedes también besarlo, si te place.
MICETAS. —...que, ataviado de seda, como mejor a mi estado cumple, he de vengarme de esas despectivas palabras. ¿Dónde están el deber y la obligación? ¿Han huido al Caspio o al Gran Océano? ¿Qué puedo llamarte, hermano? No ya enemigo, sino monstruo de la Naturaleza y vergüenza de tu estirpe, pues osas burlarte de tu soberano. Vamos, Meandro, que me han ofendido.

(Salen. Quedan Cosroes y Menafonte.)
 


MENAFONTE. — ¿No estáis, señor, atónito y confuso al oíros así amenazado por el rey?
COSROES. — No me intimidan, Menafonte, sus amenazas. Ya los nobles persas y los capitanes de las guarniciones medas se han conjurado para coronarme emperador de Asia. Pero lo que me aflige hasta la misma esencia de mi lastimada alma es ver que nuestros enemigos, que antes temblaban al mero nombre del monarca persa, ahora toman a escarnio e irrisión nuestro Gobierno. Ganas siento de llorar viendo que hombres venidos de las más lejanas líneas equinocciales han lanzado enjambres de tropas al oriente de la India y, cargando sus buques de oro y piedras preciosas, en todas nuestras provincias entran a saco.
MENAFONTE. — Eso debe regocijar a Vuestra Alteza, ya que la Fortuna le da oportunidad de ganar el título de victorioso salvando a este maltratado imperio. Puesto que África y Europa confinan con vuestros dominios, muy fácil os sería, con una poderosa hueste, pasar a Grecia, como hiciera Ciro antaño, y hacer a vuestros enemigos retirar sus fuerzas a su tierra, a menos de que queráis someter el orgullo de la cristiandad.

(Suenan trompetas dentro.)
 

COSROES. — ¿Qué significa, Menafonte, ese son de trompetas?
MENAFONTE. —- Que Ortigio y los demás, señor, vienen a traeros la imperial corona.

(Entran Ortigio y Ceneo, con otros, llevando una corona.)
 

ORTIGIO. — Magnífico y poderoso príncipe Cosroes, nosotros, en nombre de los demás Estados persas y dominios de esta potente monarquía, venimos a ofrecerte la diadema imperial.
CENEO. — Los aguerridos soldados y los caballeros que antaño llenaban Persépolis con capitanes africanos prisioneros en campaña (cuyo rescate hacían pagar a peso de oro) y que ostentaban joyas pendientes de los oídos y brillantes piedras preciosas en sus plumeros, ahora, viviendo ociosos en las amuralladas ciudades, faltos de paga y militar disciplina, principian a amenazar con la guerra civil y abiertamente hablan contra el rey. Por lo cual, para atajar cualquier repentino motín, queremos investir emperador a Vuestra Alteza, con lo que los soldados tendrán más alegría que los macedonios con el botín de Darío y su rica hueste.
COSROES. —- Pues que veo el estado de Persia abatirse y languidecer bajo el gobierno de mi hermano, de grado recibo la imperial corona y prometo llevarla en bien de mi país a despecho de los que quieran encizañar mi Estado.
ORTIGIO.— Como prenda del deseado éxito, coronárnoste aquí monarca de Oriente, emperador de Asia y de Persia, Gran Señor de Media y Armenia, duque de África y Albania, de Mesopotamia y de Partía, de la India Oriental y las islas recién descubiertas, así como gran señor de todo el vasto mar Euxino y del siempre furioso lago Caspio. ¡Vivas largos años, Cosroes, poderoso emperador!
COSROES. —- ¡Así me dé Júpiter tan larga vida como la que deseo para recompensar vuestro amor y hacer a los soldados que de tal modo me honran triunfar sobre muchas provincias! Siendo esos los deseos de las fuerzas en disciplina y armas, no dudo de que en breve reinaré como solo rey, y con el ejército de Theridamas sin dilación iremos, señores míos, a garantizarnos contraías fuerzas de mi hermano.
ORTIGIO. — Antes de traeros la corona, señor, aun proponiéndoos tan pronto investiros y estando tan cerca de la residencia de vuestro aborrecible hermano, juzgamos que los magnates no se exasperarían al punto de suprimir o dañar vuestro merecido título. Mas, si así no fuera, diez mil caballos tenemos prestos a sacaros de aquí a pesar de vuestros presuntos enemigos.
COSROES. —- Lo sé, señor, y a todos os lo agradezco.
ORTIGIO. — ¡Suenen, pues, las trompetas! ¡Dios guarde al rey!

(Retumban las trompetas. Mutis.)



ESCENA II


TAMERLAN conduciendo a ZENÓCRATA, TECHELLES, USUMCASANE,
AGIDAS, MAGNETAS y otros señores y soldados cargados de
tesoros.  Tamerlán lleva sobre la armadura una zamarra de
pastor.


TAMERLÁN. — Ea, señora, no agobie esto vuestros pensamientos, que las joyas y tesoros que hemos tomado serán preservados, así como vos, y aun en mejor estado que si hubieseis llegado a Siria rodeada de las armas de vuestro padre, el poderoso soldán de Egipto.
ZENÓCRATA. — Pastor (si es que, como pareces, eres hombre tan bajo), compadécete de mi desastroso brete y no trates de enriquecer ilegalmente a tus seguidores despojando a una incauta doncella que, viajando con estos señores medos, iba a Memfis desde Media, país de mi tío, donde toda mi mocedad he sido educada; y mira que hemos cruzado el ejército del poderoso turco llevando su firma y sello privado como salvoconducto para atravesar toda África.
MAGNETAS. — Y cuando llegamos a Escitia, además de ricos presentes de su pujante khan, cartas de Su Alteza tenemos ofreciéndonos ayuda y asistencia si las necesitamos.
TAMERLÁN. — Pero ya veis que ahora esas cartas y ofertas son anuladas por un hombre más grande, porque para atravesar mis provincias necesitaréis salvoconductos por mi poder otorgados, sí salvar queréis vuestro tesoro. Y como me place vivir en libertad, tan fácilmente podéis
conseguir la corona del soldán como lograr que presa alguna salga de los límites de mi dominio. Sí, que hay
amigos que a ganar mi Estado me ayudan, hasta que hombres y reinos contribuyan a reforzarlo y mantengan
mi vida libre de servidumbre. Mas decidme, señora, ¿está Vuestra Gracia prometida?
ZENÓCRATA. —- Lo estoy, señor, ya que os importa el saberlo.
TAMERLÁN. — Señor soy, pues mis hazañas lo prueban, pero a la vez pastor soy por mi progenie; y con todo, señora, esa bella faz y divino pone han de honrar el lecho del que conquista Asia y se propone aterrorizar al mundo, llegando a medir los límites de su imperio, de este a oeste, por el curso de Febo. ¡Quedad ahí, prendas que llevar desdeño! (Se despoja de la zamarra.) Esta armadura y este mandoble cosas son que convienen mejor a Tamerlán. Y como quiera que estiméis, señora, este suceso y pérdida sufrida, sabed que por ello podéis llegar a ser emperatriz de Oriente. Y esos que os parecen torpes y rústicos acabarán siendo caudillos de una gran hueste que haga con su peso estremecerse las montañas hasta que, como aéreas exhaladones, las haga, abriéndose camino, penetrar en la tierra.
TECHELLES. —- Tamerlán parece, con su armadura, cual egregio león levantándose y con sus tendidas zarpas amenazando rebaños de reses. Paréceme ver reyes a sus pies arrodillándose y él, con el entrecejo fruncido y aspecto fiero, arrancando las coronas de sus cautivas cabezas.
USUMCASANE. — Y haciéndonos, Techelles, reyes a ti y a mí, ya que siempre hasta la muerte seguiremos a Tamerlán.
TAMERLÁN.- ¡Noblemente opináis, tiernos amigos y compañeros! Acaso estos hombres vuestro valor desprecien y piensen que alardeamos por tener el cerebro trastornado. Pero, pues tan en poco estiman nuestros méritos, creyendo que pensamos llevar imperios en nuestras lanzas y considerando tales pensamientos fugaces como las nubes, sean seguidores nuestros forzadamente hasta que con sus ojos nos miren emperadores.
ZENÓCRATA. — Los dioses, protectores de los inocentes, no harán prosperar vuestros propósitos, ni os dejarán oprimir a pobres viajeros indefensos. Concédenos, pues, la libertad al menos, aunque esperes eternizarte siendo poderoso emperador de Asia.
AGIDAS. —- Confío en que los tesoros de Vuestra Señoría y los nuestros sirvan para rescatar nuestras libertades. Devuélvansenos nuestros camellos y muías sin carga para que podamos llegar hasta Siria, donde Alcidamo, prometido esposo de Su Alteza, espera su llegada.
MAGNETAS. — Y doquiera que nos hallemos no hablaremos sino bien de Tamerlán.
TAMERLÁN. — ¿Desdeña Zenócrata convivir conmigo? ¿Desdeñáis ser compañeros míos, señores? ¿Pensáis que aprecio este tesoro más que a vosotros? Todo el oro de la rica India no compraría al último soldado de mi tropa. Zenócrata, más amable que el amor de Júpiter, más brillante que la argentina Rhodope, más bella que la blanca nieve de las montañas escitas, más vale tu persona para Tamerlán que la posesión de la corona persa, que las graciosas estrellas me prometieron al nacer. Cien tártaros han de servirte, montados en caballos más que Pegaso veloces. Tus vestidos serán de seda de Media, ornados con preciosas joyas mías, más ricas y valiosas que las de Zenócrata. En un trineo de marfil arrastrado por ciervos blancos serás llevada entre los helados lagos y escalarás majestuosas cumbres de las montañas nevadas, cuyo hielo pronto se fundirá ante tu hermosura. Mis marciales preseas, que con quinientos hombres gané sobre las cincuenta veces revueltas olas del Volga, serán ofrecidas a Zenócrata y yo mismo me ofreceré a ella.
TECHELLES. — ¿Cómo? ¿Enamorados estamos?
TAMERLÁN. — Las mujeres han de ser lisonjeadas, Techelles. Pero es cieno que estoy enamorado de ésta.

(Entra un soldado.)

SOLDADO. —- ¡Nuevas, nuevas!
TAMERLÁN. —- ¿Qué ocurre?
SOLDADO. — Se acercan un millar de jinetes persas que envía el rey para deshacernos.
TAMERLÁN. — ¿Qué os parece, Zenócrata, y señores egipcios? Ahora habrá que devolveros vuestras joyas y yo, triunfador, seré vencido. ¿Qué decís, señorías? ¿No tenéis esperanza en eso?
AGIDAS. — Lo que esperamos es que vos voluntariamente nos libertéis.
TAMERLÁN. —- Mucha esperanza os infunden esos mil caballos. Calmaos, señores míos, y mi dulce Zenócrata.
¡Forzados seréis a seguirme! ¡Mil jinetes contra quinientos infantes! Mucha diferencia es para que resistamos. Pero, ¿son gente rica? ¿Tienen buenas armaduras?
SOLDADO. —- Sus yelmos empenachados están ornados con oro batido, esmaltadas son sus espadas y desde su cuello a su cintura cuelgan macizas cadenas de oro. En todas sus partes son muy galanes y ricos.
TAMERLÁN. — ¿Lucharemos valerosamente contra el adversario, o preferís que apele a la diplomacia?
TECHELLES. — No, que son cobardes y débiles de corazón los que discursean cuando el enemigo está próximo. Nuestras espadas habrán de hablar por nosotros.
USUMCASANE. —- Esperémosles al pie de la montaña y con súbito t intenso rebato empujemos a todos sus caballos hacia abajo.
TECHELLES. —- Ea, marchemos.
TAMERLÁN. —- ¡Alto, Techelles! Propon parlamento primero. (Entran los soldados.) Abrid las valijas, no sin vigilar bien el tesoro, y procurad, poniendo sus reflejos áureos a la vista, que sorprenda a los persas. Recibámosles afablemente cuando lleguen, pero si pronuncian palabras de violencia combatamos a una los quinientos hombres de armas antes de separarnos de nuestra posesión. Alcemos contra el general nuestras espadas y o seguemos su garganta ávida o cojámosle prisionero y sírvale su cadena de prisión de sus manos hasta que nos paguen su rescate.
TECHELLES. — Ya les oigo venir. ¿Vamos a encontrarles?
TAMERLAN. — Quedaos donde estáis, sin mover un pie. Yo afrontaré el primer choque.

(Entra Theridamas con otros.)
 



THERIDAMAS. — ¿Dónde está ese escita, ese Tamerlán?
TAMERLAN. — ¿A quién buscas, persa? Tamerlán soy yo.
THERIDAMAS. —- ¿Tamerlán? ¿Un pastor escita tan bien portado? ¿Con tales dones naturales y tan ricos acarreos? Su mirada amenaza al cielo y desafía a los dioses, y sus fieros ojos se fijan en tierra, como si planease alguna añagaza para abrirnos las obscuras bóvedas del infierno y hacer salir al can de la triple cabeza.
TAMERLAN. —Noble y benigno debe ser este persa si por lo externo puede juzgarse lo interior.
TECHELLES. — Sus profundas afecciones le tornan apasionado.
TAMERLAN.— ¡Con qué majestad alza la mirada! En ti, valiente persa, atisbo la locura de tu emperador, porque no eres sino capitán de mil jinetes cuando por el carácter grabado en tu frente y en tu faz marcial y aspecto viril merecías tener el mando de una gran hueste. Deja a tu rey y únete conmigo, que ambos triunfaremos sobre el mundo. Tengo al destino aherrojado y con la mano hago girar la rueda de la Fortuna. Antes caerá el sol de su esfera que sea Tamerlán muerto o vencido. Si blandes la espada, potente hombre de armas, pretendiendo rozar mi encantada piel, Júpiter mismo tenderá desde el cielo la mano para parar el golpe y de daño librarme. Mira cómo hace llover sobre nosotros montones de oro, cual para proveer a la paga de mis soldados, y advierte que como seguro y fundado argumento de que habré de ser monarca de Oriente, me envía la rica y hermosa hija del soldán para ser mi reina y altiva emperatriz. Si conmigo te quedas, hombre renombrado, y tus mil jinetes unes a mi mesnada, además de tu parte en este botín egipcio, tus mil caballos sudarán con el marcial trabajo de conquistar reinos y saquear ciudades. Los dos caminaremos sobre eminentes riscos, y los cristianos mercaderes cuyas rusas rodas anchas estelas abren en el Mar Caspio, nos saludarán como señores del lago. Reinaremos como reyes y cónsules de la tierra y poderosos monarcas serán nuestros senadores. Algunas veces Júpiter se disfraza; sabe, pues, que por los caminos por los que él escaló los cielos llegaremos a ser inmortales como los dioses. Únete ahora a mí, que en condición humilde estoy (aunque sólo digo humilde porque, siendo obscuro, no me conocen aún las naciones lejanas), y cuando mi nombre y honor se difundan hasta donde el Bóreas tiende sus atrevidas alas o Bootes envía su alegre luz, tú competirás conmigo y permanecerás con Tamerlán en toda su majestad.
THERIDAMAS. —- Ni el mismo Hermes, portavoz de los dioses, usaría persuasiones más convincentes.
TAMERLAN. —- Ni son tan verdad los oráculos de Apolo como auténticas encontrarás mis jactancias.
TECHELLES. —- Amigos suyos somos; y si el rey persa quisiera ofrecernos ducados a cambio de nuestro presente estado, no aceptaría yo el trueque, porque pensaría perder, ya que estamos seguros del triunfo de nuestro amigo.
USUMCASANE. —- No menos que reyes esperamos ser todos, apañe del honor de las conseguidas conquistas. Los reyes se cobijarán cabe nuestras vencedoras espadas y huestes de soldados nos mirarán atónitos, confesando con temerosas lenguas que somos los hombres a los que todo el mundo admira.
THERIDAMAS. — ¿Qué poderosos encantos ablandan mi alma? ¡Cuan resueltos son estos nobles escitas! Pero, ¿habré de ser traidor a mi rey?
TAMERLAN. —- No, sino amigo de confianza de Tamerlán.
THERIDAMAS. —- Ganado por tus palabras y vencido por tu apariencia, yo, mis hombres y caballos nos entregamos a ti para compartir tu mal y tu bien mientras conserve la vida Theridamas.
TAMERLAN. — He aquí mi mano, Theridamas amigo; que eso es tanto como si jurase por el cielo. Hago testigos a los dioses de la promesa de que irá mi corazón unido al tuyo hasta que nuestros cuerpos vuelvan a sus elementos integrantes y aspiren a celestiales tronos nuestras almas. Techelles y Usumcasane, dadle la bienvenida.
TECHELLES. — Bienvenido seas a nosotros, renombrado persa.
USUMCASANE.- Largo tiempo permanezcas con nosotros, Theridamas.
TAMERLAN. — Éstos son mis amigos, en los que me regocijo más que el rey de Persia en su corona. Y digo por las estatuas de Pílades y Orestes, a las que adoramos en Escitia, que ni tú ni ellos os separaréis de mí hasta que os corone reyes en Asia. Trátalos bien, Theridamas gentil, y ellos no te abandonarán hasta la muerte.
THERIDAMAS. — Para honraros y protegeros, tres veces noble Tamerlán, no necesitará mi corazón ser traspasado por el contento.
TAMERLAN. — Mil gracias, digno Theridamas. Y ahora, bella dama y nobles señores, si de buen grado permanecéis conmigo, los honores recibiréis que vuestro mérito merece, y de lo contrario viviréis en esclavitud.
AGIDAS.- Cedemos a ti, afortunado Tamerlán.
TAMERLAN. — En cuanto a vos, señora, no albergo dudas.
ZENÓCRATA. —- Has de alegrarte a la fuerza, desdichada Zenócrata.

(Mutis.)





ACTO II


ESCENA PRIMERA

COSROES, MENAFONTE, ORTIGIO, CENEO y soldados


COSROES. — Así que vamos hacia Theridamas, y hacia el valiente Tamerlán, el afamado, el hombre que en su fortuna lleva trazas de renombre y milagro. Pero, dime, tú que le has visto, Menafonte, qué estatura y persona tiene.
MENAFONTE.— Es de alta estatura y bien proporcionado, erguido y divino como sus deseos, con tan anchos miembros y tan bien trabadas coyunturas y tal amplitud de hombros que podría soportar la carga del viejo Atlas. En su masculino pecho luce una perla más valiosa que todas las del mundo. En ella, por curioso y soberano arte, van fijos sus penetrantes instrumentos cuyos círculos encierran, en sus esferas, un cielo de astrales cuerpos. Éstos guían sus pasos y acciones hacia el trono donde regiamente investido su honor se asienta. Es de piel pálida, en la que se leen las pasiones; sediento de soberanía, amante de las armas. Su majestuosa frente, arrugada, significa la muerte y, lisa, amistad y vida. Pende de su cabeza una cabellera ambarina, rizada como la de Aquiles, con la que juguetea el aliento del cielo haciéndola ondear con alegre majestad. Sus brazos y dedos, largos y nervudos, denotan su valor y excesiva fuerza. Si todas sus partes son proporcionadas, el mundo habrá de someterse a Tamerlán.
COSROES. — Bien y con toques de vida has descrito la persona y faz de un nombre portentoso. La Naturaleza ha competido con la fortuna y con las estrellas para hacerle en el mundo famoso y cumplido. Bien muestran sus méritos que nació para ser señor de su fortuna y rey de los hombres. Lo cual debe persuadir, más que las razones de su valor y vida, al enjambre de los mil jurados enemigos que sobre nosotros avanzan y cuando nuestro poder y las puntas de nuestras espadas se junten y se cierren en torno a la bala homicida que rectamente seguirá el camino que conduce a la vida de mi hermano, que tan orgulloso de su fortuna está mientras no la destrocemos; y cuando la principesca diadema persa caiga de su cabeza cansada y tonta, rodando cual fruto maduro entre las convulsiones de la muerte, en la bella Persia el noble Tamerlán será mi regente y permanecerá como rey.
ORTIGIO. — En feliz hora pusimos la corona sobre tu regia cabeza, que busca nuestro honor uniéndonos al hombre que el cielo ha ordenado que mejor que otro alguno consume sus acciones.
CENEO. —  El que con pastores y algún botín osó, por aborrecimiento a la injusticia y la tiranía, defender contra una monarquía su libertad, ¿qué no hará si le sostiene un rey que manda una hueste de caballeros y próceres y atesora un caudal suficiente para sus elevados pensamientos?
COSROES. —- Y cuando nos unamos al digno Tamerlán y el bravo Theridamas a orillas del río Araris, todos juntos atacaremos al insensato rey que a la sazón se aproxima a Partía y con soldados forzados y débilmente armados quiere vengarse de mí y de Tamerlán, al cual, suave Menafonte, me conducirás en derechura.
MENAFONTE. — Lo haré, mi señor.

(Salen.)



ESCENA II


MlCETAS y MEANDRO con otros señores y soldados
 

MICETAS. —- Ea, Meandro mío, vayamos a la empresa, que en verdad te digo que mi corazón rebosa furia contra ese bellaco y bandolero Tamerlán y ese falso Cosroes, mi traidor hermano. ¿No ha de enojar a un rey verse burlado y privado de un millar de jinetes? Y aun es peor que le roben su diadema los osados que no le aman, por lo que me parece justo el enojo. Juro por el cielo que no se asomará a sus puertas la aurora sin que a Cosroes tome por los cabellos y mate con mi espada al orgulloso Tamerlán. Lo demás que ya he dicho, Meandro, dilo tú ahora.
MEANDRO. — Después, pasando los desiertos armenios, acamparemos al pie de los montes de Georgia, cuyas cumbres están cubiertas de bandidos tártaros que, emboscados, aguardan su presa. ¿Qué debemos hacer sino presentarles batalla y librar al mundo de esos detestados tropeles? Porque, si les dejamos algún respiro, se reforzarán con provisiones de refresco. Sí, que este país pulula de gente vil y maleante que vive de la rapiña y el botín ilícito y da idóneos soldados al perverso Tamerlán. Y si él, con didivas y promesas, convenció al jefe de un millar de jinetes, haciéndole traicionar su fe a su rey, rápidamente ganará a los que son como él mismo. Por lo tanto, animémonos y preparémonos a la lucha. Quien capture o mate a Tamerlán gobernará la provincia de Albania y quien traiga la cabeza del traidor Theridamas recibirá un gobierno en Media, aparte de los despojos del traidor y de cu gente. Pero si Cosroes (según dicen nuestros espías y como nosotros sabemos) está con Tamerlán, es placer de Vuestra Alteza que se le conceda la vida y con principesca lenidad sea tratado.

(Entra un espía.)


ESPÍA. —- Cien jinetes de mi compañía, practicando un reconocimiento por la llanura, han avistado el ejército de los escitas, e informan de que excede con mucho al del rey.
MEANDRO. —- Aun suponiéndoles en número infinito, como están desprovistos de marcial disciplina, sin pensar «las que en correr ávidamente tras el botín, y más mirando » la ganancia que a la victoria, como pasa a los crueles hermanos de la tierra nacidos de los dientes de venenosos dragones, sus negligentes espadas tajarán las gargantas de sus propios compañeros y nos harán triunfar sobre su desorden.
MICETAS. — Di, apacible Meandro, ¿qué hermanos eran esos que nacieron de los dientes de venenosos dragones?
MEANDRO. — Así dicen los poetas, señor.
MICETAS. —- Linda cosa es ser poeta. Hombre leído eres, Meandro, y en verdad que tengo en ti una joya. Vamos, señor, da órdenes; que tu ingenio nos hará vencedores de la jornada.
MEANDRO. —- ¡Sus, soldados! Rodead a esos bandidos que forman desordenadas tropas. Como las riquezas y tesoros serán muy gratos para ellos, y como todos nuestros camellos van cargados de oro, vosotros, que no sois sino soldados comunes, lo esparciréis por todos los rincones del campo y mientras los mal nacidos tártaros lo recogen, vosotros, peleando más por el honor que por el oro, pasaréis a cuchillo a esos codiciosos esclavos y cuando su mal trabado ejército sea sometido y marchéis sobre sus cadáveres, repartiréis el oro que habrá comprado sus vidas y viviréis en Persia como señores. Suene el tambor y marchad valerosamente, que la Fortuna cabalga sobre nuestros penachos.
MICETAS. — A fe, amigos, que la verdad dice. ¿Por qué no sonáis, tambores, mientras Meandro habla?

(Mutis.)
                   




ESCENA III


COSROES, TAMERLAN, THERIDAMAS, TECHELLE-, USUMCASANE, ORTIGIO y otros
 

COSROES. — En ti, digno Tamerlán, y en tu acreditada fortuna, he puesto todas mis esperanzas. ¿Cómo piensas que resultarán nuestros propósitos? Porque tus palabras me satisfarán como las de un seguro oráculo.
TAMERLÁN. — Y no os engañaréis en nada, señor. Porque del cielo han afluido presagios y oráculos para ensalzar las hazañas de Tamerlán y hacer participar de ellas a quien sus intentos compartan. No dudéis de que si me favorecéis y permitís a mi valor y fortuna agregarse a vuestras marciales proezas, el mundo pululara en huestes de hombres armados que se alistarán bajo mi pendón. Las tropas de Jerjes que, según se dice, secaron, bebiendo el potente Araris parto, no eran más que un puñado respecto a las que tendremos nosotros. Nuestras oscilantes lanzas se blandirán en el aire y balas como los rayos terribles de Júpiter, suscitando llamas y fieras nubes de humo, satisfarán a los dioses más que las ciclópeas guerras. Y mientras marchemos con nuestras armaduras, como el sol brillantes, borraremos las estrellas del cielo y obscureceremos sus pupilas que contemplarán, pasmadas, nuestras admiradas armas.
THERIDAMAS. — Ya veis, señor, cuan elaboradas palabras emplea, pero cuando veáis en cuánto superan sus acciones a sus palabras, vuestro discurso verá lo que él vale y yo seré elogiado y excusado por poner mi modesta fuerza bajo su dirección. Y aquellos dos sus nombrados amigos, señor, debes procurar que se mantengan en semejante grado de amistad contigo.
TECHELLES. — Con la mayor amistad prestaremos los más grandes servicios al noble Cosroes.
COSROES. — Tanto estimo eso como una parte de mi corona. Vosotros dos, Usumcasane y Techelles, cuando la que gobierna las doradas puertas de Rhamnis y paso da a todas las armas prósperas, me haga único emperador de Asia, seréis, por vuestros méritos y valía, llevados a las estancias del honor y la nobleza.
TAMERLÁN. — Pues apresuraos, Cosroes, a ser único rey para que yo, con mis amigos y todos mis hombres, pueda triunfar en nuestro destino, tan largamente esperado. El rey vuestro hermano está cerca. Medios con ese necio y  desembarazad vuestros reales hombros de una carga tal como la que abruma las arenas y quebradas rocas de Caspia.

(Entra un mensajero.)


MENSAJERO. — Señor, hemos descubierto al enemigo listo para cargaros con un poderoso ejército.
COSROES. — Ea, Tamerlán, desenfunda tu alígera espada y eleva tu majestuoso ejército a las nubes para que, alcanzando la corona del rey de Persia, sobre mi victoriosa cabeza sea colocada.
TAMERLAN. — Aquí está el más afilado mandoble que jamás ha cortado las armas persas. Éstas son las alas que lo harán volar tan veloz como el relámpago o el hálito de los cielos, matando con tanta infalibilidad como rápidamente.
COSROES. — Tus palabras me garantizan el triunfo. Ea, valiente soldado, adelántate y carga al desmayado ejército de ese sandio rey.
TAMERLAN. — Venid, Usumcasane y Techelles, que somos bastantes para amedrentar al enemigo y más de los necesarios para hacer un emperador.

(Salen.)



ESCENA IV


El campo de batalla. MlCETAS, solo, va con la corona en la mano, intentando ocultarla
 

MICETAS. — ¡Maldito sea el primero que intentó la guerra! Sí, que no conocía, el muy simplón, cómo los alcanzados por los tiros de los cañones se tambalean como la hoja del álamo temblón cuando teme la fuerza de las airadas ráfagas del Bóreas. ¡En qué lamentable brete me vería de no darme natura la ciencia de la discreción ¡Porque los reyes son blancos a los que todos tiran y nuestra corona el punto en que todos quieren dar. Por ello me ha parecido buena política esconderla aquí; que es hábil añagaza y no la comprenderá ningún necio. Así no seré conocido y, aun si lo fuera, no me pueden privar de la corona. La esconderé sencillamente en este agujero.

(Entra Tamerlán.)
 

TAMERLAN. —- ¿Qué puerco cobarde es el que abandona el campo cuando hasta los reyes se enzarzan en la pelea?
MICETAS. —- Mientes.
TAMERLAN. — Villanzuelo, ¿osas acusarme de mentir?
MICETAS. — ¡Paso! Yo soy el rey. Vete y no me toques, que faltarás a la ley de las armas. ¿No te arrodillas diciendo: «Clemencia, noble rey»?
TAMERLAN. — ¿Sois vos el talentoso rey de Persia?
MICETAS. — Sí, soy. ¿Tienes algo conmigo?
TAMERLAN. —- El deseo de hablaros tres palabras discretas.
MICETAS. — Ya lo harás cuando yo tenga tiempo.
TAMERLAN. — ¿ES ésta vuestra corona?
MICETAS. — Sí. ¿Has visto nunca otra más bella?
TAMERLAN. — ¿Y no la venderíais, por acaso?
MICETAS. — Otra palabra como esa y te hago ejecutar. Ea, dámela.
TAMERLAN. — No; la he cogido prisionera.
MICETAS. — Mientes, que te la di yo.
TAMERLAN. — Entonces es mía.
MICETAS. — No, que sólo quería que la guardases.
TAMERLAN. — Bien, pues tómala por un rato. Te la presto hasta que te vea rodeado de gente armada. Entonces verás cómo te la arranco de la cabeza, que no eres tú hombre para medirte con el pujante Tamerlán.
MICETAS. —- ¡Cielos! ¿Es éste Tamerlán, el ladrón? Mucho me maravilla que no me robara la corona.

(Suenan trompetas en la batalla. Micetas sale corriendo.)





ESCENA V


COSROES, TAVERLAN, THERIDAMAS, MENAFONTE, MEANDRO, ORTIGIO, TECHELLES, USUMCASANE y otros
 

TAMERLAN. —- Aquí, Cosroes, que vas a llevar dos imperiales coronas y por ellas júzgate realmente investido, pues que te da la investidura la poderosa mano de Tamerlán, que de untos reyes como te cuadre con la mayor pompa te corona emperador.
COSROES. — Coronado quedo, tres veces renombrado hombre de armas. Nadie guardará mi corona sino Tamerlán. Te hago mi regente en Persia y teniente general de mis ejércitos. Meandro, vos que fuisteis guía de nuestro hermano y principal consejero de todas sus acciones, ya que, cediendo a la fortuna de la guerra, os sometéis, nos os lo agradecemos y excusamos, y os damos igual puesto en nuestros negocios.
MEANDRO. — Felicísimo emperador, en los más humildes términos me ofrezco al servicio de Vuestra Majestad con la mayor virtud de fidelidad y deber.
COSROES. —- Gracias, buen Meandro. Ya reina Cosroes y gobierna a Persia con su pompa de antaño. Ahora enviará embajadas a los reyes sus vecinos para hacerles conocer que el rey persa ha cambiado y en vez de haber uno que ignoraba lo que hacer debía, hay uno que sabrá mandar como le plazca. Iremos sin más a la bella Persépolis con veinte mil expertos soldados. Los magnates y capitanes del campo de mi hermano, con escasa matanza siguieron el ejemplo de Meandro y contentamente se sometieron a mi gracioso régimen. Ortigio y Menafonte, amigos de mi confianza, ahora recompensaré vuestros anteriores servicios, gratificándolos con la mayor largueza.
ORTIGIO. —- Así como siempre tendimos a vuestro bien y procuramos a vuestro estado todo el honor que merecía, así ahora con todo nuestro poder y vidas nos esforzaremos en conservarlo y prosperarlo.
COSROES. — No te responderé, apacible Ortigio, que mejor contestación probará mis designios. Ea, Tamerlán, el campo de mi hermano dejo a tu cargo y al de Theridamas. Yo seguiré a la bella Persépolis y más tarde marcharemos sobre las minas indias que mi insensato hermano abandonó a los cristianos, y las rescataré con fama y usura. Allí me alcanzarás tú, Tamerlán (que ahora te quedarás para reunir a las tropas diseminadas). Adiós, señor regente y afortunados amigos míos, que ya me tarda sentarme en el trono de mi hermano.
MENAFONTE.- Vuestra Majestad pronto satisfará su deseo y cabalgará en triunfo a través de Persépolis. (Salen.)

(Quedan Tamerlán, Theridamas, Techelles y Usumcasane.)



TAMERLAN. —- ¡Y cabalgará en triunfo a través de Persépolis! ¿No es hermoso ser rey, Techelles, Usumcasane y Theridamas; no es hermoso ser rey y cabalgar en triunfo a través de Persépolis?
TECHELLES.- Eso, señor, es hermoso y pomposo.
USUMCASANE. — Ser rey es ser semidiós.
THERIDAMAS. —- Un dios no es tan glorioso como un rey. Yo pienso que el placer que los dioses gozan en el cielo no puede compararse con las regias alegrías de la tierra. Ser rey es llevar una corona con incrustaciones de perlas y oro, cuyas virtudes llevan consigo la vida y la muerte; pedir y tener; mandar y ser obedecido; y, cuando se anhela amor, obtenerlo con una mirada, que tal atractivo brilla en los ojos de los príncipes.
TAMERLAN. —- ¿Te gustaría, Theridamas, ser rey?
THERIDAMAS. —- No; pues aunque lo alabo, puedo pasarme sin ello.
TAMERLAN. —- Y a mis otros amigos, ¿les gustaría ser reyes?
TECHELLES. —- Si yo pudiera, de todo corazón, señor.
TAMERLAN. —- Bien dicho, Techelles. De poder, también me agradaría a mí. ¿Y a vosotros no, amigos?
USUMCASANE. —- ¿Por qué lo dices, señor?
TAMERLAN. —- Porque, Casane, si lo deseamos y el mundo nos ofrece tan gran novedad, y permanece inerme, débil y sin medios, ¿por qué no procurar lo que queremos ? Firmemente convencido estoy de que, si yo pretendiese la corona de Persia, la alcanzaría con maravillosa facilidad. ¿No consentirían nuestros soldados en que tendiésemos a tal dignidad?
THERIDAMAS. — Sé que sí, si los persuadimos.
TAMERLAN. — Pues entonces, Theridamas, yo primero me procuraré el reino de Persia para mí, después para ti el de Partía, y para éstos los de Escitia y Media. Y, si yo prospero, todo lo demás estará tan seguro como si el turco, el Papa, África y Grecia vinieran a ofrecernos sus respectivas coronas.
TECHELLES. — Entonces, ¿buscaremos a ese triunfante rey y le daremos batalla por su nueva corona?
USUMCASANE. — Hagámoslo, pues, pronto y en caliente.
TAMERLAN. — A fe, amigos, que será divertida burla.
THERIDAMAS. — ¿Una burla a cargo de veinte mil hombres? Algo harto más importante me parece.
TAMERLAN. — Juzga por ti, Theridamas, que por mí no. Techelles irá a buscar batalla al rey antes de que se aleje mucho y nos haga esforzarnos más de lo que la cosa merece. Ya verás entonces cómo para el escita lamerían es una mera broma ganar la corona de Persia. Techelles, toma contigo mil de a caballo y pide al rey que vuelva a guerrear con nosotros, ya que sólo le hicimos rey para divenirnos. Mas no le despojaremos cobardemente, sino con advertencia y dándole más guerreros. Apresúrate, Techelles, que te seguimos. (Sale Techelles.) ¿Qué dice Theridamas?
THERIDAMAS. — Por mí, adelante.

(Salen.)
               

ESCENA VI


COSROES, MEANDRO, ORTIGIO, MENAFONTE y soldados
 

COSROES. — ¿A qué aspira ese endemoniado pastor con presunción tan gigantesca como la de elevar montañas hasta el cielo y osar desafiar la cólera de Júpiter? Más, así como éste enterró bajo los montes a los que tal intentaron, vomitando fuego sobre ellos desde sus encendidas fauces, así yo enviaré a ese monstruoso esclavo al infierno donde las llamas devorarán su alma.
MEANDRO. —- Algunos poderes divinos, o quizás infernales, mezclaron cuando él fue concebido sus airadas simientes, porque no puede nacer de humana raza quien con tan espantoso orgullo tiene tan indudable ansia de mandar y de ser ambicioso por profesión.
ORTIGIO. —- Sea Dios, o diablo, o espíritu de la tierra, o monstruo en forma humana, y proceda del molde y temple que proceda, y gobiérnele el estado o estrella que le gobierne, vayamos con ánimo a su encuentro y, detestando tan endemoniado bandido, por amor del honor y defensa de la justicia armémonos contra el odio de tal adversario, ya haya crecido en el cielo, la tierra o el infierno.
COSROES. — Noble resolución, mi buen Ortigio. Y pues que todos hemos aspirado idéntico aire y con la misma proporción de elementos, prometámonos igualdad en muerte y vida. Arenguemos a nuestros soldados para ir a buscar a ese ofensivo espejo de ingratitud, a ese sediento anhelador de soberanía, y quemémoslo en la furia de esa llama que sólo sangre e imperio pueden apagar. Resolveos, señores y fieles soldados, a salvar de la corrupción a vuestro rey y país. Suena, tambor, y que todas las estrellas que crearon el aborrecible círculo de mi predeterminada vida me hagan dirigir mi arma a ese bárbaro corazón que así se opone a los dioses e insulta a los poderes que gobiernan Persia.
 

 

ESCENA VII


La batalla. Después de la batalla entran COSROES (herido), THERIDAMAS, TAMERLÁN, TECHELLES, USUMCASANE y otros
 

COSROES. —- Bárbaro y sanguinario Tamerlán, ¿así me privas de corona y vida? ¡Traidor y falso Theridamas, que en la mañana misma de mi estado feliz, apenas asentado en mi real trono, operas mi caída y prematuro fin! Un dolor insoportable atenaza mí alma dolida y la muerte paraliza los órganos de mi voz penetrando por la abertura que tu espada me hizo y vaciando todas las venas y arterías de mi corazón, sanguinario e insaciable Tamerlán.
TAMERLAN. — La sed de reinar y dulzura de una corona que causaron que el primogénito del celeste Ops arrojara a su provecto padre de su trono y señoreara él el imperio celestial, me han movido a hacer armas contra tu estado. ¿Qué mejor precedente que el del potente Júpiter? La Naturaleza, forjadora de los cuatro elementos que por la supremacía pelean en nuestros pechos, nos enseña a todos a tener ánimos ambiciosos. Nuestras almas, cuyas facultades son capaces de comprender la maravillosa arquitectura del mundo y medir el curso de todos los errantes planetas, incluso persiguiendo el conocimiento infinito y siempre moviéndose como las inquietas esferas, nos impele a nunca descansar hasta alcanzar el fruto más maduro de todos, esa perfecta dicha y única felicidad que es el dulce disfrute de una corona terrena.
THMUDAMAS. — Eso me hace a mí unirme a Tamerlán, porque es tosco y macizo como la tierra el que no se mueve hacia arriba ni por principescas hazañas intenta sobresalir entre sus semejantes.
TECHELLES. — Eso hizo que nosotros, los amigos de Tamerlán, alzásemos nuestras espadas contra el rey persa.
USUMCASANE. —- Sí, que cuando Júpiter echó al viejo Saturno, Neptuno y Dis ganaron cada uno una corona, y así esperamos nosotros reinar en Asia si Tamerlán es coronado en Persia.
COSROES. — ¡Oh, hombres los más singulares que la Naturaleza creó! No sé cómo calificar vuestra tiranía. La sangre de mi cuerpo alternamente se hiela y arde y con mi sangre mi vida mana por la herida. Mi alma principia ya a volar al infierno y a todos mis sentidos ordena partir. El calor y humedad que mutuamente se alimentan, por falta de sustento que los nutra se secan y enfrían, y la lúgubre muerte con ávido talante aferra mi ensangrentado corazón y como una arpía me arrebata la vida. Theridamas y Tamerlán, yo muero y una terrible venganza se cierne sobre vosotros dos.

(Tamerlán toma la corona y se la pone.)
 


TAMERLAN. - Todas las maldiciones que las furias pronuncien no me harán dejar tan rica presa. Theridamas, Techelles y todos vosotros, ¿quién pensáis que es rey de Persia ahora?
TODOS. —- ¡Tamerlán, Tamerlán!
TAMERLÁN. — Aun cuando el propio Marte, airado dios de las armas, y todos los potentados terrenos conspiren para desposeerme de esta diadema, la llevaré a despecho de ellos como gran comendador de este mundo oriental, siempre que digáis vosotros que Tamerlán ha de reinar.
TODOS. —- ¡Viva y reine en Asia Tamerlán largos años!
TAMERLÁN. —- Ahora está la corona más segura sobre mi cabeza que si todos los dioses, reuniéndose en capítulo, rey de Persia me proclamaran.

(Mutis.)



ACTO III


ESCENA PRIMERA


BAYACETO, los Reyes de FEZ, MARRUECOS y ARGEL y otros con gran pompa
 

BAYACETO. — Grandes reyes de Berbería, y graves bajáes nuestros, hemos oído que los tártaros y bandidos orientales, conducidos por un tal Tamerlán, osan buscar pendencia a vuestro emperador y piensan hacernos levantar nuestro terrible sitio de la famosa Constantinopla de los griegos. Ya sabéis que nuestro ejército es invencible porque tenemos tantos turcos circuncidados y tantas aguerridas bandas de renegados cristianos como tienen el Océano o el Mediterráneo pequeñas gotas de agua cuando comienza la luna a unir en uno sus semicirculares cuernos. Y no podemos dejarnos desafiar por extranjeros, ni alzar el sitio antes de que los griegos cedan, ni permanecer inactivos ante los muros de la ciudad.
FEZ. — Renombrado emperador y fuerte general, ¿por qué no enviáis los bajáes de vuestra guardia para conminar a ese hombre a que permanezca en Asia, so pena cíe mortíferas hostilidades amenazadas en nombre del poderoso Bayaceto?
BAYACETO. — Vete, pues, bajá mío, diligentemente a Persia, y dile: «Tu señor, el emperador turco, temido señor de África, Europa y Asia, gran rey y conquistador de Grecia, el Océano, el Mediterráneo y el mar como el carbón Negro, el más alto y poderoso monarca del mundo, ordena y manda (porque no quiero suplicarle) que no pongas los pies en África ni lleves tus banderas a Grecia, si no deseas incurrir en la furia de su venganza.» Dile también que estoy dispuesto a hacer una tregua, porque he oído decir que es hombre de ánimo valeroso, pero que si, confiado en su supuesto poder, es tan loco que hace armas contra mí, entonces tú permanecerás con él por mandato mío y si antes de que el sol haya medido el cielo con triple circuito, no regresas tú, tomaremos la mañana siguiente por mensajero de que no se aviene y de que se propone retenerte a tu pesar.
BAJÁ. — Grandísimo y poderosísimo monarca de la tierra, vuestro bajá cumplirá vuestra orden y mostrará vuestra voluntad a los persas como idóneo legatario del majestuoso turco.

(Sale.)


ARGEL. — Aseguran que es rey de Persia, pero si intenta perturbar vuestro asedio, diez veces más fuerzas necesitaría, porque toda carne tiembla ante vuestra magnificencia.
BAYACETO. —- Verdad es, Argel, y ante mi aspecto también.
MARRUECOS. —- La primavera es reprimida por vuestra asoladora hueste, sin que pueda la lluvia caer sobre la tierra, ni los virtuosos rayos del sol reflejarse en ella, porque el suelo está cubierto de la multitud de vuestros soldados.
BAYACETO. —- Todo es tan verdad como el santo Mahoma y, además, todos los árboles han sido agostados por nuestros alientos.
FEZ. —- ¿Qué piensa Vuestra Grandeza mejor para conseguir domeñar la ciudad?
BAYACETO. —- Quiero que los cautivos de Argel, empleados como zapadores, corten el agua que por tuberías de plomo afluye a la ciudad desde el monte Camón. Dos mil jinetes forrajearán por doquier, impidiendo que por tierra llegue socorro alguno. Mis galeras dominan todo el mar y nuestra infantería está en las trincheras. Con los cañones, de boca ancha como el Orco, batiremos las murallas hasta penetrar y así serán los griegos vencidos.
(Mutis.)
ESCENA II


AGIDAS, ZENÓCRATA, ANIPPA y otros
 

AGIDAS. — Zenócrata, señora mía, ¿puedo conocer la causa de los inquietos accesos que perturban la calma de vuestro reposo? Lástima es que tan celeste semblante esté tan marchito y pálido por la pena, pues la ofensiva violación que os infirió Tamerlán (la cual debía ser el mayor de vuestros sinsabores) debió dejar de acongojaros ha mucho.
ZENÓCRATA. — Así es, pero como sus infinitas atenciones habrían contentado a la misma reina del cielo, ha tiempo que cambié mi primer aborrecimiento y una nueva pasión mis pensamientos alimenta con incesantes y desconsoladas preocupaciones. Esto es lo que hace que mi aspecto parezca tan exangüe y lo que podría, si mis extremos llegan al colmo, hacerme una espectral imagen de la muerte.
AGIDAS. — Antes se disuelvan los eternos cielos y quede mi cuerpo insensible como la tierra que sino tal acaezca a Zenócrata.
ZENÓCRATA. — ¡Ah, así mi vida y mi alma sigan anidando en su pecho aunque mi cuerpo quede insensible como la tierra, o se unan a su alma y a su vida; que yo quiero morir y vivir con Tamerlán!

(Entran Tamerlán con Techelles y otros.)
 

AGIDAS. —- ¿Con Tamerlán? ¡Ah, bella Zenócrata! No consintáis que un hombre tan vil y bárbaro, que desespera a vuestro padre al privaros de los honores de reina, haciéndoos pasar por su indigna concubina, se honre con vuestro amor sino por necesidad. Ya el poderoso soldán tiene noticias vuestras y no ha de dudar Vuestra Alteza de que en corto tiempo él, con la destrucción de Tamerlán, os redimirá de esta terrible esclavitud.
ZENÓCRATA. — Dejad de herirme con esas palabras y hablad de Tamerlán como merece, que no nos trata con villanía ni nos tiene en servidumbre sino de modo que principesco debe parecer a todo ánimo noble.
AGIDAS. — ¿Cómo podéis imaginar así a hombre de tan fiero aspecto, sólo presto a añagazas marciales? Un hombre que al tomaros entre sus brazos os hablará de los miles de hombres que ha matado y que cuando esperáis amorosos discursos os hablará de sus hechos de sangre y guerra, tema asaz áspero para vuestros delicados oídos.
ZENÓCRATA. — Como parece el sol a través de la corriente del Nilo, o como cuando la mañana le ciñe en sus brazos, así parece mi amado señor, el hermoso Tamerlán. Su habla es mucho más dulce que el canto que las Musas entonaron a propósito de Piérides, o cuando Minerva disputó con Neptuno, y más alta me consideraría que Juno, hermana del más alto de los dioses, si el poderoso Tamerlán me desposase.
AGIDAS. — No seáis tan inconstante en vuestro amor y permitid al joven árabe vivir en esperanza de que, una vez vos rescatada, podrá él gozar de su elegida. Ya veis que, aunque primero el rey de Persia, antiguo pastor, parecía amaros mucho, ahora, en su majestad, abandona tales apariencias y sus palabras de favor y consuelo, para sólo dedicaros comunes cortesías.
ZENÓCRATA. — Eso produce las lágrimas que decoloran mis mejillas, temiendo perder su amor por no ser digna de él

(Tamerlán, acercándose a ella, la toma tiernamente de la mano y, mirando rencorosamente a Agidas, guarda silencio. Salen todos, excepto Agidas.)
 

AGIDAS. — Traicionado por la fortuna y por un amor suspicaz, amenazado con adustas iras y celos, sorprendido y temeroso de ominosa venganza, contra todo me sostengo, pero nada me maravilla tanto como ver su cólera encerrada en secretos pensamientos y envuelta en el silencio de su alma enojada. En su frente se dibuja la horrorosa muerte y en sus ojos la furia de su corazón, que brilla como los cometas, presagiando venganzas y haciendo palidecer sus mejillas. Cuando el marino ve en las Hyades congregarse un ejército de cimerias nubes y divisa el austro y el aquilón, con alados corceles, sudorosos galopar por los cielos acuosos, hundiendo tremantes lanzas en los truenos y la tempestad y arrancando de sus escudos llamas de rayos, temerosamente arría las velas y sondea, impetrando la ayuda del cielo contra el terror de los vientos y las olas. Pues igual me siento yo, con los últimos ceños, que provocan una tempestad de amedrentados pensamientos y trastornan mi alma.

(Entran Techelles, con un puñal desnudo, y Usumcasane.)


TECHELLES. —- Ved, Agidas, cómo os saluda el rey, pagando vuestra profecía como se merece.
AGIDAS. — Ya antes profeticé y ahora experimento los mortales enojos de los celos y el amor. Ño necesitaba confirmar mi temor con palabras porque vanas son las palabras donde los instrumentos que han de operar presentan el escueto hecho del fin que me amenazaba. Mi profecía decía: Has de morir, Agidas, y de los extremos debes elegir el menor y el que más honor y menos penas procure, resolviendo morir por tu mano antes que sufrir los tormentos que tu enemigo y el cielo te reservan. Apresúrate, Agidas, e impide los males que tu prolongado destino puede acarrear sobre ti. Líbrate del temor de la ira de un tirano, aléjate de los tormentos y del infierno en el que él puede precipitar tu alma, y así, muera Agidas a mano de Agidas y que una puñalada le adormezca eternamente.

(Se apuñala.)


TECHELLES. — ¡Cuan acertadamente, Usumcasane, ha comprendido el significado de mi señor el rey! USUMCASANE. —- A fe que sí, Techelles, y virilmente ha obrado. Y pues tan discreto y honorable era, enterrémosle con triple honor.
TECHELLES. — Concorde soy, Casane, en que le honremos.

(Salen llevando el cadáver.)




ESCENA III


TAMERLAN, TECHELLES, USUMCASANE, THERIDAMAS, BAJA, ZENÓCRATA y otros


TAMERLAN. — Con eso, bajá, conocerá tu amo y señor que pienso encontrarme con él en Bitinia. Veamos cómo llega. Los turcos fanfarronean mucho y amenazan con más de lo que pueden hacer. Él me encontrará en el campo cuando venga a buscarte. ¡Ay, pobre turco! Asaz débil es su fortuna para chocar con la fuerza de Tamerlán. Mira bien mi campamento y dime imparcialmente si no parecen mis capitanes y soldados dispuestos a conquistar África.
BAJA. — Vuestros hombres son valientes, pero pocos en número y no pueden aterrorizar a la poderosa hueste de mi señor, gran comendador del mundo, que, aparte de quince reyes tributarios, tiene ahora en armas diez mil genízaros moñudos en arrogantes corceles de Mauritania, educados para la guerra en Trípoli, así como doscientos mil infantes que han librado en Grecia dos batallas campales. Y para reñir esta guerra, si lo juzga oportuno, puede de sus guarniciones retirar otros tantos.
TECHELLES. — Cuantos más traiga, más botín habrá, y cuando a nuestras belicosas manos perezcan todos, montará nuestra infantería en sus caballos y despojaremos a todos esos arrogantes genízaros.
TAMERLAN. — ¿Acompañarán los reyes que decís a vuestro señor?
BAJA. — Lo harán aquellos que a Su Alteza plaza, aunque algunos han de quedarse para regir las provincias recientemente sometidas.
TAMERLAN. — Entonces, amigos, pelead valerosamente, que sus coronas son vuestras y esta mano las pondrá sobre vuestras cabezas vencedoras, que me harán emperador de
Asia.
USUMCASANE. — Aunque traiga infinitos millones de hombres, despoblando el África Occidental y la Grecia, estamos seguros de la victoria.
THERIDAMAS. —- Quien durante una tregua venció a tres reyes más poderosos que el emperador turco, le expulsará de Europa y le perseguirá hasta que su derrotado ejército se rinda o muera.
TAMERLAN. — ¡Bien dicho, Theridamas, que el «será» y el «haremos» es lo que más conviene a Tamerlán, cuyas favorables estrellas le dan esperanza cierta de batir marcial-mente a sus enemigos doquiera que los tope. Yo, al que se llama Azote y Venganza de Dios, único temor y terror del mundo, someteré primero a los turcos y luego libertaré a los cristianos cautivos que guardáis esclavos, cargando su cuerpo de pesadas cadenas y alimentándolos con mezquina comida, haciéndolos remar en el Mediterráneo y, cuando osan descansar para respirar un momento, sometiéndolos a palizas tan rudas, que los dejáis jadeando en las bodegas de la galera, por lo que casi exhalan la vida a cada bogada. Sí, que así obran los crueles piratas de Argel, condenada gentuza, hez de África, centro de vagabundos renegados que hacen estragos en la sangre cristiana. Pero, mientras yo viva, esa ciudad maldecirá la hora en que puso Tamerlán el pie en África.

(Entra Bayaceto con sus bajaes y reyes tributarios, a mas de Zahina y Ebea.)
 

BAYACETO. — Bajaes y genízaros de mi guardia, asistid a la persona de vuestro señor, el mayor potentado de
África.
TAMERLAN. —- Techelles y los demás, preparad vuestras espadas, que voy a medirme con Bayaceto.
BAYACETO. —- Reyes de Fez, Marruecos y Argel, ¡osa llamarme Bayaceto cuando vosotros me llamáis señor! ¡Advertid la presunción de ese esclavo escita! ¿Sabes, villano, que quienes conducen mi caballo ostentan en sus nombres títulos de dignidad, mientras tú rudamente te atreves a llamarme Bayaceto?
TAMERLAN. — ¿Y sabes, turco, que los que conducen mi caballo te conducirán a ti cautivo a través de África, y aun rudamente te atreves a llamarme Tamerlán?
BAYACETO. — Por el sepulcro de mi pariente Mahoma y por el Santo Alcorán, juro que he de convertirle en eunuco, casto y sin lujuria a la fuerza, para servir en mi serrallo a mis concubinas. Y todos sus capitanes, que tan altivos se muestran, arrastrarán el carro de mi emperatriz, a la que he traído para que presencie cómo los desbarato.
TAMERLAN. — Por esta mi espada, que conquistó Persia, te digo que tu caída me afamará en el mundo. No diré lo que de ti haré, pero todo soldado raso de mi campo sonreirá viendo tu mísero estado.
FEZ. — ¿Cómo el poderoso emperador turco desciende a hablar a hombre tan ruin como Tamerlán?
MARRUECOS. — Moros y valientes hombres de Berbería, ¿cómo sufrimos tales indignidades?
ARGEL. — Dejad las palabras y hagámosles probar las puntas de nuestras lanzas que han atravesado las entrañas de los griegos.
BAYACETO. — Bien habéis dicho, mis recios reyes tributarios. Vuestro triple ejército y mi poderosa hueste devorarán a estos persas mal nacidos.
TECHELLES. — Poderoso, renombrado y fuerte Tamerlán, ¿por qué prolongamos tanto sus vidas?
THERIDAMAS. — Anhelo ver esas coronas ganadas por nuestras espadas para reinar como reyes de África.
USUMCASANE. — ¿Qué cobarde no lucharía por tal botín?
TAMERLAN. — Pelead todos valerosamente y seréis reyes. Lo digo yo y mis palabras son oráculos.
BAYACETO. — Zabina, madre de tres mozos más bravos que Hércules, el que en su infancia destruía las mandíbulas de las sierpes venenosas, jóvenes de manos hechas para asir la lanza, de hombres idóneos para la armadura completa, de miembros más grandes que los de todos los mancebos que salieron de los riñones de Tifón, y que, cuando alcancen la edad de su padre, torres abatirán con sus masculinos puños: dígote que te sientes sobre esta mi regia silla y en tu cabeza lleves mi imperial corona hasta que yo traiga a ese tosco Tamerlán y a todos sus capitanes encadenados y cautivos.
ZABINA. — ¡Buena fortuna tenga Bayaceto!
TAMERLÁN. —- Zenócrata, la más bella doncella que jamás existió, más gentil que las perlas y las piedras preciosas, única que a Tamerlán puede parangonarse, con los ojos más brillantes que las lámparas de los cielos y el habla más placentera que la más dulce armonía, la que con tu apariencia iluminas el más obscuro cielo y calmas la ira de Júpiter tonante: digo que aquí te sientes, adornada con mi corona, como si fueres la emperatriz del mundo. Y no te muevas, Zenócrata, hasta que me veas marchar victoriosamente con todos mis hombres, triunfar sobre el turco y sus reyes, y traerlos como vasallos a tus pies. Ten hasta entonces mi corona, prenda de mi valía, y con ella las pláticas dirige, como nosotros las armas.
ZENÓCRATA. —- ¡Así mi amor, el rey de Persia, retorne victorioso y libre de heridas!
BAYACETO. —- Ahora sentirás tú la fuerza de las armas turcas que han hecho a toda Europa temblar de temor, porque tengo turcos, árabes, moros y judíos bastantes para cubrir toda Bitinia aunque millares de ellos mueran. Sus cadáveres servirán de muralla y parapeto a los demás. Y, resurgente como las cabezas de la hidra, mi poder permanecerá tan grande como antes. Aun si muchos inclinasen la cabeza bajo la espada, las armas de tus soldados no podrán asestar tantos golpes como yo tengo cabezas que oponerles. Tú ignoras, insensato Tamerlán, lo que es enfrentarse conmigo en campo abierto, donde no te dejaré lugar para moverte.
TAMERLÁN. - Nuestras vencedoras espadas nos abrirán el camino, porque solemos marchar sobre los enemigos muertos, pisoteando sus intestinos con los cascos de nuestros caballos, bravos corceles criados en las montañas tartáricas. Mi hueste, como la de Julio César, nunca pelea sino por la victoria. Ni aun en Farsalia fue tan recia la lucha como la que los míos quisieran reñir. Legiones de espíritus flotantes en el aire orientan nuestras balas y las puntas de nuestras espadas y dirigen nuestras armas directas a donde más dañan. Y cuando la victoria ve ondear nuestra ensangrentada bandera, tomando vuelo descansa sobre mi tienda blanca como la leche. Ea, a las armas, señores, que el campo es nuestro, con el turco, su mujer y todo.

(Sale con los suyos.)
 

BAYACETO. — Vamos, reyes y bajaes, tiremos de nuestras espadas sedientas de beber la sangre de los débiles persas.

(Sale con los suyos.)
 
ZABINA. — Vil concubina, ¿osas sentarte a mi lado, que soy la emperatriz del poderoso turco?
ZENÓCRATA. — Desdeñosa turca, señora indigna, ¿cómo llamas concubina a la prometida del grande y poderoso Tamerlán?
ZABINA. — ¡Tamerlán, el gran bandido tártaro!
ZENÓCRATA. — TÚ te arrepentirás de esas orgullosas palabras cuando tu señor el gran bajá, y tú misma, pidáis merced a los pies de mi rey y me roguéis que abogue por vosotros.
ZABINA. — ¡Rogarte a ti! Tú, desvergonzada moza, servirás de lavandera a mi doncella. ¿Qué te parece, Ebea? ¿Valdrá para el caso?
EBEA. — Acaso, señora, se juzgue demasiado fina, pero yo la daré unas cuantas lecciones y enseñaré a trabajar a sus delicados dedos.
ZENÓCRATA. — ¿Oyes, Anippa, qué charla tan extraña y cómo mi esclava amenaza a su señora? Ambas, por su insolencia, serán empleadas en aderezar la comida y bebida de los soldados rasos, porque valen harto poco para acercarse a nosotras.
ANIPPA. — No obstante, alguna vez puede llamarlas Vuestra Alteza para ejecutar las faenas que no gusten a mi camarera.
(Suena dentro rumor de batalla.)
 

ZENOCRATA. —- Dioses y poderes que gobernáis Persia y que de ella a mi amor hicisteis digno rey: reforzadle contra Bayaceto el turco y haced que sus enemigos, como bandadas de temerosos corzos perseguidos por los cazadores, huyan ante su adusto aspecto para que yo le vea vencedor.
ZABINA. —- Solicita, Mahoma, de Dios mismo que haga caer del cielo mortífera lluvia que ofusque los cerebros de los escitas y los haga caer muertos por osar alzar sus armas contra aquel que joyas ofreció a su santuario cuando emprendió guerra contra cristianos por primera vez.

(Se reanuda el rumor de batalla.)
 

ZENÓCRATA. — Ya los turcos se revuelcan en su sangre y Tamerlán es señor de África.
ZABINA. — Engañada estás. Ya oigo sonar las trompetas como cuando mi emperador despedazó a los griegos y los condujo cautivos a África. Ahora te emplearé como tu orgullo merece. Prepárate a vivir y morir siendo esclava mía.
ZENÓCRATA. — Si Mahoma bajase de los cielos y jurara que mi real señor ha sido muerto o vencido, no podría persuadirme de otra cosa sino de que vive y vence.
(Bayaceto huye, perseguido por Tamerlán. La batalla acaba y los dos entran. Bayaceto queda vencido.)
 

TAMERLAN. —- Ahora, rey de bajaes, ¿quién es el vencedor?
BAYACETO. —- TÚ, por la fortuna de esta condenada batalla.
TAMERLAN. —- ¿Dónde están tus reyes tributarios?

(Entran Techelles, Theridamas y Usumcasane.)
 

TECHELLES. —- Sus coronas las tenemos nosotros; sus cadáveres cubren el campo.
TAMERLAN. —- ¡Cada uno una corona! A fe que regiamente habeis peleado. Ea, entregadlas a mi tesorería.
ZENÓCRATA. — Permitidme ofrecer a mi gracioso señor su regia corona, tan altamente ganada.
TAMERLAN. — Quita a esa mujer la corona turca, Zenócrata, y coróname con ella emperador de África.
ZABINA. —- No, Tamerlán, que aunque ahora has llevado la mejor parte, todavía no eres señor de África.
THERIDAMAS. — Dadme la corona, vos, turca, que os avendrá mejor.

(Se la quita y la entrega a Zenócrata.)
 

ZABINA. — Desalmados villanos, ladrones, vagabundos, ¿cómo osáis ofender a mi majestad?
THERIDAMAS. — Tomad, señora (a Zenócrata), que sois emperatriz y ella ya no lo es.
TAMERLAN. —- No lo es, no, Theridama, que su tiempo ha pasado y las columnas que su poder sostenían yacen en pedazos bajo mis pies victoriosos.
ZABINA. — Aunque Bayaceto esté cautivo, puede ser rescatado.
TAMERLAN. — Nada en el mundo rescatará a Bayaceto.
BAYACETO. — Hemos, hermosa Zabina, perdido la batalla y nunca el emperador turco recibió tal derrota a manos de un enemigo extranjero. Contentos estarán los infieles cristianos y con júbilo tocarán sus supersticiosas campanas y encenderán luminarias celebrando mi vencimiento. Pero así muera yo si estos puercos idólatras no encenderán en mi honor hogueras con sus sucios huesos. Porque, aunque la gloria de esta jornada se haya perdido, África y Grecia tienen guarniciones bastantes para hacerme otra vez soberano de la tierra.
TAMERLAN. —- Yo someteré a esas fortificadas guarniciones y ellas me rubricarán por el más grande señor de África, porque desde el Oriente hasta el Oeste extremo extenderá Tamerlán su pujante brazo. Las galeras y bandolerescos bergantines que todos los años van al golfo de Venecia y pululan por los estrechos, con daño de los cristianos, anclarán en la isla de Zante cuando la flota de guerra de los persas, navegando por el mar oriental, camine por el continente índico desde Persépolis a Méjico y atraviese el estrecho de Gibraltar y todo el océano hasta las británicas costas, con lo que al fin seré dueño del mundo.
BAYACETO. —- Fija mi rescate, Tamerlán.
TAMERLAN. — ¿Piensas que Tamerlán estima tu oro? Así muera yo si no hago a los reyes de la India ofrecerme sus minas y suplicarme la paz, y hacer cavar tesoros para apaciguar mi cólera. Ea, atad a los dos, y conducid uno de vosotros al turco. Que la doncella de mi amada conduzca a la turca.

(Atan a los dos.)


BAYACETO. — ¡Ah, villanos! ¿Osáis amarrar mis sagrados brazos? ¡Oh, Mahoma! ¡Oh, Mahoma, que duermes!
ZABINA. — ¡Oh, maldito Mahoma, que así nos conviertes en esclavos de los rudos y bárbaros escitas!
TAMERLAN. —- Ea, traedlos y por esta feliz victoria triunfemos y solemnicémosla con una fiesta marcial.
(Salen.)





ACTO IV


ESCENA PRIMERA


El SOLDÁN de Egipto con tres o cuatro MAGNATES, CAPOLINO y un MENSAJERO
 

SOLDAN. — ¡Despertad, hombres de Memfis y oíd el clamor de las trompetas escitas! Oíd los basiliscos bramadores que las torres de Damasco derribaron. Ese rufián del Volga tiene a Zenócrata, la hija del soldán, como su concubina y, con gran oprobio nuestro, sus estandartes despliega, mientras vosotros, viles egipcios de desmayado corazón, sesteáis en las floridas márgenes del Nilo como los cocodrilos que sin susto descansan mientras los cañones truenan por encima de sus pieles.
MENSAJERO. — Poderoso soldán, no ha visto Vuestra Grandeza el adusto ceño del fiero Tamerlán, ni cómo con su terror e imperiosos ojos domina los corazones de sus compañeros; que si lo viese, se sorprendería Vuestra Real Majestad.
SOLDAN. — Te digo, villano, que aunque ese Tamerlán fuera tan monstruoso como Gorgón, príncipe del infierno, no cejaría el soldán un pie ante él. Mas dime: ¿qué poder tiene?
MENSAJERO.— Poderoso señor, trescientos mil hombres cubiertos de armadura, sobre sus piafantes corceles con seguros y rudos pasos huellan el suelo, y quinientos mil soldados de infantería preparan sus tiros blandiendo sus espadas, lanzas y alabardas en torno a su estandarte, que parece tan rodeado de agudas puntas como un bosque de espinos. Y sus máquinas de guerra y sus municiones exceden de la fuerza de sus hombres de combate.
SOLDAN. — Aunque su número superase al de las estrellas, o a las ofuscantes gotas de los chubascos de abril, o a las marchitas hojas que el otoño desprende, todavía el soldán, con su victorioso poder, los dispersaría y consumiría en su cólera hasta que ni uno solo sobreviviera para deplorar su caída.
CAPOLINO. — Así podría hacer Vuestra Alteza si tuviese tiempo para congregar sus combatientes y alistar su regia hueste. Pero Tamerlán, con su premura, ha aprovechado la impreparación vuestra.
SOLDÁN.— Que tenga todas las ventajas que quiera, que si todo el mundo conspirase a su lado, y fuera no ya hombre, sino demonio, para vengar a la bella Zenócrata que, bien a nuestro pesar, ha retenido, mi ejército volvería a enviarle al Erebo, para vestir su afrenta con la obscuridad de la noche.
MENSAJERO. — Sírvase Vuestra Grandeza comprenderque la resolución de Tamerlán lo rebasa todo. El primer día que planta sus tiendas, viste de blanco y sobre su casco de plata coloca una pluma blanca como la nieve para significar la benignidad de su ánimo que, saciado de botín, repugna la sangre. Pero cuando la aurora asoma por segunda vez, rojos como la escarlata son sus arreos y entonces su inflamada ira ha de extinguirse con sangre, sin a nadie respetar que empuñe armas. Si aun estas amenazas no mueven a la sumisión, enarbola pendón negro y su espada, escudo, caballo, armadura y penacho de azabachinas plumas, con muerte e infierno amenazan a todos sin respeto de sexo, grado ni edad, porque entonces pasa a todos sus enemigos a cuchillo y fuego.
SOLDÁN. — ¡Ah, implacable villano, rústico ignorante de la ley de las armas y la disciplina militar! El pillaje y el asesinato son sus usuales oficios y el esclavo usurpa el glorioso nombre de la guerra. Avisa, Capolino, al buen rey árabe al que ese esclavo ha robado mi bella hija, su señorial amor. Adviértele otra vez que venga a la guerra con
nosotros para vengar el ultraje que a ella se le ha inferido.





ESCENA II


TAMERLÁN, TECHELLES, THERIDAMAS, USUMCASANE, ZENÓCRATA, ANIPPA, dos moros que conducen a BAYACETO en una jaula y la Esposa de Bayaceto detrás


TAMERLÁN. — Traedme el escaño para los pies.

(Sacan a Bayaceto de la jaula.)
 

BAYACETO. — Santas sacerdotisas del celeste Mahoma, que, al sacrificar, rasgáis vuestra carne manchando las aras de vuestra sangre purpúrea, haced que el cielo se enoje y que todas las fijas estrellas absorban todo el veneno de los marjales moriscos para verterlo en la garganta de este jactancioso tirano.
TAMERLÁN. — Supremo Dios, móvil primero de esa esfera esmaltada con mil brillantes lámparas perennes, sé que antes arderá la gloriosa estructura del cielo que llegue a conspirar para derribarme. Y tú, villano, que eso me deseas, caerás postrado sobre la baja y desdeñosa tierra y servirás de escabel al gran Tamerlán para que yo pueda subir a mi regio trono.
BAYACETO. — Antes desgarrarás mis entrañas con tu espada y sacrificarás mi corazón a la muerte e infierno, que ceder yo a tal esclavitud.
TAMERLÁN. — Vil villano, vasallo, esclavo de Tamerlán, indigno de besar ni tocar el suelo que soporta el honor de mi peso real, ¡encórvate, villano, encórvate! Doblégate, que te lo manda quien puede hacerte arrancar tu carne en mil jirones o dispersarla como las hojas del majestuoso cedro cuando las toca la voz del tonante Júpiter.
BAYACETO. — Pues cuando yo mire abajo a los condenados demonios, ¡miradme, demonios, a mí! Y tú, temido dios del infierno, con tu cetro de ébano golpea esta tierra aborrecible y haz que nos trague a los dos a la vez.

(Tamerlán, sobre él, escala su asiento.)


TAMERLÁN. —- Ahora, esclareciéndose la triple región del aire, acuda la majestad de los cielos a contemplar a su azote, terror de los emperadores. Sonreíd, estrellas que presidisteis mi nacimiento, y ofuscad la brillantez de sus vecinas lámparas. No pidáis prestada luz a Cintia, porque yo, la luminaria mayor de toda la tierra, primero me alcé en oriente con benigno aspecto, pero después, ya fija en la línea meridiana, fuego vomitaré sobre vuestras girantes esferas y obligaré al sol a que tome de vosotras su luz. Chispas hice ya brotar de su cota de acero, incluso en Bitinia capturé a este turco, como cuando una fiera exhalación envuelto en las entrañas de una fría nube, al abrirse camino rasga el firmamento y lanza sus relámpagos sobre la tierra. Y siempre, ora marchando hacia la rica Persia, o dejando Damasco y los campos egipcios, yo, emulando la fama del demente hijo de Climeno, que casi del cielo llegó a quemar la rueda, haré que nuestras espadas, nuestras lanzas y nuestros tiros todo el aire llene de airados meteoros. Y cuando el cielo quede rojo como la sangre se dirá que yo mismo me torné rojo para en nada pensar sino en sangre y en guerra.
ZABINA. —- Indigno rey, que por tu crueldad ilegalmente usurpaste el trono de Persia, ¿osas tú, que nunca viste aun emperador hasta que te encontraste en batalla con mi marido, abusar así, por cautivo, de su estado, encerrando su real cuerpo en una jaula cuando techumbres de oro y palacios como el sol brillantes debieran prepararse para alojar su gracia? ¿Y osas hollar con tus aborrecibles pies a aquel cuyos pies besaron los reyes de África?
TECHELLES. —- Algún tormento peor debes imaginar, señor, para hacer que estos cautivos frenen sus desatadas lenguas.
TAMERLÁN. —- Vigila más, Zenócrata, a tu esclava.
ZENÓCRATA. —- Mi doncella, de la que es esclava, se ocupará de que tales agravios no broten de su lengua. Hazla callar, Anippa.
ANIPPA. —- Esclava mía, escucha: si injurias al rey haré que te desnuden y te azoten.
BAYACETO. — Gran Tamerlán (grande por mi caída), tu ambicioso orgullo te hará caer muy bajo, por pisar la espalda de Bayaceto, quien debía ser arrastrado en su carro por cuatro poderosos reyes.
TAMERLÁN. —- Tus nombres, títulos y dignidades han abandonado a Bayaceto y me pertenecen, y contra un mundo de reyes me mantendrán. Ponedle en la jaula.

(Le ponen.)
 

BAYACETO. — ¿Es éste lugar para Bayaceto? ¡Confusión sobre el que así te trata!
TAMERLÁN. —Ahí, mientras viva, será Bayaceto guardado y donde vaya yo será llevado en triunfo. Y tú, su mujer, le alimentarás con las migajas que mis servidores te lleven de mi mesa. Quien le diere otro alimento será condenado a morir de hambre. Esta es mi voluntad y la cumpliré. Todos los reyes y emperadores de la tierra, aunque pusieran sus coronas ante mis pies, no le rescatarían ni sacarían de su jaula. Las edades que hablen de Tamerlán desde este día al maravilloso año de Platón, dirán cómo traté a Bayaceto. Los moros que le condujeron desde Bitinia a la bella Damasco, donde estamos ahora, le llevarán doquiera que vayamos. Techelles y amados compañeros míos, desde aquí vemos las majestuosas torres de Damasco, semejantes a la sombra de las pirámides que engalanan los campos de Memfis. La estatua de oro de su plumífera ave que extiende sus alas sobre los muros de la ciudad no la defenderá de nuestros abrumadores tiros. Los ciudadanos se cubren con máscaras de seda y se visten de oro y son como un tesoro todas las casas; pero hombres, tesoro y ciudad serán nuestros.
THERIDAMAS. —- Vuestras blancas tiendas ante las puertas están, y gentiles banderas de amistad despliegan. Yo no dudo de que el gobernador, cediendo, entregará Damasco a Vuestra Majestad.
TAMERLÁN. —- Así él y los demás salvarán la vida. Pero si resiste hasta que yo despliegue el pendón sangriento morirá con cuantos hasta ahora han resistido. Y si me ven marchar de negro vestido, con enlutadas flámulas sobre nuestras cabezas, así en esa ciudad se contuviera todo el mundo, perecería al filo de nuestras espadas.
ZENÓCRATA. —- Piedad debíais tener, que este es mi país y el de mi padre.
TAMERLÁN. —- Por nada del mundo lo haré, Zenócrata. Lo he jurado. Ea, traed al turco.

(Salen.)


ESCENA III


SOLDÁN, Rey de ARABIA, CAPOLINO soldados y banderas alviento
 

SOLDÁN.— Parece que marchamos, como Meleagro rodeado de bravos caballeros argivos, para cazar el salvaje oso de Caledonia, o como Céfalo, con los altivos jóvenes tebanos, contra el lobo que la enojada Themis enviara para desolar los dulces campos eólicos. Un monstruo de quinientas mil cabezas, mezcla de rapiña, piratería y pillaje, la hez de los hombres y el odio y azote de Dios, nos daña con sus devastaciones en Egipto. Ese sanguinario Tamerlán, traidor declarado y ladrón de bajo origen, ha alcanzado mediante crímenes la corona persa y ahora intenta dominar nuestros territorios. Para domar el orgullo de tan presuntuosa bestia, unidos vuestros árabes al poder del soldán, juntos en uno nuestros reales bandos, haremos levantar el sitio de Damasco; que es baldón de la majestad y alto estado de los emperadores el que ese vagabundo usurpador desafíe a un rey o injurie a un príncipe coronado.
ARABIA. —- Renombrado soldán, ¿habéis oído que el poderoso Bayaceto ha sido derrotado junto a los confines de Bitinia? ¿Y sabéis la esclavitud con qué aflige al noble turco y a su emperatriz?
SOLDÁN. —- Lo sé y me ha disgustado tan mal suceso. Pero, noble señor de la grande Arabia, persuadios de que el soldán no desmaya más con las nuevas de la caída de Bayaceto, que pueda desmayar el piloto que, en puerto seguro, ve un barco extranjero arrebatado por los vientos y lanzado contra una áspera roca. Mas, compadeciendo su infortunio, por el cielo y por él hice voto sagrado, que confirmé en el santo nombre de Isis, de que Tamerlán lamentará el día y la hora en que hizo tan ignominioso tuerto a la augusta persona de un príncipe, y en que retuvo a la gentil Zenócrata como concubina, según temo, para satisfacción de sus apetitos.
ARABIA. — Que la ofensa y la furia apresuren la venganza. Que esas injurias hagan sentir a Tamerlán tantos daños como el cielo y nosotros podamos inferirle. Anhelo romper mi lanza sobre su yelmo y experimentar el peso de sus armas victoriosas, pues sospecho que la fama ha sido asaz pródiga haciendo retumbar en el mundo su parcial encomio.
SOLDÁN. —- ¿Has revistado nuestras fuerzas, Capolino?
CAPOLINO. — Grandes emperadores de Egipto y Arabia, el número de vuestras huestes unidas asciende a ciento cincuenta mil caballos y a doscientos mil valientes soldados de infantería, bravos y llenos de atrevimiento y tan ahincados como cazadores en la persecución de las bestias salvajes entre los desiertos bosques. 
ARABIA. — Mi espíritu presagia un afortunado suceso y mi espíritu, Tamerlán, prevé la completa ruina tuya y de tus hombres.
SOLDÁN. — Erguid, pues, los estandartes y haced sonar los tambores. Dirijámonos a los muros de Damasco. Ea, Tamerlán, el poderoso soldán llega conduciendo consigo al gran rey de Arabia, para eclipsar tu bajeza y obscuridad no famosas sino por robos y pillajes, y para asolar y diseminar tu no gloriosa partida de escitas y de persas esclavos.
 

 
ESCENA IV


El festín. Aparecen TAMERLÁN, vestido todo de rojo. THERIDAMAS, TECHELLES, USUMCASANE el TURCO y otros


TAMERLÁN. —- Ahora arbolamos nuestra bandera sangrienta frente a Damasco, reflejando tintes de sangre sobre la cabeza de los damascenos que tiemblan cabe los muros de su ciudad, medio muertos de terror antes de sentir mi ira. Comamos, pues, y holguémonos a nuestro antojo, elevando copas colmadas de vino por el dios de la guerra que va a llenar de oro nuestros yelmos, enriqueciéndoos con los despojos de Damasco tanto como Jasón el cólquico con el vellocino de oro. Y tú, Bayaceto, ¿tienes estómago?
BAYACETO. —- Sí tengo, cruel Tamerlán, y tanto que me comería crudo tu sanguinario corazón.
TAMERLÁN. — Más fácil sería comer el tuyo; conque sácalo y que os sirva de sustento a ti y a tu mujer. Ea, Zenócrata, Techelles y todos: ¡a las vituallas!
  BAYACETO. —- Hacedlo, y así vuestra carne no las digiera nunca. Furias que podéis haceros invisibles, descended al fondo del Averno y, trayendo en vuestras manos veneno infernal, en la copa de Tamerlán derramadlo. Serpientes aladas de Lerna, acendrad vuestros aguijones y derramad vuestro veneno en el plato del tirano.
ZABINA. — Y sea este banquete tan ominoso como el de Progne al adúltero rey trácico que se alimentaba con la substancia de su hijo.
ZENÓCRATA. — Señor, ¿cómo sufrís esas ultrajantes maldiciones de vuestros esclavos?
TAMERLÁN. — Déjalos, divina Zenócrata, que me glorío en las maldiciones de mis enemigos cuando tengo el poder del imperial cielo para hacerlas recaer en sus propias cabezas.
TECHELLES. —- Os ruego que los dejéis, señora, porque hablar así les desahoga y sienta bien.
THERIDAMAS. —- Mejor les sentaría que Su Alteza permitiera que se les sustentara.
TAMERLÁN. —- ¡Eh! ¿Por qué no haces lo que digo? ¿Tan delicadamente criado estás que no puedes comer tu propia carne? 
BAYACETO. —-  Antes te desgarrarán  a ti  legiones de diablos.
USUMCASANE. —- ¿Sabes a quién hablas, villano.
TAMERLÁN. —- Déjalo. Ea, come, amigo, tomando el alimento de la punta de mi espada, si no quieres que te la hunda en el corazón.

(Bayaceto toma el bocado y lo pisotea.)


THERIDAMAS. —- Lo está pisoteando, señor.
TAMERLÁN. —- Cógelo, villano, y cómelo, o haré que te corten en filetes la pulpa de tus brazos para que los yantes.
USUMCASANE. — Mejor será que él mate a su mujer, con lo que ella dejará de pasar hambre y él tendrá vianda para un mes.
TAMERLÁN. —- Toma mi puñal y mátala ahora que esta gorda, porque, si vive algo más, se consumirá de rabia y no valdrá para comerla.    
THERIDAMAS. —- ¿Crees que Mahoma consentirá eso?
TECHELLES. —- Sí, puesto que no puede impedirlo
TAMERLÁN. —- Vamos, a la comida. ¿Ni un bocado? Será que no ha bebido durante el día; démosle un trago. (Le dan agua a beber y él la tira al suelo.) Bien hecho, amigo, y entre tanto el hambre os hará comer. ¿Es que el turco y su mujer, Zenócrata, no saben honrar un festín?
ZENÓCRATA. —- Sí, señor.
THERIDAMAS. —- Yo pienso que esto es mucho más divertido que un concierto de música.
TAMERLÁN. —- Sin embargo, la música agradaría a Zenócrata. Dinos: ¿por qué estás tan triste? Si cantases una canción, el turco procuraría afinar la voz. ¿Que te pasa?
ZENÓCRATA. — Señor, que veo cercada la ciudad de mi padre y asolado el país donde he nacido. ¿Cómo no ha de afligirse mi alma? Si algún amor, señor, en vos queda o si mi amor por Vuestra Alteza algo a vuestro entender merece, alzad el sitio que ponéis a los muros de Damasco, la bella, y haced tregua amistosa con mi padre.
TAMERLAN. —- Zenócrata, si Egipto fuese el propio país de Júpiter, a Júpiter le haría doblegarse con mi espada. Refuto a los ciegos geógrafos que dividen el mundo en tres regiones, excluyendo otras que me propongo encontrar y con esta pluma insertarlas en un solo mapa, llamando las provincias, ciudades y pueblos con mi nombre y el tuyo, Zenócrata. En Damasco estableceré el punto donde comience mi perpendicular trazo. ¿Querrías, Zenócrata, que comprase el amor de tu padre con tan grande pérdida? Dímelo.
ZENÓCRATA. — Mucho honor espera aún al afortunado Tamerlán, pero permitidme interceder por mi parte, señor.
TAMERLÁN. — Conténtate con ver a salvo tu persona y la de todos los amigos de la bella Zenócrata si se amoldan a ceder de corazón o por fuerza a que yo sea emperador. Egipto y Arabia han de ser míos. (A Bayaceto.) Come, esclavo, que puedes considerarte feliz comiendo de mi tenedor.
BAYACETO. — Mi estómago vacío, lleno de inútil calor, atrae sanguíneos humores de mis partes débiles y me conserva la vida apresurándome muerte cruel. Mis venas están descoloridas, mis tendones duros y secos, mis junturas entumecidas, y a menos de que coma, moriré.
ZABINA. — Come, Bayaceto, y vivamos a pesar de ellos, esperando que alguna fuerza favorable se apiade y nos liberte.
TAMERLÁN. — Escucha, turco, ¿quieres un tenedor limpio?
BAYACETO. — SÍ, tirano, y más carne.
TAMERLÁN. — Calma, señor, que te conviene régimen, pues demasiado comer te saciaría.
THERIDAMAS. — Así es, señor, sobre todo andando tan poco y haciendo tan escaso ejercicio.

(Entran un segundo servicio, consistente en coronas.)


TAMERLÁN. — Theridamas, Techelles, Casane, ¿no son esos los manjares que deseabais?
THERIDAMAS. — Sí, señor, pero ningún rey puede alimentarse con ellas.
TECHELLES. —- Bástenos verlas y a Tamerlán disfrutarlas.
TAMERLÁN. —- Bien, más yo ya tengo la del soldán de Egipto, la del rey de Arabia y la del gobernador de Damasco. Tomad esas otras tres coronas y rendidme homenaje como reyes tributarios míos. A ti te corono, Theridamas, rey de Argel; a ti, Techelles, rey de Fez; y a ti, Usumcasane, rey de Marruecos. ¿Qué dices a esto, turco? Éstos ya no son reyes tributarios tuyos.
BAYACETO. —- Ni lo serán mucho tiempo tuyos, te lo advierto.
TAMERLÁN. — Reyes de Argel, Marruecos y Fez, vosotros que habéis marchado con el afortunado Tamerlán hasta la glacial zona de los cielos bajo la bóveda bermeja de la húmeda mañana, y desde allá, por tierra, hasta la zona tórrida: os digo que merecéis los títulos que os dono por vuestro valor y magnanimidad. No estorbará vuestra cuna a, vuestra fama, porque es la virtud la fuente de donde el honor brota y a los de ella dignos los hace reyes.
THERIDAMAS. —- Y pues Vuestra Alteza tanto nos otorga, si no lo merecemos con más altas hazañas que las ejecutadas hasta aquí, quitadnos las coronas y hacednos esclavos.
TAMERLÁN. — Bien dicho, Theridamas. Cuando los sacros destinos me hayan establecido en el fuerte Egipto, viajaremos hasta el polo antartico, venciendo a los pueblos y hollándolos con nuestros pies, y renombrados seremos como nunca emperador alguno. Zenócrata, a ti aún no te corono hasta que con mayores honores sea yo favorecido.
 

 



ACTO V


ESCENA PRIMERA


El GOBERNADOR de Damasco con tres o cuatro ciudadanos y cuatro VÍRGENES con ramas de laurel en las manos
 

GOBERNADOR. — Ese hombre, o más bien dios de la guerra, sigue batiendo nuestros muros y derribando nuestras torres. Resistir con más obstinación, esperando ser socorridos por el poder del soldán, sólo serviría para consumar nuestro desastre y para tener que desesperar de nuestras amenazadas vidas. Ya vemos que las tiendas enemigas han sido alteradas con el último, terrorífico y cruel color. Sus banderas, negras como el carbón, por doquiera elevándose, amenazan a nuestra ciudad con general estrago. Aunque, según común rito de las armas, pidamos nuestra salvación a su clemencia, temo la usanza de su espada, que es acrecer su fama aterrorizando al mundo, de manera que no creo que ninguna novedad ni remordimiento le haga contentarse con menos que con nuestra muerte. Pero acaso, atendiendo a estas cuatro vírgenes cuya vida y honor le confiamos, sea posible que sus puros ruegos, sus llorosas mejillas y sus sinceras y humildes impetraciones ablanden un tanto su furia, haciéndole tratarnos como benigno conquistador.
UNA VIRGEN. — Si humildes ruegos e impetraciones, proferidas con lágrimas de congoja y sangre y vertidas por los rostros y corazones de todo nuestro sexo, esposas o hijas vuestras, hubieran entrado en vuestros empedernidos corazones, haciéndoos preocupar algunas seguridades mientras un menor peligro amenazaba nuestras murallas, esas peligrosas advertencias de muerte no habrían sido nunca erigidas ni tendríais que depender de tan débiles ayudas como la nuestra.
GOBERNADOR. —- Pensad, gentiles vírgenes, en el amor y honor de nuestro país, que nos hacía aborrecible someternos a extranjeros poderes y a duros e imperiosos yugos y nos impedía, sin incurrir en gran cobardía y temor, admitir la servidumbre mientras no se perdiese toda esperanza de socorro. En lo cual vuestra seguridad y vuestro honor, libertad y vidas, se pesaron tan cuidadosamente como los nuestros. Pero, habiendo de soportar la malignidad de nuestras estrellas, más la ira de Tamerlán y fuerza de la guerra, ahora los todopoderosos cielos nos inclinan a evitar los extremos últimos, esperando de vuestro agradable talante nuestro perdón.
VIRGEN SEGUNDA. —- Pues entonces, ante la majestad de los cielos y los santos patrones de Egipto, con corazón y rodillas sumisas prometemos procurar que la gracia de nuestras palabras y patenticidad de nuestra apariencia haga que este medio resulte propicio y que, a través de los ojos y oídos de Tamerlán, entre la clemencia en su corazón. Y supuesto que estos signos nuestros puedan frenar los latidos de su vencedora cabeza, alisar las arrugas de su fruncida frente y substituir su adusto semblante por el grato aspecto de la lenidad, dejadnos obrar, señor y amados compatricios, que lo que vírgenes puedan hacer, lo haremos.
GOBERNADOR. — Adiós, dulces vírgenes, de cuyo salvo retorno nuestra ciudad, libertad y vidas dependen.

(Salen todos, excepto las Vírgenes.)


ESCENA II


TAMERLÁN, TECHELLES, THERIDAMAS, USUMCASANE y otros. Tamerlán va vestido de negro y muy melancólico


TAMERLAN. — ¿Cómo? ¿Han sido las tórtolas arrojadas de sus nidos? ¿Queréis, pobres locas, ser las primeras en experimentar la jurada destrucción de Damasco? Pues que conocen mi costumbre, ¿no podían haberos enviado cuando hice ondear mis banderas blancas a través de las cuales la dulce clemencia envía sus gentiles rayos, que no se reflejaron sino en vuestros desdeñosos ojos? Y ahora en que la furia y el airado odio despiden de mis tiendas, negras como el carbón, terrones mortíferos, ¿os mandan cuando en verdad la sumisión llega demasiado tarde?
VIRGEN PRIMERA. — Rey afortunadísimo y emperador de la tierra, imagen de nobleza y honor; tú para quien los poderes divinos han hecho el mundo y sobre cuyo trono la santa gracia se asienta; tú en cuya persona se comprende la suma de la pericia de la Naturaleza y la majestad del cielo, compadece nuestra situación. ¡Compadece a la pobre Damasco! Compadece la vejez, bajo cuyos cabellos de plata siempre han reinado el honor y la reverencia. Compadece el lecho nupcial donde muchos señores en el principio y gloria de la alegría de su amor, abrazan con lágrimas de compasión y sangre los celados cuerpos de sus amedrentadas esposas, y piensa en que sus mejillas y corazones, tan afligidos por la inquietud, temen que tu poderoso y nunca refrenado brazo separe sus cuerpos e impida a sus almas los cielos de ventura que su edad les permite. Piensa en todos los que se sienten pálidos y extenuados hasta la muerte, airados contra nuestro inexorable gobernador, que ha rehusado la merced de tu mano (cuyo cetro los ángeles besen y las furias teman) para nuestras libertades, amores y vidas. Para ésos, y para las que son como nosotras, para los niños y para todos los de nuestra sangre, que nunca pensó oponerse a tu gobierno, piedad, ¡oh piedad te pedimos, sacro emperador! Recibe el postrado homenaje de esta acongojada ciudad y en signo de él recibe esta guirnalda dorada en la que todo gobernante nuestro ha puesto la mano, y proporciónanos, como a apreciados súbditos, medio apropiado de investir tus reales sienes incluso con la propia diadema de Egipto.
TAMERLÁN. — Vírgenes, en vano os esforzáis en impedir que cumpla mi honor lo que ha jurado. Mirad mi espada: ¿qué veis en la punta?
VÍRGENES. — Nada, sino temor y mortífero acero, señor.
TAMERLÁN. — Entonces el temor nubla vuestras mentes, porque ahí está la muerte, la imperiosa muerte que gira en ese filo buido. Pero me complace que no la veáis ahí, ya que se asienta en las lanzas de mis jinetes, alimentando su descarnado cuerpo con sus puntas. Techelles, llama a unos cuantos para que se lleven a estas damas y les muestren a la muerte, mi servidora, vestida de escarlata sobre sus lanzas en ristre.
VÍRGENES. — ¡Oh, compadécenos!
TAMERLÁN. —- Lleváoslas, os digo, y mostradles la muerte. (Se las llevan.) No perdonaré a estos orgullosos egipcios, ni cambiaré mis marciales usanzas ni por todas las riquezas de las doradas olas de Gihon, ni aun por el amor de Venus si ésta, dejando al airado dios de las armas, yaciese conmigo. Ellos han rehusado mi oferta de sus vidas y saben que mis costumbres son tan perentorias como los planetas aciagos, la muerte o el destino. (Entra Techelles.) ¿Han tus jinetes mostrado la muerte a las vírgenes?
TECHELLES. — Sí, señor, y sobre los muros de Damasco han arrojado sus cadáveres.
TAMERLÁN. — Espectáculo, presumo, tan fatídico para sus almas como las drogas de Tesalia. Ea, señores, confiad el resto a la espada. (Salen.) ¡Ah, bella Zenócrata, divina Zenócrata, porque bella es epíteto asaz pobre para ti! En tu pasión por el amor de tu país y el temor de ver el mal de tu padre, con tu desmelenado cabello te secas las mojadas mejillas y eres semejante a Flora cuando por las mañanas apta en el aire sus trenzas argentinas, lloviendo perlas sobre la tierra y salpicando de zafiros tu brillante rostro. En el cual se asienta la belleza, madre de las Musas, comentando volúmenes con su pluma marfilina, tomando instrucciones de tus ojos fluyentes, ojos que parecen caminar cual hacia el cielo en el silencio de ese tu solemne paseo nocturno con que iluminas el manto de la más espléndida noche, prestando luz a la luna, los planetas y los meteoros. ¡Ah! Ángeles con armaduras de cristal combaten una dudosa batalla contra mis tentados pensamientos, luchando por la libertad de Egipto y la vida del soldán, vida que tanto consume a Zenócrata, la pena de la cual pone más cerco a mi alma que todo mi ejército a los muros de Damasco. Ni el soberano de Persia ni el turco han turbado tanto mis pensamientos como Zenócrata lo hace. ¿Qué es, pues, la belleza?, dicen mis sufrimientos. Si todas las plumas de los poetas hubiesen tenido el sentimiento de los pensares de sus señores y toda la dulzura que en los corazones de ellos inspiraba sus almas y sus musas acerca de admirados temas; si toda la celeste quintaesencia de sus inmortales flores de poesía pudiéramos percibir como en un espejo, junta a los más altos conceptos del ingenio humano; si todo ello hiciere la estrofa de un poema y todo se combinara en una belleza adecuada, aún permanecería en sus siempre inquietas cabezas un pensamiento, una gracia, una maravilla, a lo menos, que virtud alguna podría convertir en palabras. Mas ¡cuan impertinente es para mi sexo, mi disciplina militar y caballería, mi naturaleza y el terror de mi nombre, albergar pensamientos tan afeminados y débiles! Exceptúo sólo el hecho de alcanzar el justo aplauso de la belleza, cuyo instinto emociona el alma del hombre. Sí, que a todo guerrero al que le extasíe el amor de la fama, el valor y la victoria, necesita saber a la belleza interesada en sus hazañas. Entendiendo yo así estas cosas y habiendo detenido la tempestad de los dioses y del luciente velo del firmamento, para sentir el calor agradable de las hogueras de los pastores y entrar en las cabañas hechas de trenzadas hierbas, haré saber al mundo, pese a mi cuna, que sólo es la virtud la suma de la gloria y proporciona a los hombres verdadera nobleza. ¡Eh! ¿Quién va allá? (Entran dos o tres hombres.) ¿Ha sido alimentado hoy Bayaceto?
UN CRIADO. —- Sí, señor.
TAMERLAN. —- Traedle, pues, y sepamos también si la ciudad ha sido saqueada.

(Entran Techelles, Theridamas, Ussumcasane y otros.)
 

TECHELLES. — La ciudad es nuestra, señor, y nos ofrece nueva provisión de botín y conquista.
TAMERLAN. —- Bien está, Techelles. ¿Hay noticias?
TECHELLES. — El soldán y el rey de Arabia avanzan, juntos, contra nosotros con vehemente violencia, como si contra nosotros no hubiera otro medio que...
TAMERLAN. —- Uno sólo hay, Techelles; te lo garantizo.
(Traen el turco.)
 

THERIDAMAS. — Sabemos que la victoria es nuestra, señor, pero permítanos salvar la venerable vida del soldán por amor de la bella Zenócrata, que tanto lamenta este caso.
TAMERLAN. —- Ya veremos eso, Theridamas, en honor de la bella Zenócrata, cuyo mérito es digno de conquistar todos los corazones. Y ahora, escabel mío, sé que si pierdo la batalla tú esperas la libertad y la restitución de tu reino. Dejadle aquí, amigos, junto a las tiendas, hasta que estemos listos para la batalla. Ruega por nosotros, Bayaceto, que nos vamos.

(Salen.)
 

BAYACETO. — Id y nunca volváis victoriosos. ¡Así millones de hombres te rodeen y perforen tu cuerpo con otras tantas heridas! ¡Así agudas y retorcidas flechas alcancen tu caballo! ¡Así las furias del negro lago Cocitos broten de la tierra y con sus tizones te obliguen a correr hacia las fatídicas picas! ¡Así descargas de tiros perforen tu piel encantada y vayan emponzoñadas las balas todas! ¡Así estruendosos cañones sieguen todas tus coyunturas, lanzándote a los espacios tan altos como las águilas se remonten!
ZABINA. —- ¡Así todas las espadas y lanzas del campo encuentren alojamiento en su pecho! ¡Así por todos los
poros le brote la sangre y duraderos dolores atenacen su corazón y la locura envíe al infierno su alma condenada!
BAYACETO. —- ¡Ay bellísima Zabina! Podemos maldecir su fuerza y pueden los cielos airarse y la tierra estremecerse de enojo, pero ha influido su espada una estrella que gobierna los cielos y dirige a los dioses más que la cimeria Estigia o el destino. Y así persistiremos en esta detestable guisa, con la afrenta, el horror y el hambre apresando nuestras entrañas con retorcidos pensamientos, sin esperanza de que tales trances concluyan.
ZABINA. — Entonces es que no hay ni Mahoma, ni Dios, ni diablo, ni fortuna, ni esperanza de terminar esta infame y monstruosa esclavitud. Ábrete, pues, tierra, y haznos contemplar los diablos infernales y el averno sin esperanza, lleno de terrores como las asoladas márgenes del Erebo, donde estremecidos fantasmas, con ululantes gemidos, suplican al avieso barquero un pasaje para el Elíseo. ¿Para qué hemos de vivir, siempre tristes, mendigos y esclavos? ¿Para qué vivimos, Bayaceto, y para qué construimos antes nidos tan altos, si hemos de vivir largamente en esta opresión donde todos nos ven y escarnecen los antiguos triunfos de nuestro poder, ahora reducidos a esta obscura e infernal servidumbre?
BAYACETO. —- ¡Oh, vida más aborrecible a mis ofendidos pensamientos que el ruidoso silbar de las serpientes estigias que llena los ámbitos del infierno con un aire estancado que infecta a todas las almas con incurables dolores! ¡Oh, terribles mecanismos de mi aborrecida vista, que contempla mi corona, mi honor y mi nombre sometidos al yugo de un bandolero! ¿Por qué seguís nutriéndoos de los maldecidos rayos del día y no os hundís del todo dentro de mi alma torturada? Ya veis a mi esposa y mi emperatriz, criada y ensalzada por las manos de la fama, reina de quince tributarias reinas, ahora lanzada a las honduras de la más negra abyección, ensuciada con las manchas de los más ruines oficios y envilecida por la vergüenza, la miseria y el desprecio. ¡Maldito Bayaceto, cuyas palabras de compasión debieran animar con su piedad el corazón de Zabina, haciendo a nuestras almas resolverse en incesantes lágrimas, mientras lo que hago es, atenazado por el hambre, ver quebradas las raíces de mi pensamiento! ¡Oh, pobre Zabina! ¡Oh, mi reina, mi reina! Tráeme agua que consuele y refresque mi ardiente pecho, para que, en la abreviada sucesión de mi vida, pueda poner mi alma entre tus brazos con palabras de amor, cuya expresión lastimera hasta ahora han estorbado la ira y el odio de nuestras inexpresables aflicciones.
ZABINA. — Dulce Bayaceto mío, yo prolongaré tu vida mientras mi sangre o una chispa de mi aliento puedan apagar o refrigerar los tormentos de mi disgusto.

(Sale.)


BAYACETO. — Ahora, Bayaceto, acorta tus fatídicos días y quiebra el cerebro de tu vencida cabeza, ya que me están negados otros medios que pudieran ser ministros de mi ruina. ¡Oh, elevada lámpara del siempre brillante Júpiter, día maldito, infectado por todos mis tuertos, esconde tu manchada faz en una interminable noche y cierra las ventanas de los iluminados cielos! Que la aviesa obscuridad, con su herrumbroso carro oculto en tempestades envueltas en nubes negras como la pez, azote la tierra con perennes brumas y permita a los caballos de su nariz exhalar rebeldes vientos y temerosas tronadas. Así viva Tamerlán en ese terror y que mi alma acongojada, resuelta en líquido aire, pueda mortificar sus atormentados pensamientos. Y así el pétreo dardo del frío insensible llegue al centro de mi marchito corazón abriendo escape a mi ominosa vida.

(Se rompe la cabeza contra los barrotes de la jaula.)
(Entra Zabina.)
 

ZABINA. —  ¿Qué contemplan mis ojos? ¡Mi marido muerto! ¡Su cerebro partido en dos! ¡Fuera los sesos de Bayaceto, mi señor y soberano! ¡De Bayaceto, mi marido! ¡Oh Bayaceto, oh turco, oh emperador! (Enloqueciendo.) ¿Qué le dé licor? No. Traed leche y fuego y le daré mi sangre, además. Desgarradme en pedazos, dadme una espada con la punta ardiente. ¡Quiero irme con él, con él...! ¡Corred, a mi niño! ¡Quitad, quitad! ¡Salvad a ese niño, salvadle, salvadle! ¡Yo, yo, he de hablarla a ella! El sol cae y hay flámulas blancas, rojas y negras. ¡Eso, eso, eso! Tírale la carne a la cara. ¡Tamerlán, Tamerlán! Dejad que entierren a los soldados. ¡Infierno, muerte, Tamerlán, infierno! Preparadme mi coche, mi carro, mis joyas. ¡Ya voy, ya voy, ya voy!

(Se estrella también los sesos contra la jaula.)
(Entran Zenócrata y Anippa.)
 

ZENÓCRATA. —- ¡Infeliz Zenócrata, que has vivido para ver los muros de Damasco tintos en sangre egipcia de los súbditos de tu padre y compatriotas tuyos! Y las calles sembradas de descuartizadas coyunturas humanas y de heridos cuerpos implorando vida... Y he visto (lo más horrible de todo) la risueña hueste de celestes vírgenes e inmaculadas doncellas, cuya traza haría al hosco dios de las armas romper su espada para platicar de amor, alzadas en las lanzas de los jinetes, soportando sin culpa una muerte cruel. Y por doquier los recios corceles tártaros las pisoteaban con sus cascos ruidosos, mientras los jinetes, cargando con sus tremantes lanzas, frenaban riendas para mirar la belleza de esos cadáveres. ¿Y has sido, Tamerlán, causa de esto, tú que llamabas a Zenócrata más amada que ninguna? Porque esas vidas eran a Zenócrata más caras que su propia vida y por amor de ella debiste haberlas salvado. Mira, Anippa, otro espectáculo sangriento. ¡Ah, malhadados ojos, enemigos de mi corazón! ¡Cuan colmados estáis de esos angustiosos objetos y qué relatos de sangre y lástima decís a mi ánimo! Ve, Anippa, si respiran o no.
ANIPPA. —- Ninguno de los dos respira, ni siente, ni se mueve. A esto, señora, les ha forzado su esclavitud y la implacable crueldad de Tamerlán.
ZENÓCRATA. — Tierra, abre las fuentes de tus entrañas y humedece tus mejillas por esta prematura muerte. Estremécete con su peso en señal de temor y duelo. Avergonzaos, cielos, que a éstos honrasteis al nacer para acabar con ellos mediante muerte tan bárbara. Los que se complacen en ficticios imperios y sitúan su mayor bien en las pompas terrenas, que contemplen al turco y a su gran emperatriz. ¡Ah, Tamerlán, mi amor, mi dulce Tamerlán, que luchas por cetros y por inseguras coronas, mira al turco y a su emperatriz! Tú que, conducido por tus venturosas estrellas, duermes todas las noches con la victoria ungiendo tus sienes y que podrías, empero, según los cambiantes azares de la guerra, temer y sentir semejante final, mira al turco y a su gran emperatriz. ¡Ah, poderoso Júpiter y santo Mahoma, perdonad a mi amor! Perdonad su menosprecio de la terrena fortuna y de la piedad y no dejéis que sus conquistas, implacablemente buscadas, se vuelvan contra su vida, como contra este gran turco y su infeliz emperatriz. Y perdonadme a mí, que no fui movida a compasión viéndolos tanto tiempo vivir en tan grande miseria, porque ¿qué no puede acaecerte a ti, Zenócrata?
ANIPPA.— Tranquilizaos, señora, y pensad que vuestro amor tiene a su albedrío la fortuna y que ésta se fijará, sin girar más su rueda mientras k vida sostenga ese poderoso brazo que lucha por más honores con que engalanaros.

(Entra el mensajero Filemo.)


ZENÓCRATA. — ¿Qué otras malas nuevas traes, Filemo?
FILEMO. — Señora, vuestro padre y el rey de Arabia, primer enamorado de Vuestra Excelencia, llegan ahora, como Turno contra Eneas, y lanza en ristre recorren los campos egipcios, listos para batallar contra mi señor el rey.
ZENÓCRATA. —- La vergüenza y el deber, el amor y el temor presentan más sinsabores a mi alma martirizada.
¿De quién debo desear la fatal victoria cuando mis pobres placeres son divididos así y alejan el deber de mi corazón maldito? Mi padre y mi primer enamorado van a luchar contra mi vida y mi amor de ahora. Este cambio condena mi fe y hace mis actos infames ante el mundo. Pero así como los dioses, para terminar el conflicto troyano, apartaron a Turno de Lavinia y enriquecieron el amor de Eneas, así, como final desemboque de mis torturas, para pacificar mi país y amor, debe Tamerlán, por sus irresistibles poderes, con la virtud de una victoria suave, concluir una liga honrosa, como la deseo. Y entonces, como las potencias divinas han preordenado, felizmente se salvará la vida de mi padre, que ha venido a la defensa del noble Arabia.

(Sones de batalla. Gana Tamerlán la victoria y entra Arabia herido.)
 

ARABIA. —- ¿Qué maldito poder guiará las manos de los soldados de ese infame tirano, pues que ni la fortuna les deniega la victoria nunca, ni a sus enemigos ofrece salvación? Ea, Arabia, tiéndete, que vas herido de muerte, y que los bellos ojos de Zenócrata contemplen cómo por ella llevaste estas malhadadas armas para expirar en sus brazos dejando tu sangre por testimonio de tu amor.
ZENÓCRATA. —- ¡Caro testigo de tal amor, señor! Mira a Zenócrata, ser maldito, cuya fortuna nunca pudo dominar sus daños. Mírala tan herida de inquietud por ti como tu gallardo cuerpo por mí lo está.
ARABIA. — Al menos moriré con el corazón enteramente contento, tras haber contemplado a la divina Zenócrata, cuya vista con júbilo me hará dejar la vida. ¡Cuánto esto mitiga mi herida! Si no estuviese herido como lo estoy... ¡Ah, si los mortales dolores que sufro pudieran permitir una hora de licencia a mi lengua para discurrir de ciertos accidentes que han sumido tus méritos, señora, en esta indigna servidumbre y para hablar de mi amor y tu merecido contento! Pero la virtud de su presencia aleja todo pesar de mi ánima desfalleciente y, pues la muerte me niega ulteriores alegrías, mi corazón, privado de cuidados, consolado muere puesto que tu anhelada mano va a cerrar mis ojos.

(Entra Tamerlán, conduciendo al Soldán, con Techelles, Theridamas, Usumcasane y otros.)
 

TAMERLÁN. —- Vamos, afortunado padre de Zenócrata, título para ti más feliz que el de soldán. Aunque mi mano derecha te haya así aherrojado, tu hija, que aquí está, te tornará libre, porque ella ha calmado la furia de mi espada, hasta ahora bañada en torrentes de sangre tan vastos y profundos como el Eufrates o el Nilo.
ZENÓCRATA. —- ¡Oh, presencia tres veces grata a mi alma jubilosa! ¡Oh, ver a mi padre el rey salir a salvo de la peligrosa batalla con mi victorioso amor!
SOLDAN. —- Bien hallada, mi querida Zenócrata, aunque el hallarte me cueste perder a Egipto y mi corona.
TAMERLÁN. — He sido yo, señor, quien ganó la victoria, y por tanto la derrota no debe disgustaros, que yo devolveré a vuestras manos todo y aun acreceré vuestros dominios, ensanchándolos como nunca los conociera la egipcia corona. El dios de la guerra me ha cedido su puesto, proponiéndose hacerme general del mundo. Júpiter, mirándome armado, se siente palidecido y borroso, y teme que mi poder le arroje del trono. Doquiera que yo voy las fatales hermanas se afanan y la adusta muerte, yendo y viniendo, rinde a mi espada homenaje incesante. Desde que llegué, con mi hueste triunfante, a África, donde raras veces llueve, henchidas nubes brotadas de anchas heridas se han resuelto en chubascos de purpúrea sangre, cual meteoro aterrorizador de la tierra, que la hace estremecerse a cada gota que absorbe. Millones de almas esperan, en las márgenes de la Estigia, el retorno de la barca de Caronte. El infierno y el elíseo pululan de las ánimas que allá he enviado desde diversos campos de lucha para extender mi fama por el infierno y el cielo. Contempla, señor, un espectáculo de singular importancia. Emperadores y reyes yacen exánimes a mis pies. El turco y su emperatriz, que al parecer se separaron de nosotros durante la lucha, han puesto fin a sus existencias esclavizadas, y con ellos Arabia prematuramente ha perdido la vida. Todos estos signos de poderío adornan mi victoria y cosas tales son propias de Tamerlán, porque en ellas puede verse su honor, que consiste en derramar la sangre de los hombres que osan medir sus armas con él.
SOLDÁN. — Poderosa han hecho Dios y Mahoma tu mano, renombrado Tamerlán, a quien todos los reyes por fuerza han de ceder sus coronas e imperios; y aun me complacería mi derrota si, como conviene a una persona de tu estado, has tratado a Zenócrata con honor.
TAMERLÁN. — Ya veis que su condición y persona no carecen de pompa alguna, y en cuanto a máculas de sucia deshonestidad apelo a los cielos para que digan que su celeste persona está limpia. Y sin más esperar quiero agraciar sus señoriales sienes con la corona de Persia. Ya que estos reyes que mi fortuna siguen han sido coronados por probadas proezas por esta misma mano que los establecerá en sus reinos, quiero que, juntando ellos sus manos con las mías, invistan a mi amada, sin más, como reina de Persia. ¿Qué dicen el noble soldán y Zenócrata?
SOLDÁN. — Yo accedo con gracias y seguridades de hacerte siempre honor, por amor de ella.
TAMERLÁN. — Entonces no dudo de que la gentil Zenócrata consentirá en atendernos a ambos.
ZENÓCRATA. —- Mucho erraría si no lo hiciere, señor.
THERIDAMAS. — Pongamos, pues, en esa cabeza la corona que tan largo tiempo ha esperado tan alto asiento.
TECHELLES. — Presta está mi mano a ejecutarlo, porque ahora sus bodas nos darán descanso.
USUMCASANE. — Aquí está la corona, señor. Ponedla.
  TAMERLÁN. — Siéntate, divina Zenócrata, ya que aquí te coronamos reina de Persia y de todos los reinos y dominios sometidos y por someter al poder de Tamerlán. Como Juno, cuando fueron suprimidos los gigantes que arrojaban montañas a su hermano Júpiter, así parece mi amor ostentando sobre sus sienes los triunfos y trofeos de mis victorias, y, como la hija de Latona, inclinada a las armas, añade más valor a mi vencedor espíritu. Para a ti complacerte, dulce Zenócrata, egipcios, moros y los hombres de Asia, desde Berbería al Océano índico, todos los años pagarán tributo a tu señor, y desde los confines de África hasta el Ganges le verás extender su poderoso brazo. Y ahora, señores y fieles seguidores míos, adquiridores de reinos con vuestras marciales proezas, quitaos las armaduras, poneos vestiduras escarlata, subid a vuestros tronos, rodeados de huestes de nobles, y haced leyes para regir vuestras provincias. Colgad vuestras armas como Alcides, porque Tamerlán hace tregua con todo el mundo. Ahora a Arabia, tu primer prometido, Zenócrata, le enterraremos con la honra que le corresponde, así como a este gran turco y su bella emperatriz. Y, tras todas estas solemnes exequias, solemnizaremos los ritos de nuestro casamiento.


FIN DE LA PRIMERA PARTE DE TAMERLÁN, DECHRISTOPHER MARLOWE


Seguidores

Benjamín Gavarre

INSTRUCCIÓN ACADÉMICA:


Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro: UNAM. Facultad de Filosofía y Letras. Ciudad Universitaria. Promedio final 9.08 (UNAM 1981-85). Titulado en 1993 con mención honorífica. Tesis: Elementos del Teatro Surrealista y del Absurdo.


Maestría en Literatura Comparada, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM 2000-2002. Promedio de 9.25 (Obtuvo el grado con mención honorífica en junio 9 de 2005). El tema de la tesis es sobre la construcción de la imagen del personaje “Emperatriz Carlota” en la dramaturgia mexicana y francófona siglos XIX a XXI a partir de una perspectiva histórico-imagológica.



    1. IDIOMAS

  • Francés : IFAL, CELE. Diploma de dominio por el CELE

  • Inglés: Diploma de comprensión por el CELE (Centro de enseñanza de lenguas extranjeras, UNAM).



2) TRABAJO ACADÉMICO

  1. INVESTIGADOR

  • IIFL, UNAM. Becario en el proyecto sobre archivos de la Inquisición en la Nueva España: “La otra palabra”, a cargo de la Dra. Mariana Masera del seminario de Poéticas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, desde octubre de 1999 a octubre de 2002.

Ponente en el XIV Encuentro Nacional de Investigadores del Pensamiento Novohispano. UAZ. Zacatecas noviembre de 2001. Ponencia: “La selección de información en algunos procesos inquisitoriales del siglo XVII”. Moderador en el Coloquio “La otra palabra”, el 18 de abril de 2002.

  • Investigador y compilador de textos dramáticos en francés para la Antología de textos de letras modernas de la Facultad de Filosofía y Letras (2007).


        1. DOCENCIA EN TEATRO NIVEL SUPERIOR
  • EAT (Escuela de Teatro del INBA). Profesor suplente de Historia del Teatro I (1997)

  • PROFESOR EN LA UAM

      1. Como profesor interino: Historia del teatro, teatro de los Siglos de Oro Español. Narrativa modernista y naturalista. Año 2001

  • PROFESOR EN LA UNAM

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura: MORFOSINTAXIS Y COMENTARIO DE TEXTOS I Y II (Ahora llamada Análisis de textos I y II) (1999-a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia TEATRO VIRREINAL I y TEATRO IBEROAMERICANO II. (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia HISTORIA DEL ARTE TEATRAL I Y II (TEATRO GRIEGO, LATINO, MEDIEVAL Y RENACENTISTA) (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura. Profesor de teatro de los Siglos de Oro español. Como interino. Semestre 2005-1.

OTRAS FUNCIONES EN LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE LA UNAM (Colegio de Teatro): Asesor de algunas tesis de licenciatura y una de maestría. Sinodal de muchas. Encargado de los exámenes extraordinarios de mis materias. Encargado de tutorías.


  • LITERATURA Y REDACCIÓN.

PROFESOR NIVEL MEDIO Y MEDIO SUPERIOR

UNAM dgire definitividad dictamen 10


  • Instituto María Isabel Dondé: profesor de literatura mexicana, universal, hispanoamericana y taller de redacción (1993-1994).

  • Universidad Latina: profesor de taller de redacción, investigación de campo, técnicas de investigación documental, taller de literatura universal y taller de clásicos hispanoamericanos. (1994-1996).

  • CLAM: Colegio Latinoamericano de México. Profesor de literatura mexicana y universal (1997-1999).



3) TRABAJO (NO ACADÉMICO):


      1. TRABAJO EDITORIAL

  • Editorial Vuelta: corrector de estilo, y al cuidado de distintas ediciones de novelas y libros de poesía (1989).

  • Letras y Palabras, servicios editoriales: diseñador de originales mecánicos para libros, revistas, folletos y tipografía en general; editor de revistas y folletos. Manejo de los programas de computación "Word Perfect", "Page Maker" y "Corel Draw" (1990-1992).

  • Revista Proceso (1995): corrector "free lance".

  • CITRU (Centro de Investigación teatral Rodolfo Usigli: corrector 1997-1998

  • FIC (Festival Internacional Cervantino): traductor francés-español (free lance) de folletos y fichas técnicas, 1990-93.

  • Editorial Santillana-Alfaguara-Nuevo México.

Elaboración de guías de lectura para las novelas Los años con Laura Díaz, de Carlos Fuentes y Cruz de olvido, de Carlos Cortés (1999-2000)


AUTOR (EN COLABORACIÓN CON Alberto Chimal et. al.) DE LOS LIBROS DE SECUNDARIA ESPAÑOL I Y ESPAÑOL II CONEXIONES. México. 2007. Editorial Alfaguara- Nuevo México. (Reeditado hasta la fecha de hoy)

.


  1. COLABORADOR EN PUBLICACIONES PERIÓDICAS

(Cuento, Poesía, Crítica, Reseña).


  • Revista: Artes Escénicas (crítica teatral), con Josefina Brun.

  • Revista: El Faro (cuento, poesía, teatro), con Juan Coronel.

  • Periódico: El Día (en: El día de los jóvenes, cuento, poesía, reseña).

  • Periódico: El Economista (reseña de libros, críticas de obras de teatro).

  • Periódico: Uno más Uno (en: Sábado, poesía).

  • Revista de la Universidad de México (poesía).

  • Revista Tramoya: obra de teatro finalista en el concurso de dramaturgia "Emilio Carballido" (1996).

  • Colaboró como crítico teatral para la Revista Mexicana de Cultura del periódico El Nacional (coordinador editorial: Miguel Ángel Quemáin). (1998).

  • Colaborador de artículos sobre teatro para la revista Casa del Tiempo, de la UAM (1998 a la fecha).



CREADOR. TEATRO

  1. DRAMATURGO
  • Vístete Rápido (1984) (Publicada, revista El Faro).

  • Delirio 23 (1985) (Publicada, revista El Faro).

  • Amor Tal... (1986) (Representada Teatro Legaria).

  • La Fiesta de los Disfraces (I987) (Representada Teatro Santo Domingo).

  • En tres Cervantes te veas, adaptación e "Intermeses"(1990) Representada en el FIC 90.

  • Filus (1991) (Inédita).

  • Yo, el Peor de los Dragones (1993). Representada en el Museo del Chopo y en el Foro El ensayo (1995). Finalista en el concurso "Emilio Carballido". Publicada en la revista Tramoya de enero de 1996. Representada en una lectura dramatizada dirigida por Edoardo (sic) Alcántara durante el 50 aniversario de la EAT Escuela de Arte Teatral del INBA en el ciclo de lecturas de dramaturgos mexicanos de la segunda mitad del siglo XX. Representada en el Museo del Carmen en abril y mayo de 1998 bajo la dirección de Edoardo Alcántara. Obra elegida para el Festival de la Universidad de Monterrey, 2005 así como para el festival de la BILINGUAL FOUNDATION OF THE ARTS en Miami 2005

  • Sala de Espera (1997).

Becario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, FONCA–CONACULTA. Trabajó en un proyecto de dramaturgia bajo el sistema Jóvenes Creadores (1996/1997).

  • Sala de Espera: Proyecto Coinversiones FONCA 1999 Dirección de Alejandro Ainslie. La Gruta. Instituto Cultural Helénico (1999)

  • Unidad Lupita, Versión libre del cuento del mismo nombre de Jaime Alfonso Martínez Sandoval. Dirección Rocío Carrillo. Producción IEDF (2005).

  • Gente de primera, melodrama didáctico. Estreno el 6 de julio de 2007 en el Instituto electoral del Distrito Federal.

Creador del BLOG DE DRAMATURGIA: www.dramavirtual.com (desde enero de 2008 a la fecha)



    1. DIRECTOR DE TEATRO
  • Amor tal..., de Benjamín Gavarre (Ciclo de Nuevos Directores Universitarios de la UNAM. Teatro Legaria, 1987).

  • La Fiesta de los Disfraces, de Benjamín Gavarre (Teatro Santo Domingo, 1988).

  • En tres Cervantes te veas. (Teatro Santa Catarina; Festival Internacional Cervantino, 1990).

  • Yo, el Peor de los Dragones, de Benjamín Gavarre. (Museo del Chopo, 1995).


    1. ACTOR
  • Hécuba, La Perra; basada en Hécuba y Las Troyanas, de Eurípides. Adaptada y dirigida por Hugo Hiriart (1982).

  • El Gato con Botas, de L.W. Tieck; adaptada y dirigida por J. J. Gurrola (1983).

  • Serpientes y Escaleras y Fisura, coreografías de Lydia Romero. Actor-bailarín invitado del grupo Cuerpo Mutable (1983).

  • Teatrísimo, serie de televisión dirigida por J.J. Gurrola. Programas: La Máquina de Sumar, de Elmer Rice; Un Hogar Sólido, de Elena Garro; La Cena del Rey Balthazar, de Calderón de la Barca (1983).

  • El Maravilloso Traje de Helado Crema, de Ray Bradbury. Dirección de Eduardo Ruiz Saviñón (1984).

  • Bodas de Sangre, de Federico García Lorca. Dirección, Rubén Paguagua (1985).

  • La Madre, de S.I Witkiewicz. Dir. Rocío Carrillo (86)

  • La Cueva de Salamanca, de Cervantes. Dirección, Raúl Zúñiga (Festival de Siglos de Oro, Taxco, 1986).

  • De cómo el señor Mockinpott logró liberarse de sus padecimientos, de Peter Weiss. Dir. Néstor López Aldeco (1987)

  • Infinitamente Disponible, creación colectiva del grupo Teatro de la Rendija (Teatro de la iglesia de Santo Domingo 1988).

  • Los Enemigos, de Sergio Magaña. (1988–90)

  • ¡Ah Cábala Vida! Espectáculo de Raúl Zúñiga (1990).

  • Los Desfiguros de mi Corazón, de Sergio Fernández. Dirección de Néstor López Aldeco (Foro sor Juana Inés de la Cruz, 1992-1993).

  • Asesino Personal, creación colectiva del grupo organización secreta, confabulación teatral. Idea original y dirección de Rocío Carrillo (Claustro de sor Juana, 1993; Salón México 1994). Nominada para la mejor obra de 1993, teatro de grupo, APT.

  • Pastorela Típica de Tepozotlán, dirección Raúl Zúñiga. Desde 1985 a 2004