Mostrando las entradas con la etiqueta Adamov Arthur EL PROFESOR TARANNE. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Adamov Arthur EL PROFESOR TARANNE. Mostrar todas las entradas

15/4/20

EL PROFESOR TARANNE Arthur Adamov



Desnudo - Chagall, Marc. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

EL PROFESOR TARANNE
Arthur Adamov



ELMAR TOPHOVEN


PERSONAJES

EL PROFESOR T ARANNE
JUANA
EL INSPECTOR PRINCIPAL
EL EMPLEADO SUBALTERNO
LA  EMPLEADA ANTIGUA
LA PERIODISTA
LA GERENTE
LA MUJER DE MUNDO
PRIMER CABALLERO
PRIMER POLICÍA
SEGUNDO CABALLERO
SEGUNDO POLICÍA
TERCER
CABALLERO
CUARTO CABALLERO


CUADRO PRIMERO
La Comisaría.

....
A la izquierda, en primer término, sentado detrás de una -mesa cu-
bierta de papeles, el INSPECTOR PRINCIPAL, hombre de edad, de buena
estatura. Lleva una chaqueta negra y un pantalón a raya. De pie, frente a la
mesa, el PROFESOR TARANNE, muy estirado. Tendrá unos cuarenta
años. Va de negro también.
A su derecha, un poco hacia atrás, sentado a horcajadas en una
silla, con la barbilla apoyada en el respaldo, un joven muy moreno: el
EMPLEADO SUBALTERNO .
A la izquierda, en el fondo, la E MPLEADA ANTIGUA que lleva un
vestido ligero de tela estampada: consulta papeles, abre y cierra los
cajones, examina fichas.
A la derecha, el escenario está vacío.
PROFESOR TARANNE (algo jadeante, de un tirón). — ¡Pero si ya saben
quién soy yo! Soy célebre, gozo de la estima de todos. Tendrían
que saber eso lo mismo que los demás, incluso, dada su profesión,
mejor que los demás. Se tienen que dar cuenta perfecta de que
esta acusación es absurda. ¿Por qué iba yo a hacer eso? Mi
conducta hace ver muy bien que no puedo haber tenido tal
desliz ... ¡Por favor, señores, tengan ustedes un poco de sentido
común! ¡Se lo ruego! ¿A quién se le ocurre desnudarse con el frío
que hace? (Riéndose.) No tengo ganas de caer enfermo, de estar en
la cama durante semanas enteras. Como todos los grandes
trabajadores no gasto mi tiempo en tonterías ... ¡Piénsenlo bien!
¿Puede uno fiarse del testimonio de unos niños? Dicen . .. cuanto
se les antoja. Para llamar la atención, para que se les atienda,
harían cualquier cosa ... Hay que conocer a los niños. Y yo sí que
los conozco. Con esto no quiero decir que mis alumnos sean niños
(con gesto de presunción). Soy catedrático ... Pero ... (volviéndose hacia
la EMPLEADA ANTIGUA que sigue guardando sus papeles) Mi hermana
tiene una niña. Una niña que quiere, sea como sea, que la tomen
en serio. Quiere que le hagan caso. ¡Sí, que le hagan caso! Y eso
que la quiero mucho. Puedo decir que quiero a todos los niños.
Pero una cosa es quererlos y otra creer lo que cuentan ... Iba
paseando cerca del agua y de repente los vi. Estaban allí, muy
cerquita, me rodeaban ... Y salían otros, por todas partes y al
mismo tiempo. Todos caían sobre mí. Entonces eché a correr. No
sé porqué corrí. Porque me sorprendería verlos allí. Claro que
corrí. Podrán haberles dicho que corrí pero nada más. Hagan el
favor de mirarme, señores: ¿tengo pinta de haberme vestido
precipitadamente? ¿Y cuándo podía haber tenido tiempo de
volverme a vestir?
INSPECTOR PRINCIPAL . — Lo siento. El caso es que tengo aquí un
informe que no coincide ni mucho menos con lo que me cuenta.
PROFESOR TARANNE . — Corrían y chillaban todos a la vez. (En voz
baja.) Como si se hubieran concertado.
INSPECTOR PRINCIPAL . — ¿Y qué chillaban?
PROFESOR TARANNE (con voz atiplada y señalando con el dedo). — "Ya
verás, ya verás." Pero, ¿qué iba a ver? No he hecho nada malo y lo
puedo probar.
INSPECTOR
persuadir.
PRINCIPAL .
— Estamos dispuestos a dejarnos
PROFESOR T ARANNE . — Soy el profesor Taranne, un hombre
eminente. He dado numerosas conferencias en el extranjero. Hace
poco me invitaron a Bélgica y tuve un éxito sin precedentes ...
Todos los jóvenes se peleaban para que les diera mis apuntes ...
luchaban por tener una hoja escrita por mí . . .
INSPECTOR P RINCIPAL (se levanta y pone la mano en el hombro
del P ROFESOR ) . — No es que ponga en duda sus éxitos. Pero demomento no es lo que nos importa.
(Quita la mano. Pausa.)
Tenemos que esclarecer este asunto para completar el informe.

Permanece en pie.

PROFESOR TARANNE . — ¿El informe? ¿Qué informe? Pero si hacen
un informe pueden perjudicarme gravemente ... echarme abajo la
carrera.
INSPECTOR PRINCIPAL (se vuelve a sentar). — A otros les pasó lo que
a usted. (Pausa.) Le pondrán una multa y se acabó. Si puede
pagarla este incidente no tendrá para usted ninguna consecuencia.
PROFESOR TARANNE . — Claro que puedo pagarla. Tengo dinero.
Voy a firmarles un cheque, nada más fácil. (Echando mano a su
bolsillo.) Ahora mismo, si quieren...
INSPECTOR PRINCIPAL (se levanta de nuevo y toca el brazo del
PROFESOR) . — No, ahora mismo no. Sólo le voy a pedir que firme
(señalando una hoja sobre la mesa) una declaración en la que
reconozca haber sido sorprendido desnudo, por unos niños, al
anochecer. (Se vuelve a sentar.) Puede añadir que no sabía que le
miraban.
PROFESOR T ARANNE . — Ya lo creo que sé que me miran, y que me
remiran, que todos tienen los ojos clavados en mí. ¿Por qué me
miran así? Yo no miro a nadie. Casi siempre bajo la mirada. Y a
veces casi cierro los ojos. (Pausa.) Tenía los ojos casi cerrados cuan-
do acudieron todos.
INSPECTOR PRINCIPAL . — ¿Cuántos eran?
PROFESOR TARANNE . — No los conté, no me dio tiempo. (Pausa.)
¿Por qué me hace esta pregunta? Ya he declarado quién soy. Creo
que con esto basta y sobra ... No acabo de creer que usted no haya
jamás oído hablar de mí.
INSPECTOR PRINCIPAL (se ríe). — Lo siento.
PROFESOR TARANNE . — Pues sí que es de sentir. Es preferible saber
con quién trata uno. (Con violencia.) Otra vez se lo repito, ¿cómopueden ustedes fiarse de unos niños chismosos? ¿Quién puede
probar que la niña que vino aquí a contárselo todo haya de verdad
asistido ... a eso? Otros niños se lo habrían contado a su modo y
quizás lo haya modificado ella, transformándolo aún más, quizás
sin darse cuenta. (Pausa.) Sí, será lo que habrá pasado. Además,
nada más fácil, usted convoca a los que me conocen. Puedo darles
sus apellidos y sus títulos. Garantizarán mi honorabilidad . .. , mi
fama. (Pausa.) ¡Que vengan aquí todos! ¡Que venga aquí quién sea!
Y ya verán ... Entra por la derecha la P ERIODISTA , una mujer ruina, ni
joven ni vieja, ni fea ni guapa, con el pelo cortado a lo garçonne. Lleva
una falda de pliegues y una blusa con mangas cortas.
LA PERIODISTA . — ¿No ha visto usted un señor muy alto,
muy gordo? Lleva siempre las gafas en la mano. Me ha citado aquí
. . .
EL EMPLEADO SUBALTERNO . — Nadie ha venido aquí, señora,
excepto (señalando al P ROFESOR ) el señor profesor.
El PROFESOR TARANNE se sobrecoge.
PROFESOR TARANNE (acercándose a la PERIODISTA ). — Creo que ya
nos hemos encontrado alguna vez, señora ... Si bien recuerdo, us-
ted ha publicado hace poco una tesis ... (volviéndose hacia el
EMPLEADO SUBALTERNO ) una tesis magnífica.
LA PERIODISTA (andando con desparpajo). — Creo que usted se con-
funde. Soy periodista. (AL EMPLEADO SUBALTERNO .) ¡Qué calor
hace aquí! ¿No pueden ventilar un poco esta habitación?
EL EMPLEADO SUBALTERNO . — Con mucho gusto.
Se levanta, pero la EMPLEADA ANTIGUA se ha adelantado y hace
como que abre la ventana del fondo. Se vuelve a sentar y a tomar la
misma actitud; con la barbilla apoyada en el respaldo de la silla.
PROFESOR TARANNE (a la PERIODISTA ). — Permítame que me
presente
LA PERIODISTA (da la espalda al PROFESOR TARANNE y se dirige hacia
el INSPECTOR PRINCIPAL que sigue escribiendo). — Verdaderamente
los hombres carecen de imaginación. Cuando quieren hablar a
una mujer siempre dicen que ya la- han encontrado en otro sitio.
EL INSPECTOR se ríe ligeramente mientras sigue escribiendo.
La PERIODISTA se dirige hacia la ventana del fondo.
Entran por la derecha el PRIMERO y SEGUNDO CABALLERO , muy
atareados, con abrigos de invierno. El PRIMER CABALLERO lleva
una cartera de cuero. Se ve claramente que siguen hablando de un asunto
anterior a su entrada.
PRIMER CABALLERO (al SEGUNDO ) — Bien le había dicho yo "que
desconfiara de él.
PROFESOR TARANNE (acercándose, después de una ligera duda, a
los dos CABALLEROS ). — Estoy encantado de encontrarlos. Van a
poder hacerme ... un favor. Los dos hombres se miran suspensos. Se
piensan que el PROFESOR
TARANNE es un loco.
PRIMER CABALLERO (fríamente). — No le conozco a usted, caballero.
El SEGUNDO CABALLERO hace un ademán que significa: yo tampoco.
PROFESOR TARANNE . —¿Cómo que no? Tantas veces como los he
visto asistir a mis clases.
SEGUNDO CABALLERO . — No asistimos a ninguna clase.
(Riéndose.) Hace tiempo que dejamos los estudios. (Al PRIMER
CABALLERO , con cara de importante.) Habrá que obligarle a cambiar
de programa. El PRIMER CABALLERO coge el brazo del SEGUNDO . Van
y vienen.
PROFESOR TARANNE (siguiéndoles). — Pero señores, no pueden
ustedes dejar de reconocerme, es imposible, si soy ... el profesor
Taranne.
PRIMER CABALLERO (despacio, como quien intenta recordar algo). —
¿Taranne?
SEGUNDO CABALLERO (dando claramente la espalda al PROFESOR. TA-
RANNE y cogiendo del brazo al PRIMER CABALLERO ) . — En todo caso
puede usted contar con mi colaboración.
PROFESOR TARANNE (tartamudeando). — Señores, por favor, hagan
un esfuerzo, un pequeño esfuerzo y quizás ... dentro de unos se-
gundos exclamen ustedes (alegre): ¡Pero si es Taranne!
SEGUNDO CABALLERO (encogiéndose de hombros). — ¿No ve
usted que tenemos que hacer? El PROFESOR TARANNE queda como
embelesado.
PRIMER CABALLERO (al SEGUNDO , cogiéndole del brazo). — Ya
es hora de tomar medidas. Dan algunos pasos.
PROFESOR TARANNE (dirigiéndose al INSPECTOR PRINCIPAL que sigue
sentado a la mesa). — ¡Qué cosa más rara! Porque, al fin y al cabo,
fuera de mis méritos... de mis investigaciones .. . tengo una cara
como para que no se la olvide cuando se la ha visto alguna vez.
INSPECTOR PRINCIPAL . — Ya lo creo.
PROFESOR TARANNE . — Es cierto que después de eso he hecho un
largo viaje al extranjero.
INSPECTOR PRINCIPAL . — Ya sé. Un viaje que ha sido para usted un
gran éxito.
PROFESOR TARANNE . — Un éxito extraordinario. Como que
pienso marcharme otra vez. (Pausa.) En el extranjero, examinan
con más seriedad los problemas que me interesan. Se les concede
una importancia que no siempre tienen aquí, hay que confesarlo.

El Inspector Principal no se mueve.
El Profesor Taranne se va acercando con timidez a los dos
Caballeros. El Empleado Subalterno, que sigue teniendo la misma
actitud, parece dormido.
La Empleada Antigua sique consultando sus papeles.
LA PERIODISTA . (alejándose de la ventana y saliendo al encuentro
de los dos Caballeros) . — Pensar que no les reconocía. Les ruego
que me disculpen.
SEGUNDO CABALLERO .— Qué fácil es volverse a encontrar.
PROFESOR TARANNE . — Muchas veces he notado...
SEGUNDO CABALLERO .— (dando la espalda una vez más al
Profesor Taranne ydirigiéndose al Primer Caballero). Creo que nos
interesa obrar pronto.
Andan.
LA PERIODISTA . — ¿Se trata de aquel asunto del que me habló
el otro día?
PRIMER CABALLERO .— (riéndose). Lo se le escapa ni una,
señora.
Entra la MUJER DE MUNDO, es una mujer de edad, vestida con
traje oscuro, un sombrero con velo, acompañada por los Caballeros
Tercero y Cuarto, dos hombres de alta estatura, con canas en las sienes,
vestidos con elegancia.
SEGUNDO CABALLERO .— ¡Atiza!
Se dan un apretón de manos.
LA PERIODISTA . — (al Tercer Caballero, con tono jovial).
mundo es un pañuelo!.
El TERCER CABALLERO .— (volviéndose hacia la Mujer de Mundo y
el Cuarto Caballero, en voz baja). Es una periodista incansable.
(Riéndose.) Se la ve por todas partes, hasta en los Corredores de la
universidad.Apretón de manos. El Profesor Taranne se sobrecoge y se acerca.
CUARTO CABALLERO. —
He leído su último artículo; ¡enhorabuena!
LA MUJER DE MUNDO (seria). —A propósito de Universidad...
he asistido la semana pasada a una clase que me ha llamado
particularmente la atención. (Reparando de repente en el Profesor
Taranne). Pero, supongo que no sueño, si es... (Al Profesor Taranne.)
Profesor, no me podía imaginar una casualidad tan grande. Estaba
precisamente hablando de usted.
PROFESOR TARANNE . — (tartamudeando de emoción). Estoy
encantado, señora...
LA MUJER DE MUNDO — Permítame, profesor, presentarle mis
amigos. (Señalando al Profesor Taranne.) Profesor Ménard.
PROFESOR TARANNE . — (aniquilado). Yo...
El Inspector Principal arregla sus papeles sobre la mesa, se
levanta, se pone el abrigo y sale por la izquierda. Parece que nadie le ve
salir.
CUARTO CABALLERO — (en voz casi alta, inclinándose hacia la
Mujer de Mundo). Pero si no es el profesor Menard. Se le parece
algo, pero el profesor Ménard es mucho más alto, más gordo...
TERCER CABALLERO — Lleva las gafas en la mano... como él...
(Riéndose.) Pero fuera de eso...
PROFESOR TARANNE . — (tartamudeando). Yo... soy el profesor
Taranne... usted... conocerá sin duda las investigaciones...
LA MUJER DE MUNDO —¿Taranne?
Los Caballeros Tercero y Cuarto hacen un ademán con la mano que
significa: nosotros tampoco conocemos a este señor.
El Empleado Subalterno se levanta, coloca su silla cerca de la mesa
y sale por la izquierda. Parece que nadie le ha visto salir.
PROFESOR TARANNE . — (tartamudeando), Le sorprende usted
mucho... Sobre todo porque conozco y estimo particularmente al
profesor Renard y que... por su parte... él siente por mí el mayor
(hinchando la voz con desesperación.) respeto;
El Profesor Taranne ha hablado en el vacío, nadie le ha hecho caso.
La Mujer de Hundo coge del brazo a los caballeros Tercero y Cuarto.
Lentamente dan algunos pasos.
La Empleada Antigua que ha terminado su trabajo se pone el
abrigo y sale por la izquierda sin que nadie parezca darse cuenta,
tampoco, de ello.
LA PERIODISTA (a todos) .— Me tengo que ir ahora.
Agita la mano para despedirse y sale por la derecha.
SEGUNDO CABALLERO .— (poniendo la mano en el hombro del
Primero). Tenemos que terminar pronto con esta impostura.
Vamos. Nos encargaremos de ello.
LA MUJER DE MUNDO (al CUARTO CABALLERO ). — ¿Nos
vamos? No vamos a quedarnos aquí para siempre (con gravedad,
de repente) como culpables
...

La MUJER DE MUNDO y los CABALLEROS TERCERO y CUARTO
salen a su vez por la derecha. El PROFESOR TARANNE da algunos pasos
hacia ellos pero pronto se para y se apoya, tambaleándose, en una silla,
luego se da cuenta, de repente, de la ausencia del INSPECTOR PRINCIPAL
y de los EMPLEADOS y echa a correr. Sale por la derecha.
Voz DEL PROFESOR TARANNE (desde bastidores). —Discúlpenme ...
pero quisiera preguntarles si han visto al inspector o a uno de los
empleados ... Es muy molesto. Tenía que firmar mi declaración ...
y ... no lo he hecho ... (Atemorizado.) Pero no habrán podido salir,
cualquiera de nosotros los habría visto ... No comprendo. Entra,
por la izquierda, la GERENTE, vestida con una bata gris. Cambia
ligeramente de sitio la -mesa y las sillas, quita los ficheros, trae un
tablero de llaves y. lo cuelga en la pared del fondo, a la derecha del
escenario.

La escena representa la recepción del hotel.

CUADRO SEGUNDO

La recepción del Hotel.

El PROFESOR TARANNE anda de un lado para otro.
PROFESOR TARANNE. — No viene nadie. ¡Qué pesadez! La Gerente
habrá salido a pasear ... como siempre. En este plan sería más
honrado que presentase su dimisión ... (Pausa.) Tengo derecho í
saber si tengo correo o no. (Entran por la derecha los dos POLICÍAS, de
aspecto vulgar.) ¿Quiénes son ustedes? ¿Qué quieren? No hay nadie
en la recepción.
PRIMER P OLICÍA .—Buscamos a un tal ...

Saca un papel del bolsillo.

S EGUNDO POLICÍA .— Taranne.
PROFESOR TARANNE . — Ustedes se refieren al profesor Taranne.
PRIMER POLICÍA . — En los papeles han dejado en blanco la
profesión.
PROFESOR TARANNE . — Es un olvido que es de lamentar. Porque,
¿cómo puedo estar seguro de que me buscan a mí? (Se ríen los
POLICÍAS .) Soy el profesor Taranne. Tengo una cátedra en la Uni-
versidad ... (Los POLICÍAS se acercan.) ¿Pero, qué pasa? No he
perjudicado a nadie. (Riéndose.) Mi conciencia no me reprocha
nada.
PRIMER P OLICÍA .— Usted ha infringido nuestros reglamentos
PROFESOR TARANNE . — Explíquense ...
SEGUNDO P OLICÍA . — Con mucho gusto, pero usted nos
interrumpe.
PRIMER P OLICÍA . — Ha cometido una infracción muy corriente, le
pondrán una multa y nada más.
P OFESOR TARANNE . — Pero habría que saber de qué se trata.
P IMER P OLICÍA . — ¡No se apure! ¿A quién no le han puesto nunca
una multa?
PROFESOR TARANNE (como quien toma una decisión heroica, después de
un silencio.) — Con que, ¡se trata de eso! Ustedes no están al tanto.
Pero si acabo de salir ahora mismo de la Comisaría. He firmado
los papeles necesarios. Unos testigos han asegurado que mi
conducta es honesta, el asunto está arreglado. Además, pueden
ustedes comprobarlo puesto que estoy aquí libre en su presencia y
les estoy explicando ... Sus servicios están muy mal organizados,
hay que confesarlo. Porque, al fin y al cabo, tendrían que estar
enterados ya de lo que les estoy diciendo. Ésta es la conclusión
que yo saco.
SEGUNDO POLICÍA . — Se confunde. Nosotros no dependemos de la
Comisaría del distrito. Tenemos que hacerle unas preguntas
acerca de otro delito.
PROFESOR TARANNE . — Por favor, explíquense . ..
PRIMER POLICÍA . — Le acusan de haber dejado papeles... en las ca-
setas de baño.
SEGUNDO POLICÍA . — Cree que puede hacer todo lo que se le
antoja. De ahora en adelante sabrá que hay que respetar la
limpieza de las casetas.
PROFESOR TARANNE (agresivo). — Se confunden. Precisamente no
he alquilado ninguna caseta ... ni ayer ni ... el otro día. Y éstas son
las únicas veces que me he bañado en esta temporada. {Pausa.) Es
cierto que tengo costumbre de alquilar una caseta Me molesta
tener que desnudarme en la playa donde todos me pueden ver. Y
todas las precauciones que tiene que tomar uno si teme las mi-
radas indiscretas, todas estas precauciones me fastidian y sobre
todo hacen que ande perdiendo un tiempo que prefiero emplear
(riéndose) en otras cosas ... de más provecho. (Esbozando un
ademán.) Siempre es un lío bajarse el pantalón después de atar
rápidamente la camisa alrededor de la cintura; puede caer, hay
que tener cuidado. (Pausa.) Ustedes dirán que siempre puede uno
esconderse detrás de las casetas, pero en esos sitios la arena no
cambia jamás, y es la mar de sucia ... siempre duda uno en ir a
esos sitios.
PRIMER POLICÍA (tendiendo al PROFESOR TARANNE el papel que lle-
vaba en la mano). — Está bien. Sólo le pedimos que haga la decla-
ración siguiente: juro no haber ocupado ninguna caseta de baño a
partir del día tal, y que firme. Está claro.
SEGUNDO POLICÍA . — Puede usted, si es cierto y si lo desea, añadir
después: a partir de tal fecha y eso porque no tenía dinero.
PROFESOR TARANNE . — Es cierto ... no llevaba dinero. A
cualquiera le ocurre olvidarse el dinero en casa. Claro está, puede
parecer algo raro que tal hecho se repita con algunos días de
intervalo. Pero, si se piensa mejor la cosa, es ésta una visión muy
superficial. ... Las cosas vienen siempre por series. Es curioso pero
... es el caso. Pues sí, la última vez que fui a la playa, se me olvidó
otra vez el dinero ... Podrán ustedes advertirme que podía haber
vuelto por él, volver hacia atrás. Pero eso sí que no pude hacerlo,
señores, y nunca he podido. Recorrer una carretera pensando que
habrá que recorrerla otra vez, volver a ver todos los detalles de
ella, no tengo fuerza para eso. (Cambiando de tono.) Además y en
general, no me gusta andar. No puedo trabajar andando.
SEGUNDO POLICÍA (sacando un cuaderno de su bolsillo). —-
¿Reconoce usted esto?
PROFESOR TARANNE . — Pero si es mi cuaderno ... ¿Cómo ha
llegado a parar a sus manos? Contésteme. Exijo que me responda.
Siempre lo llevo conmigo, no lo dejo nunca. Apunto en él todas
las ideas que se me ocurren durante el día, ideas que luego
desarrollo ... No, ustedes no hallarán en él ni siquiera el texto
completo de una clase mía (riéndose). No bastaría para ello todo el
cuaderno... Mis clases son largas, larguísimas. Un amigo me
aseguró un día que en ninguna Universidad se dan tan largas.
Tengo derecho a varias horas seguidas ... A veces ocupo la cátedra
hasta la noche .. . Mientras hablo encienden las lámparas y por las
puertas abiertas entran sin cesar nuevos oyentes. Naturalmente,
no me gusta mucho esto, por el ruido de las sillas ... Pero muchos
tienen durante el día ocupaciones que no pueden dejar de
atenderla pesar de lo mucho que les gustaría ... Hay que
comprenderlos. Cuanto más que esto no perjudica el curso. Mis
clases están repartidas de tal forma que se puede seguir una parte
sin haber oído la precedente . .. No es que yo me repita, ni mucho
menos. Pero al principio de cada parte, hago un resumen de lo
anteriormente dicho y este resumen, señores, lejos de carecer de
utilidad, arroja una luz nueva en el asunto que estoy tratando.
PRIMER POLICÍA . — Hay en su cuaderno unas cuantas páginas
escritas con una letra que no es suya.
SEGUNDO POLICÍA (alargando el cuaderno al PROFESOR
TARANNE .) (Sin dárselo) . — Aquí, por ejemplo.
Los dos POLICÍAS rodean al PROFESOR T ARANNE .
PROFESOR TARANNE (inclinándose hacia el cuaderno que sigue man-
teniendo el SEGUNDO POLICÍA ) . — Qué va a estar escrito con otra
letra, si esta letra es mía, ¡mía! Reconozco muy bien mi letra, una
letra como la mía, ¡tan peculiar!
SEGUNDO POLICÍA . — Si es así, léanos lo que ha escrito.
PROFESOR TARANNE (intentando desentrañar el sentido de la página
indicada). — Voy ... vosotros... vino ... Tiene razón, me cuesta
comprender el sentido de esto. Pero no es ninguna prueba.
Cuando se escribe muy de prisa, andando, por ejemplo —y conste
que a menudo escribo andando— es frecuente que uno no pueda
volver a leerse.
PRIMER POLICÍA . — Al autor de un texto le resultará fácil
completar lo que le cuesta leer otra vez ... en su propio texto.
SEGUNDO POLICÍA . — Parece que ...
PROFESOR TARANNE (atemorizado). — ¿Que he querido cambiar de
letra? Pero ¿para qué? ¿Para qué?
PRIMER POLICÍA (riéndose)— No sé. Para cambiar un poco...
PROFESOR TARANNE (alargando la mano). — Por favor,
devuélvamelo. El SEGUNDO POLICÍA esconde el cuaderno detrás de
sus espaldas.
PRIMER POLICÍA . — ¡Un poco de paciencia!
SEGUNDO POLICÍA . — Una pregunta más. ¿Por qué están escritas
tan sólo las primeras y las últimas páginas del cuaderno? Las pá-
ginas de en medio .. .
PROFESOR TARANNE . — ¿Las páginas de en medio? No, no puede
ser... Hace mucho que acabé con este cuaderno. Es un cuaderno
muy antiguo que saqué para volverlo a leer, para buscar algunos
datos que me hacían falta. Me acuerdo... He escrito por todas
partes incluso en los márgenes. Ustedes se habrán fijado. Todo
está lleno por mí, ¿me oyen?
SEGUNDO POLICÍA (entregando el cuaderno al PROFESOR TARANNE )":
— Mírelo usted.
PRIMER POLICÍA . — No habrá utilizado aún todas las páginas, esto
es todo.
PROFESOR TARANNE . — Sí, es cierto ... Hay un espacio en blanco.
Un blanco en medio.
SEGUNDO POLICÍA (riéndose). — Ya se lo habíamos dicho.
PROFESOR TARANNE . — Voy a explicárselo ... Nada más sencillo ...
A veces empiezo a escribir en mis cuadernos por un lado, a veces
por el otro ... Me entienden ... Ya, ya sé que me van a poner
reparos. Ustedes me dirán .. . "¿Pero en ese caso por qué viene es-
crito siempre en el mismo sentido? Si empezara por las dos ex-
tremidades no se podría leer de un tirón". Naturalmente ... pero
ocurre que yo me fijo ... (Los dos POLICÍAS salen por la derecha.
TARANNE que no ha notado su salida continúa su discurso.) Evi-
dentemente podría haber tenido cuidado de no dejar páginas en
blanco, y ... esto no hubiera ocurrido . .. Yo soy distraído, señores.
Muchos sabios, muchos de los que hacen investigaciones lo son ...
Lo son casi todos, es cosa conocida. (Riéndose.) Hay anécdotas que
se refieren a eso ...
Dándose cuenta de repente de que está solo, sale precipitadamente
por la derecha.
Voz DEL PROFESOR TARANNE (entre bastidores). — Esperen ... Si no
he firmado mi declaración. Ni siquiera me han dado pluma y yo
no llevaba ninguna . .. Arriba ... ¡la dejé arriba! Pero no podía ir
por ella... No sé por qué mi llave no está en el tablero y la gerente
se ha ido ¡como siempre! ¿Me oyen? (Grita.) ¡Señores!
Casi inmediatamente vuelve a aparecer por la derecha siempre con el
cuaderno en la mano.
PROFESOR TARANNE (andando). — No comprendo por qué se ha-
brán marchado de esta forma, sin decir nada, sin darme siquiera
un apretón de manos ... Van y vienen ... les parece cosa normal
venir a molestar a un hombre que está trabajando, que necesita un
poco de tranquilidad para poner en orden sus investigaciones. (El
P ROFESOR T ARANNE da algunos pasos, entra por la izquierda la
GERENTE que lleva debajo del brazo un inmenso rollo de papel. El
PROFESOR TARANNE dirigiéndose hacia la GERENTE .) ¿Tengo alguna
carta?
LA GERENTE . — No, señor profesor; nada más que esto, que
me pidieron entregara cuanto antes al señor profesor. Le tiende el
rollo de papel.
PROFESOR TARANNE (cogiendo el rollo de papel).—Gracias.(Sale la
GERENTE.
El PROFESOR TARANNE pone el cuaderno sobre la mesa, se
arrodilla y desenrolla el rollo en medio del escenario. Es un mapa
gigantesco que representa un plano dibujado con tinta china. EL
PROFESOR TARANNE , de rodillas e inclinado hacia el mapa, balbucea.)
Se trata de una equivocación ... Seguro que esto no era para mí ...
Pero el profesor Taranne soy yo, de eso no hay duda. (Grita.)
¡Señora!
LA GERENTE (vuelve a aparecer por la izquierda). — ¿Me ha llamado
usted, señor profesor?
PROFESOR TARANNE (levantándose). — ¿Quién le trajo este
mapa?
LA GERENTE . — Lo encontré sobre el mostrador al volver.
Habían dejado además una hoja que ponía: entregar cuanto antes
al profesor Taranne. No sé nada más. Sale por la izquierda.
El PROFESOR TARANNE se arrodilla de nuevo ante el mapa y lo
estudia. Por la derecha entra JUANA, una mujer joven y morena, de
lindas facciones y voz pausada. No parece nada sorprendida, da la vuelta
al mapa para no pisarlo. Se para al otro lado del mapa a la izquierda del
escenario.
JUANA . — Se está bien aquí.
PROFESOR TARANNE .— Juana, me pasan cosas sorprendentes.
JUANA . — ¿Sorprendentes? ¿Estás seguro? Siempre dices que todo
es sorprendente. (Riéndose.) ¡Vaya hermano que tengo!
PROFESOR TARANNE . — Atiéndeme . .. Acaban de traerme este
mapa. Es el plano del comedor de un barco en el que dicen que he
reservado un pasaje. Pero, ahí está el asunto, yo no he reservado
nada en un barco ...
JUANA (se arrodilla y se inclina hacia el mapa). — Según parece en
este plano, se trata de un comedor grande y hermoso.
PROFESOR TARANNE . — Sí, es grande.
JUANA . — Muchas veces he admirado en las agencias las
fotografías del "Presidente Welling". Desde luego es el paquebote
más rápido y más cómodo de todos.
PROFESOR TARANNE .—Puede ser. Pero conste que no he reservado
ningún billete en este barco, ni en ningún otro y que por lo
tanto . . .
JUANA (se inclina más y pone la palma de la mano sobre el mapa). —
¿De qué te quejas? Han querido honrarte. (Señalando con el dedo un
punto en el mapa.) Ves, esta cruz es tu sitio. Te han puesto en la
mesa de honor y en el centro además.
PROFESOR TARANNE . — Pero esto no explica por qué iba yo a
reservar un pasaje en un barco. ¿Y adonde iba a ir? No se va a
Bélgica por mar, que yo sepa.
JUANA . — Si te han reservado un sitio tan bueno es que estarán en-
terados de quién eres.
PROFESOR TARANNE . — Claro... No es mera casualidad el que me
hayan puesto en la mesa de honor, al lado de las más altas perso-
nalidades . .. Pero no pienso ir tan lejos. No tengo ningún motivo
para hacerlo. No tengo nada que buscar, ni que temer.
JUANA (se levanta y se pone muy erguida). — Habrás sacado el
billete un día que estabas cansado de tanto trabajar. Y luego has
estado menos cansado y se te ha olvidado que lo habías sacado.
PROFESOR TARANNE (distraído).—Quizás.
JUANA .— Ocurre a menudo que uno haga cosas que después
se le olvidan. Muchas veces busco yo mis peinetas y las tengo en
el pelo. Es raro, se siente una entonces un poco molesta. Y luego,
se ríe. (Se ríe y luego con aire serio.) Tengo una carta para ti.
PROFESOR TARANNE (precipitadamente). — ¿De Bélgica?
JUANA . — No sé. Hay una estatua en el sello y pone algo. 
PROFESOR TARANNE . — ¿Tienes la carta?
Se dirige hacia JUANA, dando la vuelta al mapa.
JUANA (saca una carta de su bolsillo).—Debajo de la estatua
pone (lee) Territorio de la Independencia.
PROFESOR TARANNE . — ¡Pero si ningún sello dice eso!
(Alargando la mano.) Dámela.
JUANA (enseñando la carta al PROFESOR TARANNE, sin dársela).
— Ya ves, al lado hay otro sello con un león.
PROFESOR TARANNE . — Sí, el león real de Bélgica.
JUANA . — He tenido que pagar una sobretasa. (Riéndose.)
Tengo el portamonedas vacío.
PROFESOR TARANNE . — Es lo que yo pensaba. La carta del
rector ¡por fin! (Pausa.) Dámela. ¿Por qué no me la quieres dar?
JUANA . — Quisiera leértela.
PROFESOR TARANNE . — Dámela.
Quiere coger la carta pero JUANA se resiste.
JUANA (entregando la carta al PROFESOR ) . — Como quieras.
PROFESOR TARANNE . — No, léela. (JUANA se sienta en el borde
de la mesa y abre el sobre. El PROFESOR TARANNE queda de pie a su
lado).
JUANA (lee con voz neutra, voz que tendrá hasta el final de la
obra).— Muy señor mío. Usted deja ver en su última carta cierta
impaciencia que, se lo confieso, me sorprendió...
PROFESOR TARANNE
(aterrorizado). — Me lo figuraba. He metido la pata, habré quedado mal con él...
JUANA (lee). — Conste que creía, al llamarle la atención sobre
la salud de mi mujer, haberle dado bastantes explicaciones
respecto al tiempo que tardé en contestarle.
PROFESOR TARANNE . — Claro, claro, tenía que haberle
pedido noticias de su mujer. Pero podía ponerse en mi lugar. Le
hablaba en mi carta de cosas que son particularmente queridas
para mí. No se pasa tan fácilmente de un asunto a otro. (Pausa.)
Pues es cierto, lo de su mujer se me olvidó.
J UANA (lee). — Siendo así me resulta de todas maneras imposible
tomar las disposiciones necesarias para que pasara una segunda
temporada con nosotros ...
PROFESOR TARANNE . — Se cree que sólo él sabe hacer las cosas ...
Para tomar estas disposiciones otros tienen tantos méritos como
él... Otros estarían encantados de hacerme un favor, de hacer
trámites para mí.
JUANA (lee). — Tengo también que decirle que en su último viaje
me enteré sorprendido de que había dejado de notificar a la 
dirección las horas precisas de sus clases, lo cual perjudicó a sus
colegas que en el último momento tuvieron que modificar sus
horarios .. .
PROFESOR TARANNE . — Pero, ¡si era lo que ellos querían!
JUANA (lee). —... También me he enterado de que sus charlas se
habían prolongado más de lo permitido ...
PROFESOR TARANNE . — Si prolongué mis clases, fue porque la
abundancia de las asignaturas me obligó a ello ... y que no había
otro remedio ...
J UANA (lee). — Me han dicho, por fin, que la atención de sus alum-
nos fue disminuyendo de una forma notoria, que incluso llegaron
algunos a hablar en voz alta y que otros salieron del anfiteatro
antes de que usted terminara de dar su clase ...
PROFESOR TARANNE . — ¿A quién se le antojó contarle tales men-
tiras? ¿Y cómo puede ser él tan crédulo? ¡Pero si es absurdo! Si hu-
bieran abandonado el aula mientras daba mi clase lo habría visto
y me habría parado ... y el caso es que no me paré ... Al revés,
hablé de un tirón y sin bajar el tono. (Pausa.) Jamás tuve que bajar
el tono. Claro que ocurrió alguna vez que unos estudiantes se
marcharon antes de terminar la clase. Pero era porque tenían que
coger el tren para volver a su casa. Habían venido de otra ciudad,
precisamente para oirme y sólo tenían aquel tren ... No se les
puede reprochar nada a esos estudiantes, nada en absoluto ... En
cuanto a los murmullos que, una vez, se hicieron oír en el fondo
de la sala, sé quién los fomentó ... Unas chicas estudiantes tuvie-
ron que hacer callar a unos jóvenes sentados detrás de ellas que
exclamaban: "¡Qué claro todo! ¡Qué facultad tan grande de razo-
nar...!" No se puede tomar a mal, ellas tomaban apuntes con-
cienzudamente. Era de lo más elemental que pidieran silencio.
JUANA (lee).—Todo esto no tendría ni la menor importancia si el
interés de sus clases fuera indiscutible, pero no es así. Sus últimas
conferencias me han parecido muy desiguales. . .
PROFESOR TARANNE . — ¡Desiguales! ¡Es fácil decirlo! ¡Si es
que no se puede ir siempre al centro del asunto! Si es que hay
temas que uno profundiza más que otros, porque le conciernen a
uno personalmente, le impresionan ... Se golpea el pecho con el dedo.
JUANA (lee). — Algunos temas me interesan. Pero me habría gus-
tado que los desarrollara con más precisión e incluso con más
honradez. Las ideas que expresa me recuerdan demasiado a las ya
francamente reputadas del profesor Ménard. Conste que no
pongo yo el menor reparo a estas ideas. Al contrario, me parecen
dignas de la mayor atención. Pero me pregunto cómo pudo usted
dejar de indicar sus puntos de referencia y por lo tanto presentar
como resultado de sus propias investigaciones el plagio de una
obra que todos conocemos y admiramos...
PROFESOR TARANNE (se apoya, deshecho, sobre la mesa y balbucea). —
Es mentira ... es mentira ... Se nos ocurrieron las mismas ideas en
la misma época. Son cosas que ocurren. No es ésta la primera
vez ...
JUANA (lee). — Quizás no le hubiera comunicado mis
impresiones si no me hubieran enviado cartas de diferentes
partes, llamándome la atención sobre lo que habrá que llamar su
indelicadeza.
PROFESOR TARANNE (enderezándose, sobrecogido).— ¡Le
escribieron todos! Sabía que lo harían. Les observé detenidamente.
Mientras hablaba chillaban. (Con voz chillona.) "Ha robado las
gafas del profesor Ménard; todo lo hace como el profesor Ménard,
lástima que sea más bajo que él". Y no sé cuántos disparates ...
Ojalá "tuvieran el valor de levantarse y decirme las cosas a la cara,
las cosas que cuchicheaban como cobardes, entonces me hubiera
levantado y les hubiera dicho {pone cara de orador, hinchando la voz)
¡Señores! ...
JUANA (lee). —Resulta de todo esto que no puedo invitarle a
nuestra próxima sesión. Crea usted, señor, que lamento haber
tenido que modificar la opinión que tenia de usted. J UANA se
levanta, pone tranquilamente la carta sobre la mesa y se prepara para
salir. El PROFESOR TARANNE se agarra a la mesa para no caer.
PROFESOR TARANNE . — ¿Y por qué decirme eso después de
tantos años? ¿Por qué no me lo dijeron antes? ¿Por qué no me lo
dijeron todos? ¡Ya que es notorio! ¡Ya que salta a la vista
inmediatamente!
Mientras habla el PROFESOR TARANNE, JUANA da la vuelta al
mapa (por no pisarlo) cuidadosamente y sale despacio por la derecha.
Después de esta última frase el PROFESOR TARANNE se vuelve
hacia el mapa y lo mira largamente.
La GERENTE entra por la izquierda sin mirar al PROFESOR TA -
RANNE , quita los pocos objetos de que se compone el decorado (sillas,
etc.) y las puertas en los bastidores. El escenario queda vacío. Tan sólo el
cuaderno y la carta que la GERENTE ha dejado caer están en el suelo. El
PROFESOR TARANNE no ha visto nada. Después de salir la GERENTE, 
él coge el mapa, se dirige con paso mecánico hacia el fondo del escenario, y
busca con la mirada un sitio para colgarlo. Un aparato ya está puesto.
Poniéndose de puntillas llega a colgar el mapa de la pared. El mapa es
una gran superficie gris, uniforme, vacía del todo. El PROFESOR
TARANNE de espaldas al público, la contempla durante un momento, y
luego, lentamente, empieza a desnudarse.
TELÓN

Seguidores

Benjamín Gavarre

INSTRUCCIÓN ACADÉMICA:


Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro: UNAM. Facultad de Filosofía y Letras. Ciudad Universitaria. Promedio final 9.08 (UNAM 1981-85). Titulado en 1993 con mención honorífica. Tesis: Elementos del Teatro Surrealista y del Absurdo.


Maestría en Literatura Comparada, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM 2000-2002. Promedio de 9.25 (Obtuvo el grado con mención honorífica en junio 9 de 2005). El tema de la tesis es sobre la construcción de la imagen del personaje “Emperatriz Carlota” en la dramaturgia mexicana y francófona siglos XIX a XXI a partir de una perspectiva histórico-imagológica.



    1. IDIOMAS

  • Francés : IFAL, CELE. Diploma de dominio por el CELE

  • Inglés: Diploma de comprensión por el CELE (Centro de enseñanza de lenguas extranjeras, UNAM).



2) TRABAJO ACADÉMICO

  1. INVESTIGADOR

  • IIFL, UNAM. Becario en el proyecto sobre archivos de la Inquisición en la Nueva España: “La otra palabra”, a cargo de la Dra. Mariana Masera del seminario de Poéticas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, desde octubre de 1999 a octubre de 2002.

Ponente en el XIV Encuentro Nacional de Investigadores del Pensamiento Novohispano. UAZ. Zacatecas noviembre de 2001. Ponencia: “La selección de información en algunos procesos inquisitoriales del siglo XVII”. Moderador en el Coloquio “La otra palabra”, el 18 de abril de 2002.

  • Investigador y compilador de textos dramáticos en francés para la Antología de textos de letras modernas de la Facultad de Filosofía y Letras (2007).


        1. DOCENCIA EN TEATRO NIVEL SUPERIOR
  • EAT (Escuela de Teatro del INBA). Profesor suplente de Historia del Teatro I (1997)

  • PROFESOR EN LA UAM

      1. Como profesor interino: Historia del teatro, teatro de los Siglos de Oro Español. Narrativa modernista y naturalista. Año 2001

  • PROFESOR EN LA UNAM

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura: MORFOSINTAXIS Y COMENTARIO DE TEXTOS I Y II (Ahora llamada Análisis de textos I y II) (1999-a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia TEATRO VIRREINAL I y TEATRO IBEROAMERICANO II. (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia HISTORIA DEL ARTE TEATRAL I Y II (TEATRO GRIEGO, LATINO, MEDIEVAL Y RENACENTISTA) (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura. Profesor de teatro de los Siglos de Oro español. Como interino. Semestre 2005-1.

OTRAS FUNCIONES EN LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE LA UNAM (Colegio de Teatro): Asesor de algunas tesis de licenciatura y una de maestría. Sinodal de muchas. Encargado de los exámenes extraordinarios de mis materias. Encargado de tutorías.


  • LITERATURA Y REDACCIÓN.

PROFESOR NIVEL MEDIO Y MEDIO SUPERIOR

UNAM dgire definitividad dictamen 10


  • Instituto María Isabel Dondé: profesor de literatura mexicana, universal, hispanoamericana y taller de redacción (1993-1994).

  • Universidad Latina: profesor de taller de redacción, investigación de campo, técnicas de investigación documental, taller de literatura universal y taller de clásicos hispanoamericanos. (1994-1996).

  • CLAM: Colegio Latinoamericano de México. Profesor de literatura mexicana y universal (1997-1999).



3) TRABAJO (NO ACADÉMICO):


      1. TRABAJO EDITORIAL

  • Editorial Vuelta: corrector de estilo, y al cuidado de distintas ediciones de novelas y libros de poesía (1989).

  • Letras y Palabras, servicios editoriales: diseñador de originales mecánicos para libros, revistas, folletos y tipografía en general; editor de revistas y folletos. Manejo de los programas de computación "Word Perfect", "Page Maker" y "Corel Draw" (1990-1992).

  • Revista Proceso (1995): corrector "free lance".

  • CITRU (Centro de Investigación teatral Rodolfo Usigli: corrector 1997-1998

  • FIC (Festival Internacional Cervantino): traductor francés-español (free lance) de folletos y fichas técnicas, 1990-93.

  • Editorial Santillana-Alfaguara-Nuevo México.

Elaboración de guías de lectura para las novelas Los años con Laura Díaz, de Carlos Fuentes y Cruz de olvido, de Carlos Cortés (1999-2000)


AUTOR (EN COLABORACIÓN CON Alberto Chimal et. al.) DE LOS LIBROS DE SECUNDARIA ESPAÑOL I Y ESPAÑOL II CONEXIONES. México. 2007. Editorial Alfaguara- Nuevo México. (Reeditado hasta la fecha de hoy)

.


  1. COLABORADOR EN PUBLICACIONES PERIÓDICAS

(Cuento, Poesía, Crítica, Reseña).


  • Revista: Artes Escénicas (crítica teatral), con Josefina Brun.

  • Revista: El Faro (cuento, poesía, teatro), con Juan Coronel.

  • Periódico: El Día (en: El día de los jóvenes, cuento, poesía, reseña).

  • Periódico: El Economista (reseña de libros, críticas de obras de teatro).

  • Periódico: Uno más Uno (en: Sábado, poesía).

  • Revista de la Universidad de México (poesía).

  • Revista Tramoya: obra de teatro finalista en el concurso de dramaturgia "Emilio Carballido" (1996).

  • Colaboró como crítico teatral para la Revista Mexicana de Cultura del periódico El Nacional (coordinador editorial: Miguel Ángel Quemáin). (1998).

  • Colaborador de artículos sobre teatro para la revista Casa del Tiempo, de la UAM (1998 a la fecha).



CREADOR. TEATRO

  1. DRAMATURGO
  • Vístete Rápido (1984) (Publicada, revista El Faro).

  • Delirio 23 (1985) (Publicada, revista El Faro).

  • Amor Tal... (1986) (Representada Teatro Legaria).

  • La Fiesta de los Disfraces (I987) (Representada Teatro Santo Domingo).

  • En tres Cervantes te veas, adaptación e "Intermeses"(1990) Representada en el FIC 90.

  • Filus (1991) (Inédita).

  • Yo, el Peor de los Dragones (1993). Representada en el Museo del Chopo y en el Foro El ensayo (1995). Finalista en el concurso "Emilio Carballido". Publicada en la revista Tramoya de enero de 1996. Representada en una lectura dramatizada dirigida por Edoardo (sic) Alcántara durante el 50 aniversario de la EAT Escuela de Arte Teatral del INBA en el ciclo de lecturas de dramaturgos mexicanos de la segunda mitad del siglo XX. Representada en el Museo del Carmen en abril y mayo de 1998 bajo la dirección de Edoardo Alcántara. Obra elegida para el Festival de la Universidad de Monterrey, 2005 así como para el festival de la BILINGUAL FOUNDATION OF THE ARTS en Miami 2005

  • Sala de Espera (1997).

Becario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, FONCA–CONACULTA. Trabajó en un proyecto de dramaturgia bajo el sistema Jóvenes Creadores (1996/1997).

  • Sala de Espera: Proyecto Coinversiones FONCA 1999 Dirección de Alejandro Ainslie. La Gruta. Instituto Cultural Helénico (1999)

  • Unidad Lupita, Versión libre del cuento del mismo nombre de Jaime Alfonso Martínez Sandoval. Dirección Rocío Carrillo. Producción IEDF (2005).

  • Gente de primera, melodrama didáctico. Estreno el 6 de julio de 2007 en el Instituto electoral del Distrito Federal.

Creador del BLOG DE DRAMATURGIA: www.dramavirtual.com (desde enero de 2008 a la fecha)



    1. DIRECTOR DE TEATRO
  • Amor tal..., de Benjamín Gavarre (Ciclo de Nuevos Directores Universitarios de la UNAM. Teatro Legaria, 1987).

  • La Fiesta de los Disfraces, de Benjamín Gavarre (Teatro Santo Domingo, 1988).

  • En tres Cervantes te veas. (Teatro Santa Catarina; Festival Internacional Cervantino, 1990).

  • Yo, el Peor de los Dragones, de Benjamín Gavarre. (Museo del Chopo, 1995).


    1. ACTOR
  • Hécuba, La Perra; basada en Hécuba y Las Troyanas, de Eurípides. Adaptada y dirigida por Hugo Hiriart (1982).

  • El Gato con Botas, de L.W. Tieck; adaptada y dirigida por J. J. Gurrola (1983).

  • Serpientes y Escaleras y Fisura, coreografías de Lydia Romero. Actor-bailarín invitado del grupo Cuerpo Mutable (1983).

  • Teatrísimo, serie de televisión dirigida por J.J. Gurrola. Programas: La Máquina de Sumar, de Elmer Rice; Un Hogar Sólido, de Elena Garro; La Cena del Rey Balthazar, de Calderón de la Barca (1983).

  • El Maravilloso Traje de Helado Crema, de Ray Bradbury. Dirección de Eduardo Ruiz Saviñón (1984).

  • Bodas de Sangre, de Federico García Lorca. Dirección, Rubén Paguagua (1985).

  • La Madre, de S.I Witkiewicz. Dir. Rocío Carrillo (86)

  • La Cueva de Salamanca, de Cervantes. Dirección, Raúl Zúñiga (Festival de Siglos de Oro, Taxco, 1986).

  • De cómo el señor Mockinpott logró liberarse de sus padecimientos, de Peter Weiss. Dir. Néstor López Aldeco (1987)

  • Infinitamente Disponible, creación colectiva del grupo Teatro de la Rendija (Teatro de la iglesia de Santo Domingo 1988).

  • Los Enemigos, de Sergio Magaña. (1988–90)

  • ¡Ah Cábala Vida! Espectáculo de Raúl Zúñiga (1990).

  • Los Desfiguros de mi Corazón, de Sergio Fernández. Dirección de Néstor López Aldeco (Foro sor Juana Inés de la Cruz, 1992-1993).

  • Asesino Personal, creación colectiva del grupo organización secreta, confabulación teatral. Idea original y dirección de Rocío Carrillo (Claustro de sor Juana, 1993; Salón México 1994). Nominada para la mejor obra de 1993, teatro de grupo, APT.

  • Pastorela Típica de Tepozotlán, dirección Raúl Zúñiga. Desde 1985 a 2004